Noticias ambientales

Los científicos descubren altos niveles de mercurio en los habitantes del Amazonas a causa de la explotación de minas de oro

La región peruana de Madre de Dios es conocida por su exuberante selva amazónica, ríos serpenteantes y riqueza en vida salvaje. Pero también es conocida por la minería de oro artesanal que hace uso de una dañina neurotoxina. Para extraer oro puro del metal se quema mercurio y el mineral produce vapores peligrosos que se asientan finalmente en los ríos cercanos.



“El mercurio en todos sus estados es una potente neurotoxina que afecta al cerebro, el sistema central nervioso y órganos principales,” Luis Fernández un ecologista e investigador del departamento de ecología global del Instituto Carniage, comentó para mongabay.com. «Se ha documentado que a niveles de exposición extremadamente altos, el mercurio provoca parálisis, locura, coma y muerte.»



Sin embargo, el mercurio normalmente no genera efectos dramáticos en la salud de manera inmediata, continúa Fernández. Por el contrario, causa lentamente un daño insidioso que finalmente reduce la esperanza y calidad de vida.


El mercurio es especialmente tóxico para las mujeres en edad fértil, ente 16 y 49 años.La toxina puede pasar al feto a través de la barrera placentaria y causa un daño neurológico severo y permanente al niño nonato. Aunque está reconocido como uno de los mayores contaminantes del entorno para la salud, los peligros del mercurio todavía se debaten ampliamente en la mayoría de regiones mineras del Amazonas.




Luis Fernández tomando de muestras de agua. Foto cortesía de: Luis Fernández.

“Debido a la naturaleza lenta del daño producido por el mercurio y en combinación con los vagos síntomas de temprana exposición, es común que la contaminación de mercurio pase por alto, o en muchos casos, se niege activamente como una amenaza real para la salud” comentó Fernández.”



No obstante el mercurio es una amenaza real para la salud, especialmente en Puerto Maldonado, la capital de Madre de Dios. En 2009, Fernández y un equipo de científicos observaron que muchas especies de pescado vendido en los mercados de Madre de Dios contenían altos niveles de mercurio.



El estudio, liderado por la Institución Carnegie para el Departamento de Ciencia de Ecología Global, impulsó a la organización a establecer el proyecto Carnegie Amazon Mercury Ecosystem Project (CAMEP) en 2012. El proyecto CAMEP está dirigido por Fernández, y constituido por ocho universidades peruanas y organizaciones no gubernamentales con científicos de Carnegie.


La organización hizo un seguimiento del informe de 2009 con dos nuevos estudios en 2013. Los investigadores observaron altas concentraciones de mercurio no solo en la mayoría de pescado salvaje capturado y vendido en los mercados en Puerto Maldonado, sino también en la población.



Los análisis de mercurio revelan un problema de mayor magnitud



De mayo a agosto de 2012, los investigadores ofrecieron de forma gratuita a los adultos de Puerto Maldonado la prueba pelo de mercurio, que es el método más usado para determinar la exposición a mercurio de los humanos. Los 226 participantes completaron una encuesta en la que se pedía información acerca del consumo individual de pescado y la historia de exposición a mercurio.



Los investigadores además analizaron las concentraciones de mercurio en la masa muscular de los pescados más comúnmente consumidos. Se compraron quince especies distintas de pescado en varios mercados de la ciudad durante agosto de 2012. Se analizaron tanto las muestras de pelo como las de pescado en el laboratorio establecido en el Grupo de Química Ambiental y Computacional de la Universidad de Cartagena en Colombia.




Tomando muestras de pelo para la prueba de mercurio. Foto cortesía de : Luis Fernández.

Los investigadores observaron que 9 de las 15 especies de pescado más consumidos vendidos en Puerto de Maldonado tenían unos niveles medios de mercurio por encima del límite de referencia de mercurio internacional de 0.3 partes por millón (ppm). Además la media de los niveles de mercurio incrementaron en 10 de las 11 especies de pescado desde 2009 a 2012, indicando que los ecosistemas acuáticos se alteran con frecuencia a causa del mercurio, probablemente debido a la actividad de minería de oro artesanal.


“Aunque la minería estaba inicialmente confinada a áreas del curso principal del río de Madre de Dios, se ha expandido a docenas de afluentes, ríos, arroyos y lagos previamente prístinos, a lo largo de Madre de Dios,” explica Fernández.



La contaminación de mercurio no se limita a la vida salvaje. Muchas comunidades nativas y poblaciones rurales remotas dependen de las proteínas del pescado salvaje capturado. Según una encuesta, el 92% de los participantes afirmaban consumir pescado capturado en los ríos y lagos locales de manera frecuente. El 64% de los adultos consume al menos una especie de pescado altamente contaminado con mercurio cada semana.



Las pruebas de pelo revelaron que el 78% de los adultos tenían en el pelo concentraciones de mercurio por encima de los límites de la referencia de mercurio internacional en pelo humano.



