Noticias ambientales

La jirafa abandonada: el animal más alto del mundo necesita ayuda para la conservación


La Conferencia de Zoos y Acuarios Comprometidos con la Conservación (ZACC por sus siglas en inglés) de 2013 se lleva a cabo del 8 al 12 de julio en Des Moines, Iowa, auspiciada por el zoológico Blank Park. Antes del evento, Mongabay.com está haciendo una serie de entrevistas con los ponentes. Para ver más entrevistas, por favor, mira nuestro ZACC feed.






Jirafa de Rothschild macho, clasificada como en Peligro de extinción. Foto: Julian Fennessy.





Solo dos años antes de su asesinato, Julio César llevó a Roma una de las criaturas vivientes más extraordinarias del mundo: una jirafa. El animal formaba parte del botín de Julio César por su campaña en Egipto y, según el escritor romano Dio, la jirafa, que podría decirse que fue la primera en tocar suelo europeo, fue exhibida en el Circo para que todos la vieran. Hoy, más de dos mil años después, la jirafa se ha convertido en uno de los animales más reconocibles del mundo; después de todo, nada se le parece: cubierta de manchas, con los cuernos parados y, lo más importante, con ese cuello tremendamente largo. Pero es menos sabido que la jirafa está en problemas ya que algunas subespecies cuentan solo con unos pocos cientos de individuos.



«Dos subespecies de jirafa han sido clasificadas como ‘en peligro de extinción’ en la lista roja de la UICN: la jirafa nigeriana (Fundación para la Conservación de las Jirafas (GCF por sus siglas en inglés), en una reciente entrevista con mongabay.com.




Jirafa ahumada macho y dos crías. Foto: Julian Fennessy.

Justo cuando la población de jirafas comienza a disminuir en algunas partes de África —junto con muchos de los grandes mamíferos del continente—, Fennessy sostiene que los científicos recién empiezan a desentrañar la taxonomía de la jirafa. En la actualidad todas las jirafas están agrupadas en una sola especie y nueve subespecies, pero la investigación genética puede revelar que al menos algunas de estas subespecies son, en realidad, especies distintas.



«No soy taxónomo, pero sobre la base de nuestra continua investigación durante la última década estamos logrando algunos hallazgos interesantes —afirma—. Hasta el momento, hay un consenso general sobre la existencia de una especie y nueve subespecies, aunque una investigación publicada por colegas en 2007 indicó que habría motivos para separar en diferentes especies, e incluso más recientemente ¡algunos separaron a las jirafas en ocho especies!».



Las jirafas están enfrentando esencialmente los mismos apuros que otros miembros de la megafauna de África: poblaciones de seres humanos en auge, reducción del hábitat y caza furtiva.



«Esto se considera como una crisis mundial, pero como un problema que África tiene que resolver. Necesitamos buscar soluciones en el ámbito mundial. Nos complace utilizar los recursos naturales de los países en desarrollo, apoyar la lucha contra las enfermedades y el hambre, pero la vida silvestre y el hábitat por el que deambulan son claves para un futuro saludable —sostiene Fennessy—. Debemos lograr un equilibrio entre el crecimiento de la población, el desarrollo humano y la preservación del medioambiente; el mundo está cambiando y necesitamos un cambio de actitud por parte de todos para salvarlo”.




Julian Fennessy hará una ponencia sobre su trabajo con la Fundación para la Conservación de las Jirafas (GCF) en la Conferencia de Zoos y acuarios Comprometidos con la Conservación (ZACC) de 2013 el jueves 11 de julio en Des Moines, Iowa.




UNA ENTREVISTA CON JULIAN FENNESSY




Julian Fennessy. Foto cortesía de Julian Fennessy.


Mongabay: Cuéntanos sobre ti y sobre tus antecedentes académicos y laborales?



Julian Fennessy: Soy un australiano que se perdió en África (o quizá la encontró)…



En el ámbito académico, tengo una licenciatura en ciencias aplicadas a la administración de recursos naturales y un doctorado en ciencias biológicas sobre la ecología de la jirafa que habita en el desierto en el noroeste de Namibia.



En el ámbito profesional, trabajé para una serie de empresas y organizaciones locales e internacionales en África y Australia dedicadas a la vida silvestre, la preservación, la administración de tierras y el desarrollo sustentable. Ya sea gracias al trabajo con la UICN, African Wildlife Foundation (Fundación Africana de Vida Silvestre), Namibia Nature Foundation (Fundación para la Naturaleza de Namibia), el Gobierno de Namibia, Bush Heritage Australia o el Instituto de Recursos Naturales (Universidad de Greenwich), la experiencia obtenida me permitió desarrollar una serie de habilidades técnicas, financiera y administrativas, todas esenciales para llevar adelante un proyecto pequeño o para dirigir una ONG importante.



Mongabay: ¿Por qué las jirafas?




Jirafa masai joven en el Parque Nacional de Nairobi. Foto: Julian Fennessy.

Julian Fennessy: ¿Por qué no? La jirafa es uno de los animales más amados del mundo. Todos saben cómo es una jirafa y, lo más importante para mí, son fáciles de detectar y ¡se las puede investigar durante el día! No hace falta trasnochar como los que persiguen depredadores ☺



Mongabay: ¿Por qué crees que las jirafas han recibido menos atención científica y de preservación que muchos otros grandes mamíferos de África?


Julian Fennessy: Para ser honesto, cuando me di cuenta de esto hace 15 años, me sorprendió mucho y le hice esta misma pregunta a otros. En pocas palabras, creo que se debe a que no tienen dientes grandes o no tienen un sistema social similar al de los seres humanos (lazos familiares fuertes y duraderos). Sin embargo, la investigación de estos gigantes amables (y a veces no tan amables) ayudó, entre otras cosas, ¡a diseñar los trajes espaciales para los astronautas! Una de las necesidades esenciales que tenemos ahora es la de compartir con el mundo el peligro que están empezando a correr; necesitamos hacerlas ‘sexy’ para ayudar a salvarlas. Con cifras que posiblemente estén por debajo de los 80.000 ejemplares de jirafas en total, contando todas las subespecies, esto debería ser una mayor señal de alarma.



Mongabay: ¿Cuáles son las principales amenazas que enfrenta esta especie?


Julian Fennessy: Todos los factores básicos que afectan a la vida silvestre africana en general: caza furtiva, crecimiento de la población humana, pérdida del hábitat, fragmentación del hábitat y degradación del hábitat. Si bien el impacto difiere entre las poblaciones, estas y otras amenazas continúan afectando la distribución de la jirafa y la cantidad de ejemplares en el continente africano.



Mongabay: En la actualidad existe solo una especie de jirafa con nueve subespecies. ¿Hay pruebas de que alguna de estas subespecies deba ser actualizada a la categoría de especie?





Jirafa nigeriana, considerada en peligro de extinción, en una aldea local. Foto cortesía de Julian Fennessy.


Julian Fennessy: La pregunta del millón de dólares para todos los taxónomos, ¡y el misterio de si eres un separador o un agrupador! Sin embargo, no soy taxónomo, pero sobre la base de nuestra continua investigación durante la última década estamos logrando algunos hallazgos interesantes. Hasta el momento, hay un consenso general sobre la existencia de una especie y nueve subespecies, aunque una investigación publicada por colegas en 2007 indicó que habría motivos para separar en diferentes especies, e incluso más recientemente ¡algunos separaron a las jirafas en ocho especies! En lo personal, prefiero esperar hasta que esté toda la información antes de sugerir cambios. Sin embargo, lo que puedo agregar es que nuestro trabajo publicado recientemente sobre la jirafa Thornicroft indica que esta es genéticamente similar a la jirafa masai… ¡que el enigma se siga desenmarañando!



Mongabay: ¿Cuáles son las poblaciones de jirafas en mayor peligro de extinción?



Julian Fennessy: Para sorpresa de la mayoría, hay dos subespecies de jirafas clasificadas en la Lista Roja de la UICN como “en peligro de extinción”: la jirafa nigeriana (

Sin embargo, lamentablemente, otras poblaciones podrían estar amenazadas, si no todas, ya que recién estamos comenzando a tener una idea real sobre cantidades y alcance. Por ejemplo, la jirafa nubiana en Etiopía y quizá en Sudán del Sur podría tener menos ejemplares que la jirafa de Rothschild; la jirafa de Kordofán en África Central, menos de 3000; y la jirafa reticulada en el norte de Kenia y sus alrededores, menos de 5000 ejemplares. En términos generales, la situación no es prometedora… y todavía hay más subespecies, pero la poblaciones también están disminuyendo, excepto en Namibia.




Mongabay: ¿Qué medidas de preservación se necesitan de manera urgente para proteger a estas poblaciones?



Julian Fennessy: Algunos países, por ejemplo, Botsuana, Kenia, Níger y Zambia, han clasificado a la jirafa como una especie especialmente protegida, lo que les otorga el nivel más alto de protección en términos de políticas. Sin embargo, aparte de Níger, no se han implementado iniciativas de preservación de las jirafas exclusivamente. Si bien las políticas son esenciales para señalar el problema, la ignorancia no es excusa para explicar por qué no se ha implementado un mecanismo para preservar a las jirafas. Necesitamos una completa noción de cuántas jirafas hay y dónde están (algo en lo que estamos trabajando en GCF), y luego trabajar con los gobiernos para utilizar esta información y así manejar mejor las poblaciones, controlarlas, buscar apoyo y asistencia internacionales para implementar estrategias, y la lista sigue. ¡Pero debemos empezar ya!



Mongabay: Las poblaciones de mamíferos grandes están disminuyendo a lo largo de África. ¿Qué está sucediendo y qué se puede hacer para cambiar las cosas?





Dr. Rick Brenneman, investigador adjunto del Zoológico Henry Doorly en Omaha, junto a locales en Botsuana con muestras genéticas de jirafas. Foto cortesía de Julian Fennessy.



Julian Fennessy: Si bien mucha de la vida silvestre de África está disminuyendo, debemos situarlo en el contexto de que muchas especies en países en desarrollo desaparecieron o hay cantidades escasas. Es fácil para alguien en Melbourne, Londres o Washington hacer comentarios despectivos sobre los motivos de tal disminución, pero ¿cuántas personas están realmente dispuestas a colaborar, a poner la mano en el bolsillo y tomar cartas en el asunto para lograr un cambio? Les pregunté a muchas personas cuánto pagarían para conservar la vida silvestre de África y tener la seguridad de que están a salvo. Lamentablemente, son pocos los que se suben al barco. Esto se considera como una crisis mundial, pero como un problema que África tiene que resolver. Necesitamos buscar soluciones en el ámbito mundial. Nos complace utilizar los recursos naturales de los países en desarrollo, apoyar la lucha contra las enfermedades y el hambre, pero la vida silvestre y el hábitat por el que deambulan son claves para un futuro saludable. Debemos lograr un equilibrio entre el crecimiento de la población, el desarrollo humano y la preservación del medioambiente; el mundo está cambiando y necesitamos un cambio de actitud por parte de todos para salvarlo.



Mongabay: ¿Qué puede hacer la gente para salvar a la jirafa?



Julian Fennessy: Además de dinero en efectivo para financiar determinadas actividades —¡sin dudas esto siempre ayuda! ☺—, el primer paso es que la gente tome conciencia sobre la grave situación de la jirafa y comparta esta información con familiares, amigos y colegas. ¡La concientización es fundamental!