Noticias ambientales

Presa camboyana sigue adelante a pesar de la oposición debida a la pesca y los lugareños desalojados

  • Se ha realizado apenas un 30 por ciento de la controvertida presa Sesan de Abajo 2 al norte de Camboya.
  • La presa anegará 30.000 hectáreas, principalmente de bosque que es el hogar de especies raras y de 5.000 personas.
  • Los científicos calculan que la presa de 400 megavatios y 816 millones de dólares restringirá la migración de las poblaciones pesqueras y el suministro de alimentos de 78.000 personas.

El gobierno camboyano ha empezado a reubicar alrededor de 5.000 habitantes de la zona que inundará la presa Sesan de Abajo 2. El controvertido proyecto de la provincia Stung Treng al norte del país está localizado a menos de una milla por debajo de la confluencia de los ríos Sesan y Srepok, dos de los afluentes más importantes del poderoso Mekong.

Al haber sufrido ya inundaciones, disminución de pesca y otros problemas por las presas de aguas arriba como la de las Cataratas Yali en Vietnam, las comunidades que habitan la cuenca han aprendido por la experiencia de qué manera afecta la presa a sus vidas. Lo que ha cosechado una oposición general al proyecto Sesan de Abajo 2 en las comunidades de la ribera del río tanto aguas arriba como aguas abajo del lugar. Alrededor de 60 comunidades de la zona, la mayoría habitada por miembros de los grupos étnicos Phnong, Lao y Brov, pertenecientes a la Red de Protección del Rio 3S, una red de abogados que se opone a la presa y cuyo nombre hace referencia a los ríos Sesan, Srepok y Sesong.

Mapa de Camboya mostrando el lugar de la presa Sesan de Abajo 2, ahora en construcción. Crédito del mapa: Google Maps.

La presa de 400 megavatios, que cuesta 816 millones de dólares, fue aprobada primero por el gobierno de Camboya en noviembre del 2012. En febrero del 2013 se aprobó una financiación exterior del Banco de Desarrollo Chino, dándole el empujón definitivo al proyecto.

La reserva de agua está previsto que inunde 30.000 hectáreas, la mayoría de bosque, incluyendo 1.200 hectáreas de terreno de granjas y jardines particulares de las comunidades. La Coalición de Ríos en Camboya, un grupo de ONGs, ha señalado que la poda del bosque, especialmente de especies valiosas de árboles, comenzó en abril del 2013. Desde entonces los informes de podas ilegales más allá de la zona de la reserva han sido frecuentes. La zona es el hábitat de especies raras, incluyendo el kuprey (Bos sauveli), el elefante asiático (Elephas maximusPanthera tigris), el ciervo de Eld (Rucervus eldii), la pantera nebulosa (Neofelis nebulosa) y el oso tibetano (Ursus thibetanus).

El proyecto fue uno de los primeros en Camboya en proporcionar un Análisis de Impacto Mediambiental (EIA, sus siglas en inglés). Aunque los abogados ecologistas han proclamado esto como un importante avance para el proceso de aprobación de infraestructuras del país, han criticado que el EIA del Sesan de Abajo 2 es incompleto. Por ejemplo, el EIA identificó 106 especies de peces en los ríos Srepok y Sesan, pero según los expertos se ha subestimado. Un informe del 2011 documentaba 240 especies en el Srepock y 133 en el Sesan.

La pantera nebulosa (Neofelis nebulosa), una de las especies raras que vive en el bosque que será inundado por la presa Sesan de Abajo 2. Fotografía: Rhett A. Butler.

Un estudio del 2012 realizado por investigadores de EE.UU. y Camboya han calculado que la presa reducirá la biomasa de peces en los dos ríos en más del 9%, con mayor repercusión en los medios de vida locales tanto en aguas arriba como en aguas abajo de la presa, principalmente por el bloqueo de la migración de los peces. Aunque el constructor de la presa está intentando integrar un canal de peces, los críticos dicen que será insuficiente para evitar el descenso de las especies de peces migratorias.

Ame Trandem, Directora del programa Asia Sudoriental con el grupo de abogados Ríos Internacionales, dijo a mongabay.com que el EIA subestima hasta donde alcanzarán los efectos de la creación de la presa, con serias consecuencias para las personas cuyas formas de vida darán un vuelco.

