Noticias ambientales

La serpiente más rara del mundo: solo quedan 18

World's rarest snake: Saint Lucia racer. Photo by: G. Guida.
La serpiente más rara del mundo: la culebra corredora de Santa Lucía. Fotografía de G. Guida.


Es escurridiza, marrón y no le importa que la cojan: he aquí la culebra corredora de Santa Lucía (Liophis ornatus o Saint Lucia racer en inglés), que posee el dudoso honor de ser la serpiente en mayor peligro de extinción. Tras una búsqueda exhaustiva de cinco meses solo se han encontrado 18 de estos animales en un islote cerca la isla caribeña de Santa Lucía. Hace mucho tiempo estas serpientes también abundaban en Santa Lucía, pero fueron diezmadas por mangostas invasoras.Es escurridiza, marrón y no le importa que la cojan: he aquí la culebra corredora de Santa Lucía (Liophis ornatus o Saint Lucia racer en inglés), que posee el dudoso honor de ser la serpiente en mayor peligro de extinción. Tras una búsqueda exhaustiva de cinco meses solo se han encontrado 18 de estos animales en un islote cerca la isla caribeña de Santa Lucía. Hace mucho tiempo estas serpientes también abundaban en Santa Lucía, pero fueron diezmadas por mangostas invasoras.



Durante casi 40 años se creyó que la serpiente se había extinguido. Así fue hasta que en el año 1973 se encontró a una de estas serpientes en Maria Major Island, un islote protegido de 12 hectáreas a un kilómetro y medio de la costa de Santa Lucía (mapa más abajo). Después de atrapar y marcar a 10 especímenes, los científicos creen que en total sobreviven 18 de estas serpientes. En la isla ya no hay ni rastro de mangostas, que son las que acabaron con la población de estas serpientes de Santa Lucía. La culebra corredora de Santa Lucía, que no es venenosa, se alimenta de los lagartos de la zona.



En un comunicado de prensa, Matthew Morton, director del Eastern Caribbean Program del Durrell Wildlife Conservation Trust (DWCT), fundación para la conservación y protección de la fauna y flora, y del Saint Lucia Forestry Department, la secretaría forestal de Santa Lucía, comunicó que «fue un gran alivio confirmar que la población de la culebra todavía se conserva. Pero ese alivio se ve empañado porque sabemos que todavía estamos muy cerca de perderla para siempre».



El DWCT trabaja con Fauna & Flora International, el patrimonio nacional de Santa Lucía (Saint Lucia National Trust) y la secretaría forestal de Santa Lucía para salvar a la especie con la ayuda financiera adicional del Fondo Balcombe, el Fondo de Conservación Mundial de Disney el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (U.S. Fish & Wildlife Service).



Los conservacionistas que trabajan en el caso de la culebra corredora de Santa Lucía miran con detenimiento los buenos resultados que han tenido los esfuerzos para salvar a la Antiguan racer o culebra corredora de Antigua (Alsophis antiguae). Mientras que en 1995 la población de esta serpiente rondaba los 50 especímenes, ahora la población sobrepasa los 900. Con la eliminación de depredadores invasores como mangostas y ratas y los esfuerzos en tareas de educación, se ha ayudado a que la culebra corredora de Antigua se recupere. Los investigadores ahora quieren reintroducir la serpiente en nuevos hábitats como medida preventiva y de seguridad para evitar su extinción; sobre todo si tenemos en cuenta cómo el cambio climático provoca la subida del nivel del mar.



Jenny Daltry, bióloga de conservación sénior de Fauna & Flora International ha dicho que «decenas o cientos de de animales caribeños ya se han perdido porque los humanos hemos cometido la insensatez de dejar en libertad especies invasoras dañinas que pertenecen a otras partes del mundo; no podemos dejar que la culebra corredora de Santa Lucía sea la próxima baja. Quedarse de brazos cruzados no es una opción».







Stephen Lesmond con una de las últimas culebras corredoras de Santa Lucía en las manos. Fotografía de T. Ross, DWCT.







View Larger Map