Noticias ambientales

Áreas protegidas reciben 8 mil millones de visitas al año, pero aun así no son suficientemente financiadas


Cobalt-winged parakeets at a clay lick in Yasuni National Park, which the Ecuadorian government is increasingly opening up to oil drilling. Photo by: Jeremy Hance.

Catitas aliazules en un depósito de arcilla en el Parque Nacional Yasuni, el cual el gobierno ecuateriano abre cada vez más a la perforación petrolera.


El mundo ama a sus áreas protegidas, de acuerdo a un nuevo estudio en el acceso público de PLOS Biology. Investigadores de EU y el Reino Unido estimaron que las áreas protegidas del mundo reciben ocho mil millones de visitas cada año. Eso significa que en promedio cada persona visita 1.1 áreas protegidas al año si revisamos el estimado de la población al día de hoy, de 7.2 mil millones. Además, la investigación encontró que las 140,000 áreas protegidas probablemente trajeron a las economías nacionales al menos $ 600 mil millones de dólares».



“Es fantástico que la gente visite las áreas protegidas tan seguido, y que estén obteniendo tanto de las experiencias de la naturaleza salvaje—es claramente importante para la gente y debemos celebrar eso,” dijo el autor principal Andrew Balmford, de la Universidad de Cambridge.



Incluso con estos números impresionantes, los investigadores advierten que son probablemente infravaloraciones. Para obtener sus estimados, los investigadores usaron datos de visitantes de 550 áreas protegidas alrededor del mundo y luego los extrapolaron al total mundial de 140,000 parques y reservas naturales, basando el número de visitantes en el tamaño de cada una, su lejanía y la economía nacional.



Balmford llamó al modelo ”imitado,” pero “el mejor que existe al momento.” El equipo también incluyo áreas protegidas marinas, la Antártida, reservas muy pequeñas, y Áreas Protegidas Categoría I, las cuales están generalmente fuera del límite para la mayoría de los tipos de turismo.



Los científicos calcularon que las visitas eran más altas en Norteamérica—aproximadamente tres mil millones al año- y más bajas en África—alrededor de 100,000. En conjunto, las visitas en Norteamérica y Europa contaron por cerca del 80 por ciento total de ellas.





Camaleón pantera en la Reserva Ankarana, en Madagascar. El ecoturismo es un gran impulso económico para el pobre país isleño. Foto por Rhett A. Butler.


Los investigadores dicen que sus descubrimientos prueban que los gobiernos están gastando mucho menos en áreas protegidas de lo que debieran.



“Nuestra figura de $ 600 mil millones de dolares americanos por el valor anual del turismo de áreas protegidas es con probabilidad una infravaloración—y aun hace quedar cortos los menos de $ 10 mil millones que se gastan anualmente en salvaguardar y manejar estas áreas,” dijo el coautor Robin Naidoo, del Fondo Mundial para la Naturaleza.



De hecho, investigaciones recientes encontraron que del 50 al 80 por ciento de las áreas protegidas del mundo (incluyendo áreas marinas protegidas) estaban insuficientemente financiadas o pobremente manejadas.



Desde luego, las áreas protegidas del mundo suministran mucho más que sólo dinero proveniente del turismo. También conservan la asediada biodiversidad global, reservan tremendas cantidades de carbón, protegen fuentes de agua dulce, y de acuerdo a la investigación, proveen de incuestionables beneficios psiquiátricos, espirituales y culturales.



“Aun así muchas [áreas protegidas] están siendo degradadas a través de la invasión y la cosecha ilegal, y algunas se están perdiendo del todo. Es tiempo de que los gobiernos inviertan propiamente en las áreas protegidas,” señaló Balmford.



En años recientes, frecuentemente en un esfuerzo por explotar sus recursos naturales, a través de la tala, la minería, la agricultura, o la extracción de petróleo y gas. Algunos países incluso han empezado a tomar perspectivas hostiles frente a las áreas protegidas. Por ejemplo, el gobierno de Australia se ha comprometido a no crear más parques nacionales nuevos e intentó—si bien falló— despojar para la tala un área de un sitio que forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Mientras tanto, la Casa Blanca ha pasado una legislación que obstaculizará la habilidad del Presidente de establecer nuevas áreas protegias, aunque no es muy probable que Obama la firme.



“Detener la crisis de extinción que está desdoblándose no es inasequible,” dijo Balmford. “Tres meses de las ganancias de Apple podrían hacer un largo camino en el aseguramiento del futuro de la naturaleza. La humanidad no necesita comunicación electrónica para sobrevivir. Pero sí necesitamos al resto del planeta”.



Apple obtuvo $ 18 mil millones en el último cuarto del 2014, que es lo que más ha hecho jamás una compañía pública.




Vista aérea del área de conservación del Cañón Imbak, en el Borneo malayo. Malasia tuvo la mayor tasa de destrucción forestal entre el 2000-2012. Foto por: Rhett A. Butler.