Existen «pruebas contudentes» que demuestran un vínculo entre las olas de calor extremas, las inundaciones, las sequías y el cambio climático