Noticias ambientales

Los mayores descubrimientos de especies de 2011

 - Los ojos rojos rubí de la última víbora en ser descubierta, descrita por vez primera en 2011, son difíciles de ignorar. Foto de Peter Paul van Dijk.
– Los ojos rojos rubí de la última víbora en ser descubierta, descrita por vez primera en 2011, son difíciles de ignorar. Foto de Peter Paul van Dijk.

Cada año la ciencia describe miles de especies por primera vez. 2011 no fue diferente. Aquí le echamos un vistazo a algunos de los descubrimientos de especies nuevas más significantes del año.

Los herpetólogos anunciaron el hallazgo de decenas de especies de rana y sapo previamente desconocidas. Entre ellas están las ranas más pequeñas del mundo, del tamaño de un Tic Tac, en Nueva Guinea; varios tipos de rana en Vietnam, incluyendo una que canta como un pájaro; y más de dos docenas en India y Sri Lanka. Pero una expedición lanzada con el propósito de descubrir cien especies de “ranas perdidas” apenas encontró cuatro, lo que pone de relieve los muchos riesgos a los que se enfrentan estos anfibios.


– La víbora cornuda de matilde. Foto de Tim Davenport.

Entre los reptiles, parece que 2011 fue el año de la víbora: al menos tres especies fueron descritas, incluyendo dos víboras de cascabel en el Sudeste Asiático y una impresionante especie nueva en Tanzania.

Algunas de las rarezas descubiertas en 2011 fueron las siguientes: una seta “SpongeBob” en Borneo, una especie de hongo Ophiocordyceps “creador de zombis” en el bosque atlántico brasileño, un insecto gigantesco denominado el “dragón de Komodo” de las avispas, una anguila que se remonta a edades remotas cerca de Palau, y la abeja con la lengua más larga del mundo en relación al tamaño de su cuerpo. Otras criaturas poco comunes fueron halladas en los océanos, a grandes profundidades. Entre ellas están un gigantesco –para ser un organismo unicelular– xenophyophoro y un cangrejo Yeti que cultiva sus alimentos sobre sus propias patas.


– Vista lateral del tejón-hurón de Cuc Phuong (Melogale cucphuogensis). Foto de Elke Schwierz.

Hubo incluso descubrimientos de especies de animales tan extendidos como son las aves y los mamíferos. Australia anunció que un delfín nariz de botella (que vive en Port Philip y Gippsland Lakes, en el sureste del país) es diferente de otros delfines de botella. Entre dos y cuatro especies de musaraña previamente desconocidas fueron descubiertas en la isla de Sulawesi, Indonesia, siete especies de ratón fueron halladas en Filipinas, mientras que una apareció en Brasil. Dos especies de aves marinas fueron descritas por primera vez: un paíño cerca de Chile y una pardela (Puffinus bryani) que ya podría haberse extinguido. Científicos que trabajan en Madagascar dieron a conocer al Mentocrex beankaensis, un tipo de rascón. Los investigadores también anunciaron una nueva especie de mono tití, entre en los ríos Guariba y Roosevelt en la parte noroccidental del Mato Grosso en Brasil; varios murciélagos desconocidos fueron descubiertos en el Caribe y el Sudeste Asiático; un extraño hurón-tejón fue hallado en Vietnam. Y quizás de una forma menos intuitiva, una nueva especie de elefante ha sido descrita: los científicos decidieron oficialmente que el elefante de bosque de África Central es genéticamente distinto del mejor conocido elefante de sabana.

Quizás la gran noticia de 2011, en lo que a especies nuevas se refiere, se produjo durante la expedición de la Academia de Ciencias de California y varias instituciones científicas de Filipinas. Dicha expedición describió 300 plantas, animales y corales que, según se cree, nunca antes habían sido documentados.

Nuevos descubrimientos de especies continuarán mientras el análisis genético se hace más y más extenso y la ciencia lleva a cabo estudios de cada vez más hábitats. Pero la pérdida de especies continúa y es algo considerablemente más difícil de cuantificar. Catalogar la desaparición de especies es extremadamente costoso, ya que la prueba final puede tardar años en aparecer. No obstante, 2011 se cerró con dos critaturas particulamente notables: ni el rinoceronte vietnamita ni el rinoceronte negro occidental vagarán por la foresta nunca más.