Noticias ambientales

Plantación de cacao agudiza la pérdida de bosques en Perú

  • Una plantación de cacao se extiende en la Amazonía peruana y atrae la crítica de conservacionistas.
  • Imágenes de satélite muestran que una filial de United Cacao ha incrementado la tala del bosque desde Junio del 2015, a pesar de un requerimiento de suspensión.
  • La evidencia sugiere que la tala está ocurriendo en bosques primarios, algo que la compañía niega.

Los últimos meses han estado llenos de actividad para una plantación de cacao en el norte del Perú. A pesar de que las cortes hayan ordenado la suspensión de la siembra por nueve meses, nuevas imágenes satelitales muestran que la filial de United Cacao ha incrementado la tala del bosque desde Junio del 2015.

El Proyecto Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP) publicó dos grupos de imágenes este mes, mostrando que 126 hectáreas de bosque han sido taladas en los últimos dos meses donde equipos de la compañía han estado creando una plantación de cacao. El aumento le sigue a siete meses de una relativa falta de actividad en la plantación, durante los cuales se talaron tan sólo 24 hectáreas de bosque. United Cacao insiste que está operando dentro de las leyes peruanas, a pesar de la orden de suspensión de Diciembre 2014, y a pesar de que el Ministerio de Agricultura haya dicho que la compañía no tenía los estudios ambientales requeridos por la ley. El presidente ejecutivo, Dennis Melka, ha dado declaraciones a la prensa explicando que sus planes de expansión siguen en pie.

 

Image courtesy of MAAP.

Pero su actitud ha atraído críticas por parte de científicos y ONGs conservacionistas que están preocupados por la conversión de bosques tropicales para la agricultura.

“Esta gente constantemente viola a las leyes e ignora a las autoridades,» dijo Julia Urrunaga, directora de los programas en Perú de la Environmental Investigation Agency (EIA). Urrunaga ha investigado a fondo los intereses de Melka en Perú y fue la autora principal de un reporte sobre las amenazas de la agricultura a gran escala en las selvas peruanas.

Científicos del Amazon Conservation Association en Estados Unidos y de la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica en Perú fueron los primeros en dar a saber las actividades de United Cacao y su filial en el país, Cacao del Perú Norte. Su análisis demostró que entre mayo 2013 y agosto 2014, la compañía taló más de 2.100 hectáreas de árboles; aproximadamente un 98 por ciento de las cuales eran bosques tropicales primarios y de follaje muy denso.

El gran valor de estos bosques fue confirmado por ecologistas del Carnegie Airborne Observatory en Stanford University, quienes habían colaborado con el Ministerio del Ambiente peruano para utilizar imágenes satelitales y fotografías tomadas desde el aire para determinar la composición química de los bosques. Ellos confirmaron que la plantación cerca a Tamshiyacu en un afluente principal del Amazonas había sido una jungla densa y rica en carbono antes de que llegara la compañía.

Mapas de Global Forest Watch también muestran que el área incluía un sendero continuo de bosque tropical en el 2013. Luego, durante el año 2014, datos satelitales de NASA mostraron la pérdida acelerada en la cobertura de bosque en la plantación.

 

Global Forest Watch maps show tree cover loss in the vicinity of the United Cacao plantation on top of forest with 75 percent canopy density. Satellite images don’t turn up tree cover loss on the plantation before 2012 (above), only after 2013 (below). The company began clearing the land to plant cacao in May 2013. By August 2014, crews had cleared more than 2,100 hectares.

Zoomed-in aerial imagery of recent forest clearing in the United Cacao plantation. Data from WorldView from Digital Globe (NextView); image courtesy of MAAP.

MAAP sugiere que esta clase de tala es prueba de que el presidente ejecutivo de United Cacao, Dennis Melka, ha traído al Perú una clase de monocultivo a gran escala que es muy común en el sudeste de Asia, donde el comenzó su carrera.

Melka mismo lo ha dicho. «Lo que hemos hecho es tomar el modelo agroindustrial de las plantaciones, algo que es muy común aquí en el sudeste de Asia, y lo hemos aplicado en el lugar menos costoso del planeta donde podamos plantar,» dijo Melka a The Edge Singapore, una publicación de negocios.

De acuerdo a los autores del artículo de MAAP, este modelo también transformará de manera fundamental a la siembra del cacao en Suramérica: «En otras palabras, está cambiando la producción del cacao en Perú del modelo a pequeña escala tradicional situado en tierras que fueron deforestadas hace mucho tiempo, a un modelo agroindustrial que requiere parcelas grandes normalmente ocupadas por bosques.»

Melka y sus seguidores no tienen el plan de parar la tala más allá de las 2.300 hectáreas. Actualmente, la plantación de cacao más grande del mundo tiene 3.000 hectáreas. «Nuestro objetivo es ser aún más grandes — alrededor de 3.250 [hectáreas] para finales del 2016,» le dijo Melka a The Edge Singapore. Lo que no está claro es como la compañía pretende seguir plantando de manera legal. La orden de suspensión sigue aún en efecto, dijo en un email a mongabay.com la directora general de Asuntos Ambientales Agrarios del Ministerio de Agricultura en Perú. Sin embargo, la compañía insiste que tiene el derecho de plantar en su terreno. En Agosto, United Cacao publicó una presentación del abogado Roberto Tello que explica su defensa legal, basada en leyes que, de acuerdo a la compañía, establecen que el terreno es apto para la agricultura. Por ello no equivale a «deforestación», como escribe Tello en la presentación.

A través del portavoz de United Cacao, Ed Portman, Melka ha rehusado a darle una entrevista a mongabay.com. Portman, con la agencia Tavistock en Londres, se refirió a un caso de marzo del 2015 que tomó lugar en la región de Loreto, donde se ubica la plantación. Portman argumenta que aquella resolución «completamente confirma» los derechos que tiene la compañía. Pero Julia Urrunaga de EIA dijo que la resolución del marzo pasado tan sólo se refiere a un detalle que establece quienes son los acusados en el caso. Ella explicó que el juez no tenía el permiso de determinar si las actividades agrícolas de la compañía cabían dentro de la ley.

La resolución tampoco aclaró el caso, algo que Portman, como representante de United Cacao, disputa. United Cacao ha intentado legitimar su plantación argumentando que hubo campesinos trabajando las mismas tierras desde finales de los años noventa, y que por ello, no era bosque cuando llegó United Cacao. Pero existen pruebas de lo contrario, asegura Urrunaga. «No hay confusión aquí. Es algo blanco y negro, aunque ellos hacen todo lo posible para hacerlo parecer gris. Las imágenes satelitales demuestran que la mayoría del territorio era un bosque natural (sobre todo bosque primario) hasta finales del 2012», agregó. «El terreno no había sido deforestado hasta que Cacao del Peru Norte llegó”.