Noticias ambientales

El Banco Mundial vuelva a conceder préstamos al sector del aceite de palma después de la moratoria de 18 meses


Plantaciones de palma aceitera en las turberas en Kalimantan Central. Foto de Rhett A. Butler 2009


Después de una moratoria de 18 meses provocada por las denuncias sobre el conflicto social entre las comunidades locales y las compañías de palma aceitera, el Banco Mundial ha anunciado la adopción de un marco para reiniciar los préstamos al sector del aceite de palma. El marco se desarrolló después de meses de consultas con las partes interesadas, incluido el sector privado, organizaciones no gubernamentales, agricultores, comunidades indígenas, expertos en desarrollo, y los gobiernos.



«A lo largo de las consultas», dijo Rachel Kyte,Vicepresidente de Servicios de Asesoría a Negocios de IFC «Muchas voces en los sectores privados, públicos y civiles reconocieron el potencial de la producción de aceite de palma para contribuir a la reducción de la pobreza cuando se usan las buenas prácticas ambientales y sociales. Los interesados miran hacia el Grupo del Banco Mundial para apoyar un nuevo modelo de financiación en el sector en beneficio de los pobres y proteger el medio ambiente. Esto es a lo que nos hemos comprometido hacer. »



Bajo la nueva política—que se aplica tanto al Banco Mundial y la Corporaciones Financieras Internacionales (IFC por sus siglas en ingles)—dará prioridad a las inversiones que apoya «los pequeños agricultores y fomentar la participación beneficiosa con las comunidades rurales.»



«Esto se llevará a cabo al fortalecer las organizaciones de pequeños productores, promoviendo su acceso a la financiación y los mercados, mejorar sus prácticas de la agronomía y productividad, y fomentar la creación de normativas contractuales con las empresas más grandes», dijo el Banco Mundial en un comunicado.



El marco también da prioridad a las iniciativas que promueven la expansión de la palma de aceite de las zonas boscosas y tierras de turba a tierras erosionadas. También tiene como objetivo apoyar los esfuerzos para mejorar la productividad de las plantaciones existentes.



«A pesar de que el Banco Mundial es un pequeño actor en el sector del aceite de palma», dijo Inger Andersen, vicepresidente de desarrollo sostenible del Banco Mundial, «podemos hacer una contribución al fortalecimiento de la sostenibilidad del sector. Nuestro enfoque en el apoyo de los pequeños agricultores y la mejora de la productividad — en particular la de las plantaciones erosionadas – puede ayudar a las comunidades rurales pobres a beneficiarse y al mismo tiempo ayudar al medio ambiente».



Según el Banco Mundial el sector del aceite de palma emplea a más de seis millones de pobres rurales en todo el mundo. Más de dos terceras partes de aceite de palma se utilizan para la alimentación.



La moratoria en ofrecer préstamos para el aceite de palma surgió de una denuncia presentada contra el Grupo Wilmar por el Forest Peoples Programme y otros grupos en nombre de las comunidades locales afirmaban que habieron sido víctimas del gigante del aceite de palma. Una auditoría interna descubrió que IFC financiación de Wilmar violó sus procedimientos propios y las preocupaciones comerciales logró mayor validez que las normas ambientales y sociales.



Debido a que las normas de IFC son influyentes — los bancos del sector privado se suelen adoptar normas para su propias normas de préstamos — the moratorium la moratoria fue muy reñida. Los grupos anti-regulación en el sector del aceite de palma presionaron intensamente para que el Banco Mundial excluyera las salvaguardias sociales y ambientales en el nuevo marco. Mientras tanto, grupos de derechos humanos y los activistas verdes pidieron una mayor protección.



Pero no todos están contentos con el nuevo marco. Marcus Colchester, director del Forest Peoples Programme, que llevó la denuncia original al Grupo del Banco Mundial, que provocó la suspensión, dijo que la nueva política no va lo suficientemente lejos para proteger los derechos de las personas y los recursos forestales.



«Aunque está claro que la nueva política ha tenido en cuenta algunas de las observaciones formuladas por organizaciones no gubernamentales y agencias del gobierno durante las consultas, algunas disposiciones siguen siendo débiles», dijo en un correo electrónico a mongabay.com. «La política como se adopto desalentaría, pero todavía permiten, la toma de posesión de tierras de los pueblos indígenas y comunidades locales» sin su consentimiento libre, previo e informado.»



«También la política todavía no está clara acerca de cómo la aplicación será supervisada y evaluada. Tampoco ofrecen la IFC y el Banco Mundial otorgar reparación de los daños causados por las inversiones anteriores, algo que los pueblos indígenas y comunidades locales en Indonesia, han exigido con fuerza. Todavía están exigiendo que el Grupo del Banco Mundial no haga una mayor inversión en el aceite de palma en Indonesia hasta que las reformas nacional legales garantizen los derechos de la población rural a la tierra y que los abusos del pasado también se corrijan.»



