Noticias ambientales

Añadidas unas 700 especies a las categorías de amenaza de la Lista Roja de la UICN (fotos)

Otro indico de la crisis de biodiversidad, la Lista Roja de la UCIN ha añadido este año 715 especies a las categorías de amenaza: vulnerable, en peligro y en peligro crítico. Algunas de estas especies fueron evaluadas por primera vez por la Lista roja de la UICN mientras que otras vieron sus condiciones empeoradas, como el pecari barbiblanco (Tayassu pecari) que se considera vulnerable debido a la excesiva caza, la deforestación y a posibles enfermedades. A partir de este año, la Lista Roja ha evaluado 70.923 de las especies del mundo, incluidos casi todos los mamíferos, aves y anfibios, de las cuales 20.934 se consideran amenazadas.



“El panorama general es alarmante, Debemos usar este conocimiento al máximo, haciendo que nuestros esfuerzos por la conservación estén bien dirigidos y sean eficientes, si de verdad nos tomamos en serio el parar la crisis de extinciones que continua amenazando la vida en la Tierra,” dijo Jane Smart, Directora Global del Grupo de Conservación de la Biodiversidad de la UICN.



La lista de este año incluye una actualización de las coníferas del mundo, la primera reevaluación total de esta familia de plantas desde 1998. Según la actualización, el 34 por ciento de las coníferas del mundo están amenazadas por la extinción, subida desde el 30 por ciento. Por ejemplo, el pino insigne (Pinus radiata) y el cedro del Atlas (Cedrus atlantica) pasaron de preocupación menor a en peligro; en total 33 especies de coníferas han visto empeorar su estatus. Por otra parte, el falso ciprés de Lawson (Chamaecyparis lawsoniana) ha pasado de en peligro a casi amenazada gracias a los esfuerzos de conservación.



El pino insigne (Pinus radiata) ahora está clasificado como en peligro. Foto por: Aljos Farjon.
El pino insigne (Pinus radiata) ahora está clasificado como en peligro. Foto por: Aljos Farjon.

“El trabajo de conservación y los resultados para el falso ciprés de Lawson son tranquilizadores,” apuntó Aljos Farjon, director del SSC Conifer Specialist Group del UICN. “Sin embargo, está claro que no es suficiente. Se necesita urgentemente hacer más estudios sobre el estatus y la distribución de muchas especies. Sospechamos que hay muchas especies nuevas esperando ser descritas pero es probable que no se encuentren jamás debido al ritmo de deforestación y a la conversión del hábitat para las plantaciones de palma aceitera.”



Las plantaciones de palma aceitera han llevado a la deforestación de vastos terrenos en Malasia e Indonesia. La industria está considerando la expansión a África o Sudamérica.



La actualización de este año también incluye la primera evaluación del camarón y de los caracoles cono. Científicos descubrieron que el 28 por ciento de las especies de camarones del mundo están en peligro y el 8 por ciento de las de caracoles cono.



“Los datos sobre el camarón confirman lo que ya sabíamos gracias a los análisis de otros grupos de animales: las especies de agua dulce se encuentran entre las más amenazadas por la extinción por culpa de las presas, los canales, la contaminación y la introducción de especies exóticas en sus ecosistemas,” cuenta Mary Klein, directora de la organización NatureServe.



Otro grupo de familias que tienen una gran dependencia del agua dulce son los anfibios, posiblemente la clase de vertebrados más amenazada en la Tierra. Actualmente, la Lista Roja de la UICN considera que el 41 por ciento de todos los anfibios del mundo están en peligro de extinción. Mientras tanto, un cuarto de los mamíferos del mundo se enfrenta a la extinción y el 13 por ciento de las aves, sin embargo, pocas especies de reptiles y peces han sido evaluadas para poder hacer una estimación exacta.



Aunque la Lista Roja de la UICN ha evaluado más de 70.000 especies desde su creación, es solo una gota en el mar de la biodiversidad que se puede estudiar: actualmente, 1’7 millones de especias han sido descritas y cada año se nombran unas 20.000 nuevas. De hecho, algunos grupos de clasificación no tienen ningún tipo evaluación: solo un hongo ha sido evaluado de entre las 31.000 especias que se estima que hay. Por otra parte, unos 4.000 insectos han sido evaluados, más de un millón han sido descritos.



Hace tres años, destacados científicos, incluido E.O. Wilson, pidieron una nueva iniciativa para evaluar unas 100.000 especies más en un esfuerzo por crear lo que llamaron “el barómetro de la biodiversidad.” Estimaron que el coste sería de unos 60 millones de dólares, pero la iniciativa no ha avanzado hasta la fecha.



La falta de fondos ha arruinado muchos de estos planes. Se gastan, aproximadamente, entre 7.000 y 10.000 millones de dólares anualmente en la conversación de la biodiversidad en todo el mundo, la mayoría van encaminados a la gestión de áreas protegidas.



“Haciendo una comparación, las ayudas anuales en agricultura de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón rondan los 220.000 millones de dólares,” según un artículo de la UICN Conservación Mundial.



Los científicos has estado advirtiendo durante décadas que los seres humanos estamos llevando al mundo hacia una extinción en masa con consecuencias inimaginables para todos, una alarma que no ha hecho más que crecer al agravarse los problemas del cambio climático, la acidificación del océano y la población humana que llegó a los 7.000 millones el año pasado. Mientras que la conservación carece de apoyos, las grandes especies tienen la mayoría de la atención mediática, otras cientos de miles de especies están en peligro de desaparecer, algunas de ellas puede que no hayan sido descritas por la ciencia y la mayoría no reciben atención por su conservación especifica.







El pecari barbiblanco (Tayassu pecari) ahora está clasificado como vulnerable. Foto por: Geoff Gallice.








La gamba gigante de río (Macrobrachium rosenbergii) está clasificada como en preocupación menor. Foto por: Chris Lukhaup.






La marsopa sin aleta Yangtzé (Neophocaena asiaeorientalis asiaeorientalis) ha caído a en peligro crítico. Foto por: Xiaoqiang Wang.