Noticias ambientales

La musaraña acorazada de Thor: un nuevo mamífero con una espina dorsal extraordinaria

En 1917, Joel Asaph Allen estudió una especie inofensiva de musaraña de la Cuenca del Congo e hizo un descubrimiento extraordinario: la espina dorsal de esta musaraña no se parecía a ninguna que hubiera visto antes. Una serie de vértebras lumbares interconectadas formaban una espina cuatro veces más fuerte que la de cualquier otro vertebrado de este tamaño sobre la Tierra. Este pequeño mamífero había sido descubierto solo siete años antes, y fue llamado musaraña acorazada (Scutisorex somereni) por el nombre que le habían dado los Mangbetu, quienes conocían desde hacía tiempo las notables características de este animal.



Bill Stanley, Director de Colecciones en el Museo Field de Historia Natural de Chicago, explicó: “Este mamífero apareció por primera vez cuando llegaron exploradores a la zona este de la República Democrática del Congo, y observaron asombrados como un hombre adulto se paró sobre la espalda de la musaraña acorazada y luego el animal se alejó caminando, ileso”.



Hoy, casi un siglo después de que Allen descubriese el secreto de la espina dorsal de la musaraña acorazada (y el motivo de su nombre), Stanley y su equipo de científicos han hecho un descubrimiento muy interesante: una nueva especie de musaraña acorazada, la segunda en el mundo. La nueva especie apodada musaraña acorazada de Thor (Scutisorex thori), parece ser un miembro intermedio en la evolución entre las musarañas normales y la musaraña acorazada original. En lugar de las diez u once vértebras lumbares que tiene la musaraña acorazada, la musaraña de Thor tiene ocho (los humanos solo tienen cinco).



Esta nueva especie recibió su nombre en honor a Thorvald «Thor» Holmes (hijo), del Museo de Historia Natural de la Universidad Estatal de Humboldt. No obstante, los investigadores también fueron conscientes de que el nombre Thor es muy apropiado para una especie super-fuerte. La nueva musaraña también fue descubierta en la Cuenca del Congo, específicamente en los bosques cercanos al río Tshuapa, en la República Democrática del Congo. No hay información que revele si la especie está o no en peligro de extinción, pero aparentemente se encuentra solo en un área pequeña.



El artículo publicado en Biology Letters, donde se describe a la especie también plantea una hipótesis acerca de por qué las musarañas acorazadas han desarrollado espinas dorsales tan diferenciadas e increíblemente fuertes. Los científicos creen que estas musarañas usan sus columnas para apalancar troncos y piedras, y alcanzar lombrices y gusanos que se esconden debajo. Del mismo modo, pueden sacar a la luz larvas de escarabajos que se ocultan entre hojas muertas y troncos de palmeras en los manglares. Aunque este comportamiento no ha sido observado por los científicos, los nativos dicen que es común encontrar musarañas en los bosques de palmeras.



Según escriben los científicos, “el acceso a esta fuente de energía predecible y de alta calidad puede haber sido una ventaja evolutiva que permitió el desarrollo de un torso fortalecido”.



Las musarañas constituyen su propia familia Soricidae y están estrechamente relacionadas con los topos. A diferencia de los roedores, sus dientes no vuelven a crecer. Hasta la fecha se han descripto más de 300 especies de musarañas.



Stanley afirma que esta nueva especie confirma que “la era de los descubrimientos no ha terminado”. Los científicos describen cada año alrededor de 18,000 nuevas especies, sin embargo, los descubrimientos de mamíferos siguen siendo escasos: menos de 50 por año, la mayoría roedores y murciélagos.






Musaraña acorazada de Thor (Scutisorex thori). Foto por: Stanley/Field Museum.






Representación del esqueleto característico de la musaraña acorazada de Thor. Foto por: Velizar Simeonovski.







Espécimen de musaraña acorazada original (Scutisorex somereni). Foto por: Peter Spelt/Creative Commons 3.0.





CITAS: William T. Stanley, Lynn W. Robbins, Jean M. Malekani, Sylvestre Gambalemoke Mbalitini, Dudu Akaibe Migurimu, Jean Claude Mukinzi, Jan Hulselmans, Vanya Prevot, Erik Verheyen, Rainer Hutterer, Jeffrey B. Doty, Benjamin P. Monroe, Yoshinori J. Nakazawa, Zachary Braden, Darin Carroll, Julian C. Kerbis Peterhans, John M. Bates and Jacob A. Esselstyn. A new hero emerges: another exceptional mammalian spine and its potential adaptive significance Biol. Lett. October 23, 2013 9 5 20130486; doi:10.1098/rsbl.2013.0486 1744-957X