Noticias ambientales

Los beneficios ecológicos de los programas REDD impulsados por la inclusión de los propietarios de tierras se encuentran potencialmente amenazados por plantaciones

Los programas de Reducción de Emisiones por Deforestación (REDD), que incluyen a los propietarios de tierras, conservarán más hábitats y asegurarán una mejor función de servicios de ecosistemas que los programas enfocados sólo en áreas protegidas, informan los investigadores del Woods Hole Research Center (WHRC), el Instituto de Pesquisa Ambiental da Amazônia (IPAM), y la Universidade Federal de Minas Gerais (UFMG).



Los REDD, una propuesta de mecanismo de mitigación del cambio climático que compensaría a los países en desarrollo por mantener en pie sus bosques, ha surgido de una oscuridad relativa para convertirse en un punto focal de las negociaciones del cambio climático en los últimos cuatro años. Pero con la protuberancia de los REDD estos también se han vuelto controversiales. Una de las preocupaciones consiste en que los REDD polarizarán las actividades de conservación hacia paisajes de alto consumo de carbono, dejando los ecosistemas de bajo consumo de carbono abiertos al desarrollo, para detrimento de los servicios de biodiversidad y otros servicios de ecosistemas.




(a) The Xingu River headwaters region (outlined in blue), showing federal and state protected areas (yellow), indigenous territories (white), paved roads (red), and other major unpaved roads (black). Land cover is shown for a Landsat 5 TM mosaic from 2008; greener areas indicate presence of more native vegetation or higher biomass regeneration, pinker areas indicate cleared areas or areas of low native biomass. (b–d) Comparison of alternative landscapes representing the outcome of 3 possible REDD scenarios for the Xingu River headwaters in 2020: (b) Business as Usual (BAU); (c) Protected Areas and Riparian Zone Only (PARZ); and (d) Integrated Landscape Conservation (ILC) [under which private landowners are compensated for conservation measures]. Image and caption courtesy of WHRC/Global Change Biology.

Los autores, dirigidos por Claudia Stickler del WHRC, examinaron el potencial de los REDD para la conservación de ecosistemas en la cuenca del río Xingu, un área de bosques tropicales y forestal tropical seca como el cerrado (sabana tropical) en el sur de la Amazonía brasilera. Mientras el cerrado almacena menos cantidad de carbono que los bosques tropicales adyacentes –haciendo de éste menos que un candidato para el REDD-, no obstante, juega un rol importante en el mantenimiento de la vertiente sirviendo como fuente de varios tributarios principales del río Amazonas, incluyendo al Xingu.



El cerrado sostiene además la riqueza de especies de plantas y animales endémicas.



Pero el cerrado es también apropiado para la agricultura intensiva y el ganado de haciendas. Como consecuencia, el ecosistema se está perdiendo a una tasa superior al doble de la tasa del bosque tropical de la Amazonía, resultando en emisiones de dióxido de carbono significativas y dañando sus vertientes, socavando potencialmente el sistema de suministro de agua a los granjeros y hacendados en la región.



A través de modelos de existencia de carbono, descarga en los ríos, evapotranspiración anual, calidad del hábitat, y calidad del agua bajo tres escenarios legales, Stickler y sus colegas encontraron que el programa de carbono que compensa la deforestación evitada y la reforestación del bosque en las tierras privadas aislaría más carbono (más de 200 veces las emisiones evitadas) y proveería mejores servicios de agua que un programa que enfoque solamente las áreas protegidas, zonas ribereñas, y territorios indígenas. Incluir propietarios de tierras privados en programas REDD mantendría más bosques en pie –a lo largo de un rango más amplio de hábitats- que un programa que los excluya.



“Hemos demostrado, para una gran escala del Amazonas, que los REDD podrían mejorar la vertiente de aguas e incrementar la calidad y cantidad del hábitat (por ejemplo, a través del incremento de la conectividad del bosque y los efectos de la reducción de los márgenes),” escriben los autores. “El caso de la naciente del río Xingu demuestra que los co-beneficios ecológicos del REDD son sensibles no sólo a la cantidad de los bosques y forestas que quedan en el paisaje sino además a su distribución espacial.”



Estos resultados apoyan además un variación en la teoría de la conservación que postula que esas aproximaciones del nivel de conservación del paisaje son probable de asegurar la integridad mejor que aquellos enfocados sólo en áreas protegidas o áreas de conservación de “núcleos” protegidos.



El documento también incluye una evaluación más amplia de los co-beneficios proporcionados por los REDD. Los autores encontraron, en muchos casos, que los programas REDD impulsarán los activos de carbono y proporcionarán “co-beneficios ecológicos sustanciales”, especialmente en esquemas que enfocan la destrucción y degradación desacelerada de bosques de viejo crecimiento. La excepción notable se encuentra en los programas que buscan mejorar las existencias de carbono a través de tres plantaciones.



“Necesitamos una aproximación balanceada de los REDD conforme llegamos a los detalles de cómo trabajará este mecanismo”, dijo en una declaración Dan Nepstad, coautor del WHRC. “Las imágenes de los bosques tropicales arrasadas por plantaciones de eucalipto en nombre del carbono simplemente no están siendo de ayuda.”



“Hay razones para estar preocupados por los posibles daños ecológicos que podrían causar los REDD, y por asegurarse que esos daños se mantengan al mínimo, pero la evidencia abrumadora apunta a enormes beneficios ecológicos en su conjunto, especialmente si los programas REDD son bien planificados”, agregó Stickler.




Claudia M. Stickler, Daniel C. Nepstad, Michael T. Coe, David G. McGrath, Hermann O. Rodrigues, Wayne S. Walker, Britaldo S. Soares-Filho, Eric A. Davidson. The potential ecological costs and cobenefits of REDD: a critical review and case study from the Amazon region [PDF]. Global Change Biology Volume 15, Issue 12, Pages 2803-2824 DOI: 10.1111/j.1365-2486.2009.02109.x