Noticias ambientales

Cargill se compromete a adoptar una política de Deforestación Cero en todas las cadenas de suministro de sus productos

Destruction of rainforest in Malaysia for palm oil production.
Destruction Destrucción de bosque tropical en Malasia para la producción de aceite de palma.
Fotos de Rhett A. Butler.



Cargill, una de las empresas exportadoras de granos y derivados más grande del mundo, ha extendido el compromiso de Deforestación Cero que había asumido para la producción de aceite de palma a todos los commodities que comercializa.



El compromiso fue anunciado el martes en Nueva York, en la Cumbre sobre el Clima de la Organización de Naciones Unidas, y es la política de Deforestación Cero de mayor alcance adoptada hasta el momento, dado que comprende toda la gama de negocios globales de Cargill, como aceite de palma, azúcar, soja, ganado y cacao.



“Creemos que este tipo de compromiso no puede limitarse a algunos commodities o a ciertas partes de la cadena de suministro”, comentó David MacLennan, CEO de Cargill. “Es por eso que Cargill tomará medidas prácticas para proteger los bosques tropicales a lo largo de todas sus cadenas de suministro agrícola en el mundo”.



“Tenemos la capacidad para hacerlo, y las partes interesadas lo exigen. Es lo correcto”.




Selva y campos de soja en la Amazonia brasileña. En 2006 una campaña de Greenpeace empujó a la industria brasileña de la soja a aceptar una moratoria sobre la deforestación generada para la producción de esta legumbre. Ese esfuerzo se convirtió en el modelo a seguir para reducir la deforestación causada por las cadenas de suministro de la producción de ganado vacuno, pulpa de papel y aceite de palma.




La noticia se dio a conocer pocos días después de que Cargill anunció la firma de un acuerdo con The Forest Trust (Fondo para la Protección de Bosques) para implementar una política de «Cero deforestación, cero explotación» en la cadena de suministro del aceite de palma. También se produce después de años de campaña en contra de las prácticas de aprovisionamiento de aceite de palma de los gigantes de la agroindustria, llevada adelante por parte de Rainforest Action Network (Red de Acción por los Bosques).



Este grupo activista inmediatamente dio la bienvenida al compromiso.



“Saludamos el compromiso contra la deforestación anunciado hoy por el CEO de Cargill, el cual marca un nuevo curso de acción importante para la empresa”, expresó la Directora Ejecutiva de RAN, Lindsey Allen. “RAN espera con ansias la oportunidad de trabajar con Cargill en los próximos meses, a medida que la empresa avance en sus esfuerzos por convertir esta promesa en políticas efectivas e implementar las reformas en sus operaciones diarias, para así hacer realidad este compromiso”.



La noticia también fue acogida con entusiasmo por Forest Heroes (Héroes de los Bosques), una nueva campaña que ha hecho foco en los vínculos entre las grandes empresas de comercialización agrícola y la deforestación tropical.



“El compromiso de Cargill de eliminar la deforestación de todas sus cadenas de suministro de commodities tiene el potencial de convertirse en una iniciativa transformadora en la lucha contra el cambio climático”, dijo en un comunicado Glenn Hurowitz, presidente de Forest Heroes. “Cargill fue una de las primeras empresas en aceptar la moratoria brasileña sobre la deforestación del Amazonas causada por la industria sojera, y así contribuyó al éxito de la campaña de Deforestación Cero. Mientras se evalúa el futuro de la moratoria, será vital que Cargill y otras empresas similares continúen con esta política esencial para hacer realidad los compromisos asumidos de protección de los bosques tropicales. Aunque la implementación es clave, Cargill está haciendo lo correcto al anunciar que tomará medidas para proteger los bosques de cualquier amenaza”.




Selva y campos para pastura de ganado en Mato Grosso, Brasil. La ganadería es la causa de más del 70% de la deforestación total de la Amazonia brasileña.




Cargill no es el primer gigante de la agroindustria en establecer una política de Deforestación Cero a lo largo de todas sus cadenas de suministro Wilmar, de Singapur, asumió el mismo compromiso en diciembre pasado. Desde ese momento, varias empresas similares han anunciado políticas de Deforestación Cero, lo cual hace crecer la presión sobre otras. Hurowitz pide que Bunge y ADM sean las próximas.



“Ahora que Wilmar y Cargill están emprendiendo esfuerzos para proteger los bosques tropicales en sus cadenas de suministro, es tiempo de que Bunge y ADM se unan en esta segunda revolución verde que busca proteger los bosques del mundo sin dejar de lado el incremento de la producción agrícola”, dijo Hurowitz. “El futuro económico le pertenece a las empresas que están a la delantera en los esfuerzos de protección de bosques y de la lucha contra el cambio climático”.



Después de la ganadería —la primera causa de pérdida de bosques en el mundo—,la explotación agrícola comercial es la principal causa directa de tala de bosques tropicales. Las industrias de aceite de palma, de soja y de azúcar de caña son las que más han contribuido a la transformación de los bosques tropicales, mientras que la explotación forestal también es un factor influyente, ya que facilita el acceso a zonas remotas y ejerce presión para talar bosques para la explotación agrícola.