África podrá alimentar sólo un 25% de su población, para el año 2025.