Noticias ambientales

La deforestación en la Amazonia brasileña aumentó un 28% en 2013





El aumento del 28% de la deforestación en la Amazonia de Brasil en 2013 hace pensar que el reciente progreso en la reducción de las pérdidas de bosques en las selvas tropicales más grandes del mundo podría estar en peligro de revertirse.



La información preliminar, publicada el día martes por el gobierno brasileño, muestra que se deforestaron 5.843 kilómetros cuadrados (2.256 millas cuadradas) de selva tropical en la «Amazonia Legal» entre el 1 de agosto de 2012 y el 31 de julio de 2013. Un año antes, el índice de deforestación llegó a ser el más bajo desde que se comenzó a llevar registros anuales en 1988.



El 61 por ciento de la deforestación se llevó a cabo en sólo dos estados. Pará (41 por ciento) y Mato Grosso (20 por ciento). Ambos estados se encuentran en la frontera agrícola denominada «Arco de la Deforestación». Rondônia ocupó el tercer lugar con un 16 por ciento.







El aumento de la deforestación no fue inesperado. La información mensual publicada tanto por el gobierno brasileño como por Imazon, una ONG con base en Brasil, ha demostrado un buen ritmo del índice de deforestación en comparación a años anteriores.



Es incierta la razón por la que la deforestación está en aumento, sin embargo, los ambientalistas citaron como posible factor la debilitación del Código Forestal, que regula la extensión de tierras que los propietarios de bosques privados deben preservar. La debilitación de la moneda brasileña también podría contribuir al incitar a que las exportaciones agrícolas sean más competitivas en mercados extranjeros. La mayor parte de la deforestación en la Amazonia brasileña se produce debido a las actividades agrícolas y ganaderas a gran escala.



Las cifras revelan un drástico cambio de rumbo en la tendencia decreciente de la deforestación en la región. El índice anual de deforestación se redujo un 84 por ciento entre 2004 y 2012.



La reducción de la deforestación en la Amazonia de Brasil se atribuye a una serie de factores que incluyen una mejora en la aplicación de las leyes gracias a un sistema de monitoreo satelital de los bosques, subvenciones en forma de préstamos que dependen del cumplimiento de normas del medio ambiente, gran expansión de la extensión de áreas protegidas, presión pública sobre el sector privado para que optimicen las cadenas de abastecimiento y factores macroeconómicos como el fortalecimiento del real.



No obstante, el índice de deforestación de Brasil en la Amazonia se encuentra por debajo del nivel alcanzado hace dos años mientras que la deforestación se encuentra en alza en otros países amazónicos.



Las cifras de Brasil en 2013, cuando finalice el año, seguirían estando por debajo de la cifra aspirada de 7.980 kilómetros cuadrados establecida en el plan de acción sobre el clima. Esta iniciativa tiene como objetivo la reducción de 4,8 mil millones toneladeas de emisiones derivadas de la deforestación entre 2006 y 2017, una cifra mayor que las emisiones anuales combinadas de Canadá y Estados Unidos de América.