Noticias ambientales

Investigadores registraron a un armadillo gigante bebé por primera vez (Fotos)

Armadillo gigante hembra con su cría en Baía das Pedras. Foto: Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.
Armadillo gigante hembra con su cría en Baía das Pedras. Foto: Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.


A pesar de tener un peso similar al de un hombre adulto, no se conoce casi nada acerca del armadillo gigante (Priodontes maximus), su crianza o comportamientos reproductivos. ¿Cómo se produce su apareamiento? ¿Cuánto dura su periodo de gestación? ¿Cuántas crías nacen normalmente? Los investigadores simplemente no lo saben, pero un estudio innovador que emplea cámaras trampa está por cambiar esta situación. Por primera vez en el Pantanal brasileño, investigadores han registrado la reproducción del armadillo gigante y el feliz resultado: un armadillo gigante bebé (véase el video y más fotos más abajo).



“Ser parte de este momento único en la historia de la conservación de esta especie y ver la primera imagen de un armadillo gigante bebé fue uno de los momentos más emocionantes de mi carrera como profesional de la vida silvestre,” afirmó Danilo Kluyber, un veterinario de animales silvestres del Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.



Aunque es de lejos el armadillo más grande del mundo, llegando a pesar alrededor de 110 libras (50 kilos), la rareza del armadillo gigante sumado a su estilo de vida nocturno y excavador, supuso poder eludir por mucho tiempo la mirada de la ciencia. De hecho en algunas partes de su hábitat el armadillo gigante es considerado más un mito que una materia, sin embargo el Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal, el cual comenzó en el 2010, poco a poco está dando a conocer al robusto mamífero.




Arnaud Desbiez y Danilo Kluyber mirando las imágenes en la cámara trampa. Foto: El Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.

Mientras se le hacía un seguimiento a un armadillo gigante hembra con cámaras trampa a distancia, el proyecto comenzó a captar en fotos a un macho en enero del año pasado. El romance creció tanto como sucede en humanos; e incluso el macho enamorado visitaba algunas de las madrigueras vacías de la hembra; seis meses después, el macho y la hembra vivieron juntos. Permanecieron juntos por unos días hasta que el macho desapareció.



“Nuestro equipo pensó que la hembra se estaba haciendo cada vez más grande, pero honestamente aquello no fue nada más que una simple ilusión,” asegura el coordinador del proyecto, Arnaud Desbiez, quien en el 2011 declaró para mongabay.com que su sueño era filmar a un armadillo gigante bebé.



Cinco meses después de su cohabitación con el macho, el equipo se dio cuenta que la hembra permanecía solo en una madriguera, lo cual no es usual en un armadillo gigante que le gusta moverse de madriguera a madriguera. Tres semanas después el equipo finalmente comprendió la razón: una cámara trampa fotografió la nariz de un oso hormiguero gigante bebé asomándose hacia afuera de la madriguera. Luego, el primer equipo del proyecto fotografió al armadillo bebé trasladándose junto a su madre hacia una nueva madriguera (ver fotos). El equipo cree que el pequeño armadillo ya tenía cuatro semanas de nacido.



“Esta situación ilustra la importancia de los estudios a largo plazo y de un equipo dedicado y trabajador para recopilar la información necesaria con el fin de conservar esta rara especie,” asegura Desbiez. Esta experiencia junto con las pistas han llevado a los investigadores a creer que probablemente los armadillos gigantes solo paren a una cría a la vez, lo que adiciona la gran preocupación de que este mamífero de gran tamaño no puede recuperarse de la caza ni de la pérdida de su hábitat.



Actualmente el armadillo gigante está catalogado como animal vulnerable en la Lista Roja de la UICN. Encontrándose por toda la selva amazónica y también en el Pantanal brasileño, se cree que el armadillo gigante puede habitar en bajas densidades. A pesar de su duro caparazón y sus garras en forma de cimitarra de 20 centímetros de longitud, el armadillo gigante está muy expuesto al peligro debido a la caza y los investigadores advierten que puede desaparecer rápidamente y para siempre cuando comience la caza excesiva.



“A nivel local los armadillos gigantes pueden extinguirse sin que nadie lo note. Los armadillos gigantes que se encuentran en bajas densidades poblaciones, son sigilosos, nocturnos y pueden pasar fácilmente desapercibidos,” cuentan los miembros del proyecto mediante un comunicado de prensa. “En nuestra área de estudio en el Pantanal, muchos de los pobladores locales, algunos de ellos aun viviendo en esa área toda su vida, nunca han visto a estos animales. Nosotros simplemente no sabemos nada acerca de los armadillos gigantes y podríamos perder a esta especie antes de poder entender su historia natural básica y su rol ecológico.



Mediante la recopilación de los primeros datos importantes sobre esta especie desconocida, el Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal espera dar una idea de cómo conservar mejor al tímido gigante.



“Registrar el nacimiento de un armadillo gigante constituye un emocionante paso hacia adelante en el objetivo de ayudarnos a entender mejor la biología y reproducción de esta enigmática especie y finalmente ayudarnos a conservarla,” concluye Desbiez.













Otra vista del armadillo gigante hembra con su cría en Baía das Pedras. Foto: Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.







El armadillo gigante bebé de cerca en Baía das Pedras. Foto: Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.







El armadillo gigante erguido presume sus garras y caparazón. Foto: Kevin Schafer/Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.







Armadillo Gigante. Foto: Kevin Schafer/Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.







Equipo del armadillo gigante de izquierda a derecha: Gabriel-Massocato, Danilo-Kluyber y Arnaud-Desbiez. Foto: Kevin Schafer/Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.