Noticias ambientales

El “Unicornio” de Asia fotografiado en Vietnam

El mamífero terrestre menos conocido y de mayor tamaño captado en cámara en Vietnam.


En 1992, unos científicos descubrieron algo espectacular: un enorme mamífero terrestre (200 libras -unos 91kgs-) que de alguna manera consiguió eludir a la ciencia incluso en la misma época en la que los humanos visitaron la luna y fisionaron el átomo. Sus descubridores, junto con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) y el ministerio forestal de Vietnam, dieron a la especie el nombre de saola (Pseudoryx nghetinhensis). Descubierto en las montañas anamitas de Laos y Vietnam, el saola es un hermoso bovino bicorne parecido al antílope africano, y dada su rareza, ha sido apodado como el unicornio asiático. Desde su descubrimiento, los científicos han podido fotografiar con cámaras trampa un saola salvaje en 1999 e incluso estudiar con brevemente especímenes vivos introducidos en las aldeas de Laos antes de que muerieran (en 1996 y también en 2010). A pesar de ello el constante temor sobre su extinción se cernió sobre los esfuerzos por salvar a la especie. Pero el WWF revelaba hoy buenas noticias: una cámara trampa ha fotografiado a un saola en un área protegida sin identificar de Vietnam, primer encuentro documentado del animal en el país desde hace 15 años.



“La última vez que se avistó un saola salvaje en Vietnam fue en 1998”, afirma Dang Dinh Nguyen, director adjunto del Departamento de Protección Forestal Quang Nam y director de la Reserva Natural Quang Nam Saola. “Este es un momento histórico en los esfuerzos de Vietnam para proteger nuestra extraordinaria biodiversidad, y es una prueba contundente de la eficacia de los esfuerzos de conservación de hábitats críticos del saola”.



En 2011 el gobierno vietnamita creó la Reserva Natural Saola a pesar de la incertidumbre mostrada por los científicos sobre el número de ejemplares que quedaban en el país, en caso de quedar alguno. No se disponían de pruebas de la existencia de saolas vivos desde la muerte del ejemplar cautivo que murió en 2010 hasta septiembre (cuando el WWF captó la foto con la cámara trampa).



Tanto en Laos como en Vietnam el saola se encuentra en grave peligro por la existencia de trampas colocadas por cazadores locales para la captura de otras especies. En ambos países se han puesto en marcha programas para combatir el problema de las trampas en el territorio del saola. Otras amenazas son la caza con perros y la pérdida de hábitat, especialmente por proyectos de infraestructura como las carreteras que exponen bosques impenetrables a nuevos impactos. Los científicos creen que en el mejor de los casos quedarían tan solo unos cuantos cientos de ejemplares siendo más probable que queden solo un par de docenas. De hecho, según la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) “Puede que el número de saolas sea tan bajo que no resulte viable que sus poblaciones se mantengan”.



A pesar de ello, los conservacionistas no se rinden.





En esta foto tomada por una cámara trampa, se puede observar en el extremo derecho a un saola, lo que confirma la existencia de la especie en Vietnam. Fotografía de WWF.



“Desde 2011, las patrullas forestales han eliminado más de 30000 trampas de este hábitat crítico del saola y han destruido más de 600 campamentos de cacería ilegal. La confirmación de la presencia del saola en esta área es una muestra de los esfuerzos y de la dedicación de estos guardas forestales” afirma Van Ngoc Thinh, director de WWF en Vietnam.



A pesar de que fue descubierto hace más de 20 años, los investigadores apenas tienen información sobre su conducta, cría o alimentación. Incluso con cámaras trampa remotas, el seguimiento de la población saola resulta extremadamente difícil.



Tras haber dedicado más de una década a la lucha para evitar la extinción de la especie Wiliam Robichaud declaró hoy a mongabay.com que la fotografía recién publicada es “probablemente la fotografía más importante de un animal salvaje, al menos en Asia, desde hace una década o más. El hecho de que fuese tomada en Vietnam, donde tanto la densidad de la población humana como la intensidad de la caza furtiva son superiores a las de Laos, es muy alentador. También sabemos que se encuentra en un área protegida (aunque el WWF no quiere indicar de cuál se trata para no dar pistas a los cazadores furtivos), en la que recientemente se ha instaurado un modelo de “guardas forestales” bien organizados y remunerados cuyos miembros han sido reclutados de las comunidades locales. Esto prueba que tales esfuerzos funcionan. Ahora debemos ampliarlos en otros lugares prioritarios para el saola”.


En 2011, Robichaud afirmó que el saola fue el descubrimiento zoológico entre los vertebrados más espectacular del siglo XX, además del okapi descubierto en 1900. Tanto el saola como el okapi son suficientemente diferentes para ser los únicos miembros de su género.



Las imágenes de la cámara trampa de WWF no solo confirman su supervivencia en Vietnam, sino que generan un nuevo interés para la instauración de programas de conservación en la zona que podrían beneficiar a otras muchas especies, incluyendo el muntiaco de la India de grandes astas (Muntiacus vuquangensis) y el muntiaco de Truong Son (Muntiacus truongsonensis), ambos descubiertos en los 90 después del saola. El muntiaco de grandes astas es el muntiaco más grande del mundo (aunque sigue siendo más pequeño que el saola) y está catalogado como animal en peligro de extinción, mientras que para el muntiaco de Truong Son los datos son insuficientes.



“Cuando nuestro equipo vio las fotos (del saola) por primera vez no nos lo podíamos creer. Los saola son el santo grial de los conservacionistas asiáticos, así que hubo gran entusiasmo”, afirmó Van Ngoc Thinh. “Es un descubrimiento asombroso que renueva la esperanza de recuperación de la especie”.




Hembra saola introducida en la aldea de Laos en 1996, apodada Marta. Murió a los pocos días. Fotografía de William Robichaud.




De nuevo Marta. Fotografía de William Robichaud.




Primer plano de la fotografía tomada por la cámara trampa de WWF en Septiembre. Fotografía de WWF.