La destrucción de los humedales empeora el recalentamiento global