Noticias ambientales

Atún de aleta azul a la guerra: Greenpeace y Pastor del Mar planean tácticas para salvar a la especie en peligro crítico

Incidente horrible en el mediterráneo: el fin de semana, pescadores y activistas de Greenpeace discutían sobre el destino del atún de aleta azul. Las acciones de Greenpeace culminan en la hospitalización de uno de sus miembros, se estaba liberando al atún de las redes cuando un pescador clava un gancho en la pierna del activista. Mientras tanto, la Sociedad para Conservación el Pastor del Mar ha anunciado su campaña `Furia Azul` que tendrá como objetivo detener la pesca ilegal del pez.



Las medidas drásticas de Greenpeace y Pastor del Mar han surgido como respuesta al malestar de los ambientalistas en este año debido a la falta de protección del atún de aleta zul en la Convención sobre EL Comercio Internacional de Especie Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés). La fuerte discusión de Japón llevó al fracaso de la resolución. La mayoría del atún de aleta azul termina en los restaurantes de este país, donde es consumido en sushi o sashimi. Ha aumentado su escasez y como consecuencia su precio es más alto: un solo pez puede generar 100 000 dólares americanos.



Desde 1970 las poblaciones del atlántico del atún de aleta azul han decrecido en un 80 por ciento gracias a la pesca industrial excesiva. Científicos internacionales en repetidas ocasiones han propuesto una prohibición total de su pesca con el fin de salvar a la especie de extinguirse, pero hasta el momento esta industria no ha mostrado interés en la supervivencia del atún a largo plazo.



Como depredadores primarios, el atún de aleta azul tiene un papel vital en el ecosistema marino. Fotografía cortesía de NOAA.

El viernes, activistas en conjunto con Greenpeace intentaron salvar al atún de la pesca de cerco en Francia, la cual es apoyada por la ley. Usando bolsas de arena, los activistas intentaban hundir uno de los lados de la red para liberar al atún atrapado. Estos intentos fueron contrarrestados por ataques de pescadores, quienes, de acuerdo a Greenpeace, lanzaron cebollas, golpearon con palos, chocaron los botes inflables y los rompieron con cuchillos, ganchos de pesca y anclas de metal. Dos botes de Greenpeace fueron destrozados.



¨Las acciones pacíficas de Greenpeace el día de hoy para liberar al atún de aleta azul son necesarias si queremos mantener estos peces en nuestros océanos y mantener sano al Mediterráneo para el futuro,¨ comenta Oliver Knowles (publicista de Greenpeace Internacional) en una conferencia de prensa. ¨Hemos tomado acciones para liberar al atún que se capturó tan solo horas antes dentro de gigantescas redes por una flota destructiva de pesca, pero hemos suspendido nuestra intención para evitar el ataque violento de otros barcos pesqueros.¨



Uno de los activistas, Frank Hewetson, fue herido en la pierna con un gancho; de acuerdo con su declaración, luego el pescador utilizó este gancho clavado en su pierna para jalar su bote. El herido fue llevado al hospital en helicóptero. Luego de requerir cirugía, el señor de 45 años, padre de dos niños se está recuperando. Este incidente se suma a la golpiza que recibió otra de las activistas el verano pasado cuando intentaba subir en uno de los barcos de pesca.



La Federación de los Productores Malteses de Acuacultura dice que los activistas de Greenpeace ¨han buscado confrontación y la han encontrado,¨ agregando que Greenpeace ¨usó violencia e injusticia. Ellos tienen la culpa de lo que pasó ayer.¨



Bertrand Wendling, jefe de la compañía francesa de pesca Sathoan, la cual fue el objetivo de los activistas, dijo que la organización había interferido con un negocio legal y amenazó los salarios de los pescadores.



Greenpeace ha defendido sus acciones, alegando que a pesar de ser legal la pesca del atún, el encargado de regular el pez- la Comisión Internacional para la Conservación de los Atunes del Atlántico (ICCAT,por su siglas en inglés)-ha fallado en proteger eficientemente a la especie de la sobre explotación.



El atún de aleta azul. Fotografía cortesía de NOAA.

¨No importa su legalidad, si conduce a la especie a su extinción nosotros continuaremos deteniendo la pesca de cerco,¨ escribió el activista Willie MacKenzie en un blog de Greenpeace blog luego del incidente.



