Noticias ambientales

Esperanza de vida para orangutanes que se encuentran aislados, unidos solamente por una soga que sirve como puente.



Los investigadores en el estado malasio de Sabah, en Borneo, están complacidos después de recibir la confirmación de que un joven orangután utilizó una soga como puente para atravesar un río que había separado a dos de sus poblaciones. Debido a la ganadería y a la tala de bosques para plantaciones de palma de aceite, que cubren el 18% de la tierra de la isla de Sabah, los orangutanes del río Kinabatangan se redujeron a poblaciones fragmentadas.



La primatóloga, Dra. Isabelle Lackman, Codirectora del Proyecto de Conservación de Orangutanes de Kinabatangan (PCOK) en una declaración a la prensa, explica. «A través de los años hemos recibido numerosos reportes de testigos oculares de los orangutanes utilizando estas sogas como puente, sin embargo, esta es la primera vez que se entregan evidencias fotográficas que muestran claramente a un orangután macho utilizando el primer puente de soga que construimos en 2003 para cruzar sobre el río Resang, un pequeño afluente del Kinabatangan”.



La fotografías del orangután, utilizando la soga del puente, fueron tomadas por Ajirun Osman, quien dice que después de que éste se demoró 20 minutos antes de tomarla del puente, cruzó: «Parece que una vez tomada la decisión, lo hizo tan rápido, que tardó aproximadamente tres minutos en trasladarse, desde la Reserva Forestal de Pangi, hasta el lote 1 del Santuario de Vida Salvaje de Kinabatangan».



El joven orangután comienza su jornada, a lo largo de la soga que sirve de puente del río Resang, un afluente del Kinabatangan, instalada en 2003, por el Departamento de Vida Salvaje de Sabah y el Proyecto de Conservación de Orangutanes del río Kinabatangan. Fotografía de: Ajiran Osman @ Aji.

Los orangutanes cruzaban tales ríos utilizando los canopie de los antiguos bosques, que fácilmente cubren pequeños ríos. Sin embargo, después de que éstos se talaron, los investigadores decidieron que se necesitaban puentes artificiales para permitir que las poblaciones fragmentadas se reunieran. Como producto de una alianza entre el PCOK, el Departamento de Vida Salvaje de Sabah y la ONG francesa, HUTAN se han construido seis de éstos.



«Utilizar la soga de los puentes es una medida rápida, pero la solución más acertada sería volver a unir los bosques, y estamos trabajando en ello. Y cuando digo ‘estamos’ quiero decir cada persona del sector gubernamental, las ONG medioambientales, al igual que la industria de palma de aceite,» dijo el veterinario de vida salvaje, Dr. Marc Ancrenaz, quien también es codirector de PCOK.



En una investigación reciente, hecha por el Departamento de Vida Salvaje y el PCOK, se encontró que 1.000 orangutanes, en el área de la parte baja del río Kinabatangan, habitan, tanto las áreas protegidas, como las que no lo están. De acuerdo con estudios genéticos llevados a cabo por el Departamento de Vida Salvaje, el PCOK, la Universidad Cardiff y el Centro Danau Girang Field, se estima que si estas poblaciones no se vuelven a unir a través de estrategias tales como las de las sogas de los puentes, se puedan extinguir durante nuestra existencia.



Lackman dice: «En la actualidad los orangutanes afrontan más obstáculos construidos por los humanos, tales como las plantaciones ilegales de palma africana por toda la orilla del río, llevadas a cabo sin dejar las reservas ribereñas actualmente requeridas por la ley, bajo la formulación y promulgación de Protección del Medio Ambiente de 2002, así como por la formulación y promulgación de los Recursos Hídricos de 1998.»




: Un ejemplo de drenaje ilegal construido por una plantación de palma de aceite para irrigar sus cultivos. Estos drenajes crean obstáculos para los orangutanes y otros animales de vida silvestre, que son incapaces de cruzar hacia el otro lado. El puente de soga construido por el Departamento de Vida Salvaje de Sabah y el Proyecto de Ley de Conservación de Orangutanes de Kinabatangan, de la ONG UTAN, constituyen una «medida rápida», sin embargo, en última instancia, los corredores forestales se requieren para la supervivencia de la vida silvestre.

El Dr.Laurentis Ambu, director del Departamento de Vida Salvaje de Sabah, agregó: «Aunque volver a unir las poblaciones aisladas que inicialmente estaban juntas, será un proceso largo y costoso, éste asegurará la supervivencia en el largo plazo, no solamente para los orangutanes de Sabah, sino también para otras especies únicas, tales como el elefante pigmeo, el oso de sol y el leopardo nublado, dentro de otras muchas.»



El otoño pasado, en una conferencia que se celebró en Sabah, con la participación del Departamento de Vida Salvaje de Sabah, ONGS, tales como HUTAN y productores de palma de aceite, se prometió crear corredores para proteger las actuales condiciones de la población de orangutanes y de otras especies amenazadas. La promesa incluye la adquisición de tierras a lo largo de los ríos, tales como el Kinabatangan y la conexión de los bosques separados.



Durante la conferencia, Tan Sri Bernard Dompok, Ministro de la Industria de Cultivos y Materias Primas, dijo a los miembros de la prensa: «Apoyaré el esfuerzo para proporcionar corredores, lo mismo que para la compra obligatoria de tierras, porque tiene como objetivo organizar nuestra agricultura y la industria de turismo en forma sostenible.»



Según la Lista Roja de la IUCN (International Union for Conservation of Nature), el orangután de Borneo está actualmente clasificado como amenazado, mientras que su pariente del sur, el orangután de Sumatra, se considera críticamente amenazado. Se estima que el número de orangutanes de Borneo alcanza los 11.000.