Noticias ambientales

Malasia e Indonesia hacen una alianza para enfrentar las quejas ambientales relacionada con aceite de palma

Malasia e Indonesia deben establecer “un concejo conjunto en Europa y en los Estados Unidos” para impulsar la imagen del aceite de palma y enfrentar las críticas de grupos ambientales y de derechos humanos, afirmó un ministro Malayo a la prensa estatal Malaya.



Tun Dr Lim Keng Yaik, que fue el ministro de Industrias Primarias (ahora conocido como el Ministerio de Plantaciones, Industrias y Productos de Consumo), dijo que ambos países deben destinar fondos para establecer en Concejo, que sería encabezado por “una persona que se expresa bien” para atender los foros organizados por los grupos que hacen campañas contra las prácticas dañinas de la industria del aceite de palma.



“La persona debe estar preparada para debatir con ellos a partir de nuestra información y cálculos bien documentados” dijo Bernama citando a Lim en el discurso de apertura de la Segunda Conferencia Internacional sobre el Futuro del Negocio del Aceite de Palma en 2010 en Kuala Lumpur.



Plantación de palma de aceite adyacente a un bosque tropical.

Malasia e indonesia como los principales productores de aceite de palma deben estar al frente de la lucha contra estas amenazas. Estoy seguro que al final ganaremos porque estas campañas están basadas en verdades a medias y a veces en mentiras descaradas”.



La industria de la palma de aceite ha recibido críticas de grupos locales e internacionales por sus debilidades que incluyen deforestación, polución, conflictos sociales y pobres prácticas laborales. La industria de la palma de aceite ha recibido críticas de grupos locales e internacionales por sus debilidades que incluyen deforestación, polución, conflictos sociales y pobres prácticas laborales. Los directivos de la industria sostienen que estas críticas son infundadas y que están impulsadas por intereses de los sectores agrícola y energético de Europa y de los Estados Unidos, para proteger sus mercados ante el aceite de palma que está entre las fuentes más baratas de aceite vegetal.



“Nuestro éxito en los mercados globales se debe a un producto superior y de menor costo, lo que impulsa a los competidores occidentales y sus aliados de negocio y comercio a reaccionar. Ellos desearían evitar la llegada de nuestros productos a sus mercados si fuera posible”, dijo Lim.



“Sin embargo, al menos por ahora, podemos vender nuestros productos libremente, satisfaciendo la creciente demanda global”.



Fruto de la palma de aceite

El lenguaje de Lim es similar al de recientes campañas orquestadas por Alan Oxley, un ex diplomático que se ha convertido en el jefe de campaña de las industrias de aceite de palma, y de pulpa y papel a través de su ONG World Growth International y su empresa de mercadeo ITS Global. El lenguaje de la campaña (incluyendo los caracteres) ha sido adoptado también por la recientemente formada La Consumers Alliance for Global Prosperity, un grupo que ataca a las compañías estadounidenses que han implementado criterios ambientales in sus políticas de aprovisionamiento de papel, incluyendo Office Depot, Staples, Kimberly Clark y Office Max (extrañamente Walmart no). La Consumers Alliance for Global Prosperity utiliza la misma lisa de correos que World Growth International, pero Andrew Langer, el vocero para la La Consumers Alliance for Global Prosperity ha negado cualquier vínculo con Oxley y con World Growth International.



A pesar de la campaña, algunas empresas de aceite de palma han implementado salvaguardias para minimizar el impacto de sus operaciones, que una vez que sean implementadas, podrán tener una alta productividad de aceite vegetal, requiriendo menos tierras que otras fuentes de aceites.



Las quejas contra el aceite de palma se enfocan generalmente en las nuevas plantaciones o expansiones dentro de áreas de bosques y en tierras pertenecientes a comunidades locales en lugar de expandirse sobre plantaciones previas o sobre terrenos no-boscosos. De todas maneras, la conducta de algunos “malos jugadores” tiende a marcar la totalidad de la industria del aceite de palma, dejándola expuesta a las críticas.