El «Cuerpo Gris» de los ciudadanos mayores podría ayudar a combatir la pobreza y los problemas de salud en el tercer mundo