Las concentraciones medias de mercurio en adultos fueron de 2.7 ppm – casi tres veces el valor de referencia de 1 ppm. Los niveles de mercurio en el pelo humano variaban de 0.02 ppm a un alarmante elevado 27.4 ppm. Las mujeres en edad fértil, el grupo más vulnerable, tenían los mayores niveles de mercurio en el pelo con una media de 3.0 ppm.




Muestras de test del Carnegie Amazon Mercury Ecosystem Project (CAMEP). Foto cortesía de: Luis Fernández.

Además del consumo de pescado contaminado, el 25% de los adultos aseguraban trabajar directamente en la minería de oro. Los científicos creen que la población local está expuesta a la toxina procedente de las minas de oro y a la inhalación de mercurio gaseoso en las tiendas de venta de oro situadas en el centro de la ciudad.


«En las tiendas de oro evaporan el mercurio encontrado en las amalgamas que crean los mineros en las áreas mineras y venden el oro a los comerciantes,” explica Fernández. “Estudios recientes acerca de las tiendas de oro en Perú indican que una tienda de oro media puede emitir tanto mercurio como una central eléctrica de carbón de 100 megavatios cada año.”



Mercurio en el medio ambiente



El mercurio es un elemento natural que se encuentra en la corteza terrestre. Aunque se libera en el medio ambiente debido a la erosión de la rocas, la causa principal por la que se libera es la actividad humana de las centrales eléctricas de carbón, procesos industriales y minería de oro.



Según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU (EPA), cerca de un 20% del oro que se produce a nivel mundial proviene del sector de minería de oro a baja escala y artesanal. Este proceso también es responsable de las mayores emisiones de mercurio en el medio ambiente.




Pescado local en el mercado de Perú. Foto cortesía de: Luís Fernández.




Zona minera en Guacamayo. Foto cortesía de: Luis Fernández.

Cuando los vapores se asientan en el fondo de los ríos y lagos, el mercurio elemental se convierte por medio de las bacterias en metilmercurio. Los peces pequeños consumen las plantas y algas contaminadas que absorben el metilmercurio, y otros peces mayores se alimentan de estos más pequeños.



Los peces situados en lo más alto de la cadena alimenticia pueden tener concentraciones de cientos o miles de veces más que los situados en lo más bajo de la cadena, comentó Fernández.


“El proceso es tan eficiente en muchos ríos tropicales que un pez en lo alto de la cadena alimenticia puede tener niveles de mercurio de millones de veces más alto que la concentración de mercurio en el agua del río en la que nada.”



Los humanos capturan y consumen el pescado contaminado, que representa la mayor fuente de exposición para los humanos, y absorben el 98% del mercurio del pescado consumido. En los humanos la toxina puede puede migrar a través de las células y normalmente se detienen en una barrera protectora, pero el impacto en la salud del mercurio en el pescado y la vida salvaje aún no ha sido estudiado de manera adecuada.



Las especies de pescado con altos niveles de mercurio podrían tener bajos niveles de supervivencia, una tasa de eclosión de huevos menor y más vulnerables ante competidores invasores, comentó Fernández. La contaminación podría cambiar también la estructura de la comunidad. Algunos estudios observaron el incremento de mortandad de aves contaminadas por el mercurio en concentraciones muy bajas.



En un futuro estudio, el CAMEP planea analizar un mayor número de especies de peces tomadas directamente de ríos y lagos para conocer que cursos fluviales representan un mayor riesgo para la salud.



“Las emisiones de mercurio antropogénicas en Madre de Dios se pueden reducir decrementando o eliminando el mercurio empleado en la minería de oro artesanal,» comentó Fernández. “Sin embargo, las tecnologías viables que no usan mercurio no se suelen utilizar o no son asumibles en costes actualmente.»


Incluso con las tecnologías que no usan mercurio, Fernández dijo que la minería de oro artesanal no controlada todavía puede causar un daño masivo en el medio ambiente dando lugar a deforestación, remoción del suelo e incremento de contaminación de residuos y desechos.




Mina de oro del río Huaypetue en Perú. Foto de Rhett A. Butler.




Zona minera de Guacamayo. Foto de Rhett A. Butler.



CITATIONS: Carnegie Amazon Mercury Ecosystem Project (2013). Mercury in Madre de Dios: Mercury Concentrations in Fish and Humans in Puerto Maldonado. CAMEP Research Brief: March 2013, pp.1-2.



Ashe K (2012) Elevated Mercury Concentrations in Humans of Madre de Dios, Peru. PLoS ONE 7(3): e33305. doi:10.1371/journal.pone.0033305



Swenson JJ, Carter CE, Domec J-C, Delgado CI (2011) Gold Mining in the Peruvian Amazon: Global Prices, Deforestation, and Mercury Imports. PLoSONE 6(4): e18875. doi:10.1371/journal.pone.0018875