Noticias ambientales

La República de Mauricio dispuesta a sacrificar 18 000 murciélagos autóctonos amenazados en una acción vergonzosa

  • El gobierno de Mauricio espera que la reducción de la población de murciélagos ayude a reducir los daños ocasionados en huertos frutales de mango y lichi, además de impulsar las ganancias para los agricultores de fruta
  • Los conservacionistas afirman que la decisión de ejecutar el sacrificio no está respaldada por evidencias científicas y podría hacer que la especie pasará a estar Amenazada, lo cual es inaceptable.
  • Matar murciélagos cuando están esperando crías o las crías están en periodo de lactancia no es ético y además es inhumano, según afirman los conservacionistas.

El gobierno de Mauricio ha anunciado sus planes de sacrificar al 20 por ciento de la población endémica y vulnerable de murciélagos de la fruta (Pteropus niger) de la isla. El gobierno espera que una menor población de murciélagos ayude a reducir los daños ocasionados a las frutas como el mango y los lichis en los huertos, y a aumentar las ganancias para los agricultores.

El sacrificio empezará a mediados de octubre y tendrá tres semanas de duración hasta que se “alcance el objetivo”, afirmó Mahen Kumar Seeruttun, Ministro de Industria y Seguridad Alimentarias en la sexta Asamblea Nacional del Parlamento de Mauricio el pasado 6 de octubre.

Los conservacionistas han tachado esta decisión de “inaceptable” y “vergonzosa”.

“El sacrificio es la acción más insensata y poco científica que se puede tomar en estos momentos, ya que dañará tanto a los productores de fruta como a la biodiversidad amenazada del país, lo cual tendrá unos costes”, declaró para Mongabay Vincent Florents, Profesor asociado de ecología en la Universidad de Mauricio.

El sacrificio podría ser desastroso para la especie nativa de murciélagos, según añadió la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en una declaración.

“Es probable que la implementación de un sacrificio tenga como resultado el paso de la especie de Vulnerable a Amenazada o En Peligro Crítico en la Lista Roja de la UICN, lo cual perjudicará la reputación de Mauricio como líder mundial de la conservación”, se puede leer en la declaración.

El gobierno de Mauricio planea sacrificar a los murciélagos de la fruta par “reducir los daños a los mangos y los lichis de los huertos de frutas”. Fotografía de Jacques de Speville.

¿Apoyan las pruebas científicas este sacrificio?

En 2013, el Servicio de Parques Nacionales y Conservación de Mauricio (NPCS por sus siglas en inglés), calculó que había unos 90 000 murciélagos de la fruta en la isla. Estas cifras, según Seeruttun, indican que los murciélagos han pasado de estar “amenazados” a “ser una plaga”.

Para controlar la población, el gobierno planea sacrificar al 20 por ciento de los murciélagos, es decir 18 000 ejemplares, en las próximas semanas.

Sin embargo, los expertos en murciélagos afirman que los métodos utilizados para calcular la población de murciélagos han sido defectuosos y la porción de la especie eliminada en el sacrificio podría ser significativamente más alta que un 20 por ciento. Avisan de que un sacrificio basado en cifras inexactas podría ser catastrófico para la especie nativa de murciélagos.

Según Ryszard Oleksy, estudiante de doctorado en la Universidad de Bristol en el Reino Unido, los cálculos sobre la cantidad de murciélagos se han basado en cuentas dobles, si no triples.

Oleksy, que ha supervisado los movimientos de los murciélagos en Mauricio, ha descubierto que los murciélagos de la fruta viajan grandes distancias por toda la isla. “Pueden cambiar de árbol cada noche y, a menudo, vuelan de una parte de la isla a otra durante la noche”, afirmó. “El estudio del NPCS se desarrolló durante un largo periodo de tiempo, por lo tanto, los mismos murciélagos se podrían haber contado en el norte de la isla y luego en el sur unas semanas más tarde”.

Los conservacionistas creen que la cifra de 90 000 murciélagos es un cálculo excesivo. Sin embargo, es difícil asegurar hasta qué punto se ha exagerado porque los informes no están disponibles, según comentó Florens.

Los murciélagos de la fruta de Mauricio vuelan largas distancias. Fotografía de Jacques de Speville.

Además, “muchos agentes que participaron en los cálculos de población reconocen ahora que existe este problema de sobreestimación”, añadió.

Muchos conservacionistas calculan que posiblemente la cifra de murciélagos de la fruta de Mauricio sea de 50 000 en la isla.

Si este es el caso, sacrificar a 18 000 murciélagos significaría acabar con el 36 por ciento de la población.

“Además de eso, en Mauricio la gente dispara a los murciélagos de forma ilegal”, explicó a Mongabay Vikash Tatayah, Director de Conservación de la Mauritian Wildlife Foundation y miembro del grupo especialista en murciélagos de la Comisión de Supervivencia de las Especies de la UICN. “Y hay murciélagos que mueren electrocutados en los tendidos eléctricos cada año. Si añadimos otro par de miles de muertes de murciélagos por estas causas, veremos que la cifra real de la que hablamos está creciendo alarmantemente y las proporciones son alarmantemente altas”.

¿Qué daños causan los murciélagos?

Según el gobierno, los murciélagos son supuestamente responsables de una gran proporción ─hasta un 70 por ciento─ de los daños ocasionados a las frutas como los mangos y los lichis de los huertos. Sin embargo, esta afirmación no se apoya en pruebas científicas, según afirman los expertos.

“¿Dónde están los daños que causan los pájaros, las ratas, los monos, el viento o la mosca de la fruta?”, se pregunta Oleksy. “Todos esos animales se alimentan de frutas comerciales”.

Los resultados preliminares del estudio de Oleksy muestran que los murciélagos causan daños, principalmente, en árboles de casi dos metros de altura, mientras que el daño causado a árboles más pequeños es mínimo. Además, sus resultados sugieren que los pájaros podrían estar causando a la fruta el mismo nivel de daños que los murciélagos.

El gobierno de Mauricio calcula que los murciélagos causan hasta un 73 por ciento de los daños ocasionados a los árboles de lichi y mango, pero los conservacionistas opinan que esta afirmación no cuenta con el respaldo de pruebas científicas. Fotografía de Pixabay.

De hecho, su estudio descubrió que una gran proporción de la fruta –un 20 por ciento– se ve dañada por causas naturales como el viento o la sobremaduración, que hacen que la fruta caiga al suelo.

Aun así, los murciélagos son un objetivo fácil porque llegan por la noche y los agricultores no pueden controlarlos, afirmó Oleksy.

“También hacen mucho ruido cuando se alimentan en grupo, ya que se pelean por la comida y por el espacio en los árboles,” explicó. “A veces dos murciélagos en una rama hacen tanto ruido como si hubiera diez. Por eso la gente puede pensar que hay muchos y que se comen toda la fruta y desaparecen cuando hay luz para ver los daños”.

Los murciélagos cumplen funciones importantes para el ecosistema: polinizan las plantas y dispersan las semillas. “Creo que no reconocerlo es un fracaso en el plan”, afirmó Tatayah.

El sacrificio va contra la ética del bienestar de los animales

Los conservacionistas declaran que el sacrificio no es ético y es inhumano.

“El gobierno ha programado el sacrificio en un momento en el que muchas hembras están embarazadas o llevan crías en periodo de lactancia”, explicó Tatayah.

“Disparar a los murciélagos en esta época del año hará que muchos bebés mueran o resulten heridos. Muchos bebés quedarán abandonados. Incluso se podrían dar casos de aborto forzado o inducido”, afirmó. “Supuestamente el sacrificio se realizará con una escopeta, de modo que los murciélagos morirán de forma lenta y dolorosa. Algunos murciélagos no morirán y llevarán los restos de las balas en el cuerpo durante el resto de su vida. Por todo esto, es inhumano disparar a los murciélagos en estos momentos».

Además, Mauricio no cuenta con los recursos necesarios para encargarse de los bebés que queden abandonados después de la muerte de sus madres, según contó Tatayah. “Si 18 000 murciélagos mueren, habrá cientos de murciélagos huérfanos y no tenemos la capacidad para encargarnos de tantos con el nivel actual de recursos de Mauricio”.

Proteger a los murciélagos

Después de que Mongabay se pusiera en contacto con él para conocer los planes de “sacrificio controlado” de los murciélagos, el Ministro de Industria Alimentaria Seeruttun, afirmó lo siguiente en un correo electrónico: “Puedo asegurarles que mi gobierno no hará nada que ponga en riesgo la existencia de los murciélagos de la fruta en Mauricio”.

Sin embargo, los grupos conservacionistas no están convencidos y quieren que se cancele el sacrificio de inmediato. La petición en línea para detener el sacrificio ha reunido el apoyo de casi 5000 personas en una semana.

Los murciélagos de la fruta de Mauricio tienen un papel importante en el ecosistema: son polinizadores y ayudan a dispersar las semillas. Fotografía de Jacques de Speville.

De hecho, una encuesta de percepción realizada a 560 habitantes de Mauricio que llevó a cabo un estudiante de la Universidad de Nottingham Trent, reveló que el 80 por ciento de los entrevistados tiene una percepción neutra o positiva hacia los murciélagos.

“La decisión de realizar este sacrificio proviene, claramente, de las presiones basadas en exageraciones de los agricultores y de la industria”, afirmó Florens. “No tiene en cuenta las pruebas científicas, que están muy a favor de los conservacionistas”.

El sacrificio no es la solución, según los expertos. Lo que los agricultores deberían hacer es adoptar otras medidas para proteger sus huertos.

Una medida es mantener los árboles a una altura baja, según los expertos. Esto se puede conseguir con la plantación de variantes enanas de los árboles frutales o con la poda de los árboles.

Si se pusieran redes alrededor de los árboles, no solo los protegerían de los murciélagos, sino también de especies de pájaros introducidas como los minás, bulbules y periquitos, afirmó Florens. Añadió que también es esencial restaurar los hábitats frutales nativos de los murciélagos.

Si se llevara a cabo el sacrificio a pesar de la falta de pruebas que le den validez, la industria de la producción alimentaria de Mauricio se etiquetaría como “destructiva para las especies amenazadas” e “irrespetuosa con el medioambiente”, señaló Florens.

“Se debería realizar una campaña de información para etiquetar el mango y el lichi de Mauricio de este modo y pedir un boicot a estos productos de forma local pero, sobre todo, de forma internacional, en particular en los principales países que importan estas frutas para concienciar a los importadores y a los consumidores”.