El oso tibetano (Ursus thibetanus), otra especie que vive en el bosque que será anegado por la presa Sesan de Abajo 2. Fotografía: Rhett A. Butler.

“El EIA tan solo mira lo que ocurriría justo en la zona de la presa y no aguas arriba y aguas abajo. Y lo que sabemos es que el pescado que viene del río Mekong y los peces que emigran aguas arriba y abajo también sufrirán un impacto por este proyecto. De la misma forma que hay mucha gente aguas arriba y abajo que no va a recibir ningún tipo de compensación”, dice.

Un informe del 2009 realizado por la Coalición de Ríos de Camboya ha declarado que más de 38.000 personas de 86 pueblos “perderían acceso a la gran mayoría de sus recursos de pesca” y que 78.000 personas perderían algún acceso a la pesca debido a la presa. El EIA tan sólo admite que el impacto en la reserva de pescado será considerable y que el 90 por ciento de aquellos que viven aguas arriba, alrededor de 1.648 familias, tienen el pescado como base de su medio de vida.

La presa es una operación conjunta del Grupo Real de Camboya, una compañía sin experiencia previa en la construcción de presas, y del constructor de presas chino Hydrolancang Inernational Energy Co. Ltd. Hydrolancang, que controla la presa con un 51 por ciento de acciones, es propiedad del gigante chino generador de electricidad Huaneng Corporation.

A pesar de la inquietud generalizada sobre el medioambiente y los efectos sociales del Proyecto, la construcción de la presa sigue adelante con fuerza y rápidamente. “El 30 por ciento de la presa está completo. Las bases están creadas y la central eléctrica está terminada”, dice Trandem.

El lugar de las obras de la presa Sesan de Abajo 2 en el río Sesan en Camboya. Autor de la fotografía: anónimo.

Aunque llevará dos años terminar la presa en el 2017, las autoridades quieren realojar a la gente ya, así el terreno de la reserva puede ser despojado de árboles y casas. El mes pasado las autoridades provinciales enviaron una carta a las comunidades para que se trasladaran inmediatamente. El realojo de dos pueblos, Trup y Ser Sanouk, está actualmente en marcha y la constructora está pagando una compensación por los terrenos y medios de vida perdidos basándose en los censos de las propiedades.

En una reunión del 30 de junio en Stung Treng, la ciudad capital de la provincia, el gobernador adjunto de la provincia de Stung Treng, Doung Pov, dijo que en total se deberían realojar a 854 familias de seis pueblos. A todos se les ha ofrecido compensación a cambio de un traslado voluntario, pero Pov indicó que 254 familias todavía tienen que interponer una reclamación de compensación.

“Mucha gente todavía rechaza ser realojada y continuarán resistiéndose al traslado”. Dice Trandem.

Esto se debe a que no están satisfechos con el nivel de compensación que hay sobre la mesa, así como con el lugar de realojo y las casas, según un abogado de derechos humanos que trabaja con las comunidades. El abogado pidió anonimidad para evitar el riesgo de que su grupo sea acallado por una nueva ley camboyana que pide que todos los grupos e individuos extranjeros que trabajen con ONG se registren en el gobierno.

Las comunidades también están preocupadas porque la reubicación erosione sus medios de vida tradicionales y su identidad cultural, dice el abogado.

Casas en construcción en el lugar de asentamiento para la comuna Kbal Romeas, incluyendo una bomba de agua manual nueva. El gobierno camboyano está realojando alrededor de 850 familias de seis pueblos que serán anegados por la presa Sesan de Abajo 2. Fotografía: anónimo.

A las personas desplazadas les han ofrecido tres opciones: una parcela de tierra de 50 por 20 metros con una casa de cemento o madera y 5 hectáreas adicionales de terreno para labrar en uno de los asentamientos designados y situados a lo largo de una carretera nacional cerca de la presa; terreno con una casa más 6.000 dólares en una zona de reasentamiento; o entre 10.000 y 12.000 dólares en efectivo. Además de otros incentivos que incluyen suministro de arroz y combustible para el periodo inicial de reasentamiento.

Las familias también pueden presentar reclamaciones por otros tipos de pérdidas de producción alimentaria, tales como los árboles frutales. Aun así, la gente cree injusta las compensaciones que se les ofrece. Por ejemplo, por la pérdida de un árbol de mango la compañía ofrece entre 20 y 30 dólares, dice el abogado anónimo, pero los lugareños pueden ganar más que eso por la venta de la fruta durante los años que el árbol es productivo.

