Noticias ambientales

¿Un nuevo mundo? Las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzan 400 ppm

Por primera vez desde la evolución del homo sapiens, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera han alcanzado 400 partes por millón (ppm) debido a la quema de combustibles fósiles. El Organismo Nacional para el Estudio de los Océanos y la Atmósfera (NOAA) ha informado de que el análisis de los datos obtenidos sobre el dióxido de carbono en el observatorio Mauna Loa en Hawái muestra que esta cifra simbólica se alcanzó el jueves y que se espera que continúe el aumento en los próximos años. La última vez que las concentraciones se mantuvieron a un nivel tan alto durante un periodo continuo fue hace 4 o 5 millones de años, cuando el nivel de mar era entre 5 y 40 millones más elevado que hoy en día y en los polos había una temperatura de 10 grados Celsius más que actualmente. Durante esa época, los bosques crecían a lo largo de las orillas del Océano Ártico y los arrecifes de coral eran casi completamente inexistentes.



“En los inicios de la industrialización, la concentración de CO2 era de tan sólo 280 ppm” afirmó Rajendra Pachauri, presidente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). “Debemos confiar en que el hecho de que el mundo cruce este hito traiga consigo una concienciación sobre la realidad científica del cambio climático y sobre cómo la sociedad humana debería afrontar este desafío”.



Las concentraciones de dióxido de carbono fluctúan según las estaciones; normalmente en mayo se dan las cifras más elevadas, con una ligera caída posteriormente. Sin embargo, los científicos afirman que se espera que las concentraciones alcancen 400 ppm más a menudo en los próximos años, hasta que, finalmente, se mantengan por encima de ese peldaño cuando el mundo empiece a recortar las emisiones décadas más tarde (el dióxido de carbono permanece en la atmósfera de 50 a 200 años). El año pasado, las concentraciones ya llegaron a 400 ppm, pero fue solo en algunos puntos del hemisferio norte. Mientras los científicos afirman que llegar a 400 ppm es un escalón ampliamente significativo, no deja de ilustrar cuánto dióxido de carbono se ha lanzado a la atmósfera en los últimos 150 años.



A lo largo de la historia de la humanidad, las concentraciones de dióxido de carbono han fluctuado entre 180ppm y 300ppm. Sin embargo, la Revolución Industrial llevó a una quema extendida de combustibles fósiles para obtener energía, lo cual liberó un aluvión de dióxido de carbono a la atmósfera. Además, ha habido otras emisiones de dióxido de carbono producidas por la destrucción de los bosques y otros ecosistemas. Estas emisiones han aumentado las temperaturas mundiales alrededor de 0,8 grados Celsius (1,4 grados Fahrenheit) desde la Revolución Industrial provocando el deshielo de glaciares, un aumento en el nivel del mar, la desaparición del hielo el Océano Ártico, las migraciones de las especies y un aumento en la condiciones climáticas extremas como sequías e inundaciones.



El oleaje de la tormenta del Huracán Sandy en la orilla de Nueva Jersey. Las investigaciones muestran que aunque puede que el cambio climático no cause más huracanes en general, es probable que haga que los huracanes sean cada vez más intensos. El aumento del nivel del mar también contribuye al daño infligido por los huracanes como Sandy. Foto de: Master Sgt. Mark C. Olsen/U.S. Air Force/New Jersey National Guard.
El oleaje de la tormenta del Huracán Sandy en la orilla de Nueva Jersey. Las investigaciones muestran que aunque puede que el cambio climático no cause más huracanes en general, es probable que haga que los huracanes sean cada vez más intensos. El aumento del nivel del mar también contribuye al daño infligido por los huracanes como Sandy. Foto de: Master Sgt. Mark C. Olsen/U.S. Air Force/New Jersey National Guard.


“Cientos de miles de millones de toneladas de contaminación de los combustibles fósiles han envenenado nuestro clima, trayendo a nuestro mundo inundaciones, sequías y fuegos incontrolados cada vez más extremos”, afirmó Brad Johnson, director de campaña en Forecast the Facts. “Debemos responder con una resolución inmediata para acabar con este experimento descontrolado en nuestro propio hogar.”



Mundialmente, las naciones se han comprometido a impedir que las temperaturas aumenten por encima de 2 grados Celsius (3,6 grados Fahrenheit), sin embargo, el compromiso y las acciones hasta la fecha no han tenido éxito para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, las cuales siguen aumentando año tras año. Tanto el Banco Mundial como la Agencia Internacional de la Energía (AIE) han avisado de que si se continúa con los negocios habituales, el mundo se dirigirá hacia una absoluta catástrofe climática, la devastación de las ciudades costeras, la agricultura mundial y una extinción masiva. Algunos científicos han avisado de que el calentamiento global podría acabar con la civilización humana como la conocemos.



“Estamos en un nuevo territorio para los seres humanos. Han pasado millones de años desde que hubo tanto dióxido de carbono en la atmósfera por última vez”, afirmó Bill McKibben, fundador de 350.org, que se moviliza para reducir las concentraciones de dióxido de carbono a 350ppm. “La única cuestión ahora es si el incesante aumento en el dióxido de carbono puede combatirse con un incesante aumento en el activismo necesario para detenerlo”.







La escasez de lluvia en Somalia en 2011 dejó los cadáveres de ovejas y cabras muertas en el paisaje. La escasez de lluvia, junto con la inestabilidad, causó una hambruna que acabó con la vida de 250.000 personas. Las investigaciones han mostrado que el ascenso de la temperatura en los océanos podría aumentar las posibilidades de que haya escasez de lluvia en el este de África, lo cual empeoraría las sequías y la inseguridad alimenticia. Foto de: Oxfam East Africa/Creative Commons 2.0.