Noticias ambientales

El comercio de carne silvestre devasta la fauna salvaje

El comercio de carne silvestre devasta la fauna salvaje

El comercio de carne silvestre devasta la fauna salvaje

Rhett Butler, es.mongabay.com
Traducido por Emilio Constantino

31/10/2008



La cacería comercial de fauna selvática está poniendo la biodiversidad en riesgo y reduciendo las fuentes de proteína para las poblaciones rurales, advierte un nuevo reporte del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR, por sus siglas en inglés) y el Secretariado de la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB).



El reporte – que evaluó la sostenibilidad de la caza de carne silvestre- estima que más de un millón de toneladas de carne silvestre se colectan cada año en África Central, una cantidad equivalente a casi cuatro millones de cabezas de ganado. El reporte anota que aunque la carne silvestre provee hasta el 80 por ciento de las grasas y las proteínas necesarias en las dietas rurales del África Central, los políticos prestan poca atención al manejo del recurso. Como resultado, la fauna silvestre está siendo agotada rápidamente en varias partes de la región tanto por los consumidores locales que dependen de la carne de caza para la proteína y por los cazadores comerciales que venden en los mercados urbanos, locales y lejanos.



“Si los niveles actuales de cacería persisten en África Central, las fuentes de proteína caerán dramáticamente, y un número significativo de mamíferos selváticos podrán extinguirse en menos de 50 años”, dice Robert Nasi del CIFOR, un autor del reporte.



Mono Aullador cazado para proteína en la Amazonía




Camión maderero en Malasia

El reporte dice que aunque la cacería está reduciendo la fauna silvestre, esta práctica debe ser regulada en vez de prohibirla de una vez. Una veda en la carne silvestre solo serviría para empobrecer a las poblaciones rurales que dependen de la caza para su proteína, así como para llevar esta práctica mas a la clandestinidad, argumenta el reporte.



“Si la población local tiene garantía de los beneficios del uso sostenible de la tierra y de las prácticas de cacería, estarán dispuestos a invertir en el manejo adecuado y a negociar cuotas de caza”, dice Frances Seymour, Director General del CIFOR. “El manejo sostenible de los recursos de carne silvestre requiere sacar el sector al descubierto, removiendo el estigma de ilegalidad, e incluyendo al consumo de carne silvestre en las estadísticas nacionales y en la planificación”.



El reporte,”Conservación y Uso de Recursos Silvestres: La Crisis de la Carne de Monte”, argumenta que el sector extractivo industrial –maderero, minero y petrolero- facilita el comercio de carne silvestre mediante la construcción de carreteras e incluso mediante la contratación directa de cazadores para proveer carne a los trabajadores, esta debería jugar un papel importante en mejorar la sostenibilidad de la cacería. Este recomienda que estas industrias trabajen con los locales para “desarrollar políticas forestales y planes de manejo que incorporen intereses sobre la vida salvaje, en vez de enfocarse solo en madera y otras formas de extracción de recursos naturales”, de acuerdo con un pronunciamiento del CIFOR.



Cazador del Amazonas

“Tales planes deberían incluir la educación para la conservación, un sistema acordado para enforzar la ley, desarrollo de fuentes alternativas de proteína y un intenso programa de monitoreo”, continúa el comunicado. “Si son diseñados y aplicados adecuadamente, estos no solo servirán para conservar la vida silvestre, pero finalmente beneficiarán al sector privado y a las comunidades locales también”.



El reporte sugiere que los consumidores occidentales pueden jugar un papel importante en este esfuerzo ya que es su demanda de madera la que promueve la tala comercial.



El reporte también recomienda establecer títulos claros en las tierras de áreas selváticas.



“Solo si al cazador local se le da el derecho a decidir que, donde y como debe cazar –así como el conocimiento para entender las consecuencias de sus decisiones- entonces acogerá su responsabilidad para cazar de manera sostenible”, dice Nasi.



Algunas notas del informe: