Salvar el «último océano del mundo» asesinado por Rusia