«La política tiene disposiciones más débiles que las mejores prácticas del sector sobre la destrucción de los bosques y las turberas», concluyó.



El nuevo marco Banco Mundial / IFC está disponible en www.ifc.org/palmoilstrategy.


Respuesta del IFC de los Agronegocios Globales



Para tener una mejor idea, llevamos a cabo extensas consultas (nueve sesiones presenciales en todo el mundo, más consultas electrónicas) durante el año pasado con un grupo muy diverso de partes interesadas y se tuvieron en cuenta las múltiples opiniones. La gran mayoría de los interesados desea que el Grupo del Banco Mundial se involucre porque — como el registro de consulta escrita demuestra — creen que podemos hacer una contribución positiva a los retos sociales y ambientales a través de nuestro compromiso. Nuestro nuevo enfoque ha sido abiertamente respaldado por diversas partes interesadas, incluidas algunas de las ONG defensoras más respetadas, las empresas productoras de aceite de palma progresiva, ONG sociales y los gobiernos que quieren nuestro apoyo para el aceite de palma sostenible. Aceite de palma sostenible es posible si beneficia a los pobres y protege el medio ambiente. Nuestra estrategia no está centrada en Indonesia. Se pretende aplicar a todas las regiones de cultivos de palma de aceite.



Para responder a las cuestiones planteadas por Marcus.



En FPIConsent. La estrategia articula claramente que el IFC requerirá que los clientes busquen la RSPO o certificación equivalente, y certificación de la RSPO que incluye FPIConsent como uno de sus requisitos. A nivel de toda la institución la IFC ha recomendado la adopción de FPIConsent como parte de la actual revisión de sus Normas de Ejecución que se espera concluir en los próximos 1-2 meses. Si se aprueba, se aplicará a todos los proyectos del IFC en todos los sectores, incluyendo el aceite de palma. La decisión definitiva sobre este punto está sujeta a la aprobación de la Junta.



Sobre el control. La estrategia incluye un marco de seguimiento y evaluación que proporciona una lista detallada de los parámetros que se miden para evaluar los resultados y el impacto (por ejemplo, número de los pequeños productores que han adoptado prácticas sostenibles de producción, aumento en el rendimiento por hectárea, número de clientes certificados; relacionadas con el desempeño E&S sobre medidas que apoyen certificación, etc.) Además, el marco indica las entradas y las actividades, los resultados esperados y los resultados, y cómo se revelará la información. Las líneas de base y objetivos se establecerán en relación con las intervenciones individuales.



Sobre las turberas y bosques. La estrategia establece que en la evaluación de cualquier proyecto potencial del IFC se consideren los servicios de los ecosistemas, la funcionalidad del hábitat, las reservas de carbono y el valor de la diversidad biológica asociada con la tierra en cuestión. El IFC puede decidir no dar curso a un proyecto debido a los posibles efectos adversos sobre el hábitat crítico. A modo de ejemplo, el IFC no apoyaría ningún proyecto de palma aceitera que convirtiera las turberas de alta reservas de carbono, debido a sus servicios de los ecosistemas, así como alto contenido de carbono y / o el valor de la diversidad biológica. Consideraciones similares se aplican a las altas reservas de carbono de los bosques tropicales primarios.



Creemos que nuestra nueva clasificación de riesgos y el enfoque de la evaluación a nivel de país y proyecto, nuestras normas de funcionamiento y los clientes requeridos en satisfacer las necesidades RSPO o certificación equivalente proporcionan protección adecuada en relación a los principales problemas ambientales y sociales planteados durante el proceso de consulta. Cuando el cumplimiento de estos requisitos no es viable (por ejemplo, debido a las limitaciones reglamentarias y de política), el IFC no invertirá.



En la resolución de conflictos. El documento destaca las políticas existentes del Grupo del Banco Mundial aplicables a los proyectos financiados que proporcionan los mecanismos para trabajar con las partes afectadas y las partes interesadas para abordar los conflictos o ayudar a remediar las deficiencias a nivel de proyecto, tales como:
  • Requisitos para la oportuna consulta con las comunidades en las primeras etapas del desarrollo del proyecto.
  • Requisitos para la adopción de mecanismos de solución de controversias para ayudar a proteger aún más a los intereses de las comunidades locales.
  • En su caso, la prestación de asistencia para la pérdida de ingresos / medios de vida como resultado de un proyecto financiado por el Grupo del Banco Mundial.

Además, hay instituciones con mecanismos de gran recurso – la oficina del Asesor en Cumplimiento / Ombudsman del IFC y el Panel de Inspección del Banco Mundial.



La denuncia presentada por el Forest Peoples Programme con la oficina CAO, el proceso de mediación que siguieron para resolver los conflictos entre Wilmar y las comunidades locales, así como este proceso de consulta y la nueva estrategia son claros ejemplos de que estoss mecanismos de recursos funcionan y el compromiso de la institución de aprender y mejorar.