Las críticas sobre el ICCAT han incrementado en las décadas pasadas. El año pasado los científicos de esta institución sugirieron una suspensión de la pesca, pero el ICCAT hizo caso omiso y estableció una cuota para esta temporada de pesca de 13,500 toneladas. Incluso con esta cuota, el número de peces que se cazan por estación sobre pasa ese límite debido a la pesca ilegal. La organización Sociedad para la Conservación el Pastor del Mar, informa que estará enfocando sus esfuerzos en la pesca ilegal, la cual se estima representa tres cuartos de la pesca total.



La organización dice en su página web que ¨hará todo lo posible dentro de los límites de las leyes internacionales.¨ El Pastor del Mar, fundada por un ex activista de Greenpeace, es conocida por tomar acciones más agresivas que Greenpeace, entre estas chocar otros botes o desmantelar los barcos mientras están en el muelle.



¨Queremos detener a los cazadores furtivos,¨ dijo la directora de el Pastor del Mar, Lamya Essemlali a la AFP
AFP. Añadió que apoya las acciones recientes de Greenpeace, a pesar la legalidad, porque ¨está poniendo en peligro la población del atún.¨



El Pastor del Mar ha ganado popularidad desde que Animal Planet filma un programa de televisión sobre la organización llamado Guerra de Ballenas.



Por su parte, Greenpeace volvió a las aguas el día de hoy, liberando atún de un remolcador tunisio.



La agrupación nacional francesa de pesca dijo que Greenpeace era ¨violenta¨ porque ¨causaba la destrucción de una herramienta de trabajo.¨ Agregó Wendling que las pesqueras del atún azul necesitaban protección contra Greenpeace: ¨le hemos pedido al estado francés su intervención para salvaguardad la seguridad de nuestros marineros.¨



¨Pienso que ellos son personas desesperadas con una industria pesquera desesperada que ellos y otros han llevado al punto de extinción,¨ dijo el activista herido, Hewetson, al Sunday Times Sunday Times. ¨Ellos son los únicos culpables de dar un mal manejo a tan importante recurso.¨



Un análisis del año pasado del Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF) predijo que el atún de aleta azul del Mediterráneo se extinguirá oficialmente para el 2012 si la pesca continúa. De acuerdo al análisis, la población reproductiva del atún del atlántico decreció a la mitad entre 2002 y 2007, mientras que el tamaño de un pez en edad reproductiva decreció también a la mitad en un período de quince años.












Related articles


History repeats itself: the path to extinction is still paved with greed and waste

(04/05/2010) As a child I read about the near-extinction of the American bison. Once the dominant species on America’s Great Plains, I remember books illustrating how train-travelers would set their guns on open windows and shoot down bison by the hundreds as the locomotive sped through what was left of the wild west. The American bison plunged from an estimated 30 million to a few hundred at the opening of the 20th century. When I read about the bison’s demise I remember thinking, with the characteristic superiority of a child, how such a thing could never happen today, that society has, in a word, ‘progressed’. Grown-up now, the world has made me wiser: last month the international organization CITES (Convention on International Trade in Endangered Species) struck down a ban on the Critically Endangered Atlantic bluefin tuna. The story of the Atlantic bluefin tuna is a long and mostly irrational one—that is if one looks at the Atlantic bluefin from a scientific, ecologic, moral, or common-sense perspective.

Critically Endangered bluefin tuna receives no reprieve from CITES

(03/18/2010) A proposal to totally ban the trade in the Critically Endangered Atlantic bluefin tuna failed at the Convention on International Trade in Endangered Species (CITES), surprising many who saw positive signs leading up to the meeting of a successful ban.

Sushi lovers may be eating Critically Endangered species without knowing it

(11/24/2009) Restaurants sampled in New York and Colorado are serving up bluefin tuna without informing their customers know they are dining on an endangered species, according to a new study in PLoS ONE. Using DNA barcoding researchers from the Sackler Institute for Comparative Genomics at the American Museum of Natural History found that nearly a third of tuna sampled in one restaurant in Colorado and thirty restaurants in New York served bluefin tuna, and nine of the restaurants did not label the tuna as bluefin.