El abogado, que ha visitado recientemente la zona de realojo, dice que las comunidades también están preocupadas por la calidad productiva de la tierra. “La calidad de la tierra es realmente pobre. No crece nada. Quizá pueda crecer algo pero de una calidad realmente baja. Y por eso nadie vivía ahí ya”, dice el abogado.

El terreno es también más pequeño de lo que las comunidades dicen que es necesario para conseguir suficiente comida para sobrevivir. “Tienen muchos animales y rebaños pero en la zona nueva no hay espacio para que las vacas o búfalos pasten. Piensan que sus casas son muy pequeñas, demasiado juntas y sin espacio para jardines”, dice el abogado.

Una de las mayores quejas son las casas de madera o cemento que la gente realojada considera inferior a sus viejos hogares tanto en tamaño como en calidad, y no tienen garantía por escrito. El Phnom Penh Post informó el 27 de julio que el gobierno ha respondido a esta preocupación. Ith Praing, un secretario de estado del Ministerio de Minas y Energía, dijo que él garantizaría las nuevas casas, declarando “Yo puedo prometer la garantía de las casas por un año en caso de derrumbe, pero esta promesa es sin documentos… Si hay un problema, pueden presentar sus quejas al ministerio. Les prometo que no habrá trampa”.

Un informe publicado en febrero descubrió que la compensación que Hydrolancang pagó en China a la gente reubicada por la presa Nuozhadu de la misma compañía, fue mucho más elevada que la cantidad asignada por la compensación de Sesan de Abajo 2. “El paquete de la compensación ofrecida en la actualidad a la gente afectada por Sesan de Abajo es tan solo el 23% del presupuesto por persona del reasentamiento del Nuozhadu”, dice el informe.

El informe atribuye esta discrepancia a la ausencia de normas del gobierno que soliciten compensación en Camboya. Desde que China siguió las leyes de reasentamiento en 2006, los afectados por la presa han estado en una mejor posición para reclamar pérdidas completas, como terreno para pasto, lo que en Camboya está a criterio de la compañía.

Casas nuevas en la zona de reasentamiento para la comuna de Kbal Romeas. Las familias que se mudan por la presa se han quejado de la calidad de las casas y el terreno de la zona de realojo y muchos se han negado a trasladarse. Fotografía: anónimo.

La presa Sesan de Abajo 2 es una de las 18 que ya se han construido o se están construyendo por el gobierno camboyano para satisfacer la demanda de electricidad que está previsto se incremente en un 17,9 por ciento anual hasta 2020. La presa está programada para producir 400 megavatios de electricidad en su capacidad máxima, pero los constructores de la presa saben que la producción descenderá a 100 megavatios durante la estación seca, atrayendo las críticas de que los beneficios del proyecto no son tan buenos como para interrumpir las vidas y los medios de vida de los lugareños.

La Comisión del Río Mekong (MRC, sus siglas en inglés) es la corporación regional que modera la toma de decisiones de todas las presas conectadas a la cuenca del río Mekong. Es competente en seis países, cuatro de ellos han mostrado su preocupación sobre la Sesan de Abajo 2 al igual que los grandes países donantes y las instituciones. El 24 de junio la Comisión publicó un comunicado que decía que los proyectos de presas de los afluentes del Mekong que afecten a los países vecinos deberían ser incluidos en el proceso de la Consulta Previa del MRC, para que puedan opinar los países afectados y las comunidades locales de si el proyecto debe continuar o no. En la actualidad, tan solo es obligatorio para las presas en el propio Mekong y el gobierno camboyano no tiene obligación de seguir el proceso de consulta para la Sesan de Abajo 2.

Vietnam está especialmente preocupado por las predicciones de que la presa retendrá grandes cantidades de sedimentos. La cantidad de éstos se reducirá río abajo para suministrar nutrientes a la rica agricultura del delta del Mekong en Vietnam, de la que dependen millones de personas como medio de vida.

“Seguimos reclamando la cancelación de esta presa. Al menos parar la construcción y llevar a cabo inmediatamente un nuevo EIA transfronterizo que evalúe completamente los riesgos de este proyecto”, dice Trandem.

 

Citas