Noticias ambientales

Conforme cae la tasa de deforestación en la Amazonía, aumentan los incendios



Aún cuando la tasa de pérdida forestal en la Amazonía brasilera está declinando desde 2004, la incidencia de incendios en la región está aumentando, socavando así el ahorro en emisión de carbono que se obtiene de tasas menores de deforestación. Esto informaron investigadores en la revista especializada Science.



En la Amazonía es común usar fuego para desmontar o ralear la tierra, para despejar terrenos de vegetación y abrirlas a la agricultura intensiva (por ejemplo, el cultivo de soya) y la ganadería. Sin embargo, los incendios—raros por naturaleza en la Amazonía—tienden a escaparse a áreas forestales adyacentes, especialmente en los meses de sequía, que es cuando ocurren la mayor parte de las quemas. Algunos científicos temen que la región se torne más seca al subir la temperatura en el Atlántico tropical debido al cambio climático, lo cual aumenta el riesgo de incendios. Para citar un caso, en 2005 el alza en las temperaturas superficiales del Atlántico tropical desencadenó la peor sequía en la Amazonía de la que se tiene registro. Los ríos se resecaron, las comunidades quedaron incomunicadas y decenas de miles de incendios ardieron por miles de kilómetros cuadrados. Los investigadores estiman que el evento de 2005 liberó 5 mil millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, más que las emisiones anuales combinadas de Japón y Europa. En años normales, la Amazonía representa una absorción neta de 2 mil millones de CO2.



Muerte de árboles causada por un incendio en el sotobosque, como evidencia de que el incendio en las granjas de los alrededores se escapa hacia el borde de la selva amazónica; estado de Mato Grosso, sureste amazónico. Fotografía de Luiz Aragão.

Dado el daño causado por las quemas y la tendencia de estas a multiplicarse, varios científicos prominentes de la Amazonía han pedido que se fortalezca la política de quemas en el Brasil. En un nuevo estudio, Luiz Aragão, Universidad de Exeter, y Yosio E. Shimabukuro, Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais del Brasil (INPE), arguyen que REDD, un plan global para reducir la deforestación y la degradación forestal, debe incluir medidas para eliminar la quema como mecanismo de desmonte en la Amazonía. Los autores anotan que en las áreas amazónicas en las que se redujo la deforestación, la tasa de ocurrencia de incendios ha aumentado en 59%.



«Los cambios en la frecuencia de incendios podrían oponerse a los beneficios logrados con REDD de Naciones Unidas pues la tendencia de los incendios se contrapone a la de la deforestación. No obstante, pese a que REDD de Naciones Unidas es vitalmente importante en esta región, el marco emergente de Naciones Unidas está actualmente descuidando las quemas,» declaró Aragão.



«Necesitamos que la gente amazónica deje de emplear la quema para usar y manejar sus tierras. Necesitan ayuda financiera en maquinaria, capacitación y apoyo técnico para implementar y mantener el uso de tierras sin tener que recurrir a las quemas.»



Las células rojas indican una tendencia creciente tanto en deforestación como en incendios; las células verde oscuras indican tasas decrecientes de deforestación y tendencias crecientes de incendios. Nótese que los incendios se concentran notoriamente a lo largo de los caminos. Imagen cortesía de Aragão y Shimabukuro (2010).





Aragão y Shimabukuro estiman que una política organizada de quemas en la región amazónica brasilera reduciría la incidencia de incendios en casi un 70 por ciento, aminorando significativamente con ello la emisión de carbono. Dicha política ayudaría al gobierno brasilero a lograr su ambicioso objetivo de reducción de emisiones hasta 2020, que incluye la meta de reducir la tasa de deforestación amazónica en cerca al 70 por ciento. El plan será financiado en parte por donantes extranjeros, cuyos aportes dependerán del desempeño del Brasil en reducir emisiones.



Los autores concluyen que, de no adoptarse una política efectiva en materia de quemas, estos fondos para el Brasil podrían estar en juego así como los programas de REDD en otros países del trópico.



«Si no se trabaja en el asunto de las quemas en esta región se desalienta a inversores y donantes, dentro del marco de REDD, porque se corre el riesgo de que lo que se ha ganado al reducir la deforestación quede superado con creces por la pérdida de carbono que resulta de los incendios.»






CITA: Luiz Aragão y Yosio Shimabukuro. The Incidence of Fire in Amazonian Forests with Implications for REDD [La incidencia de los incendios en la selva amazónica con implicaciones para REDD]. SCIENCE VOL 328 4 JUNIO 2010