Salvar al mono de Berbería o macaco de Gibraltar: entrevista a la Dra. Sian Waters

  • El mono de Berbería es el único primate del norte de África; está amenazado por el turismo, el tráfico de animales, la plantación de cannabis y la caza.
  • La Dra. Sian Waters se sorprendió al saber que este primate, tan cercano a Europa, no se había estudiado y carecía de cualquier esfuerzo por protegerlo.
  • Ha desarrollado un programa de conservación muy efectivo basándose en ganarse la confianza y el apoyo de la comunidad local.

Puede que el norte de África no parezca el hogar de una población de primates, sin embargo, el mono de Berbería o macaco de Gibraltar (Macaca sylvanus) todavía habita ahí.

Es el único primate que queda en el norte del Sáhara, una especie que en el pasado ocupaba completamente el extremo norte de África. Ahora vaga por algunas partes aisladas de Marruecos y Argelia, además de una pequeña población introducida que vive en Gibraltar.

Clasificada como en peligro por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN), el M. sylvanus en estado salvaje está amenazado por todas partes, por la pérdida de hábitat causada por el turismo, por el tráfico local e internacional de la fauna, la caza e incluso por el cultivo de cannabis.

A macaque looks around, alert for passing cars and people, while grazing in a grassy clearing on the outskirts of Bouhachem Forest. Photo credit: Andrew Walmsley.
Un macaco mira a su alrededor, en alerta por el paso de coches y gente, mientras pasta en un claro de un prado en la periferia del Bosque de Bouhachem. Fotografía de: Andrew Walmsley.

La Dra. Sian Waters, directora ejecutiva y fundadora de Concienciación y Conservación del Mono de Berbería (BMAC, sus siglas en inglés), ha estudiado esta población olvidada durante la última década.

“Me parecía imposible que no hubiera primatólogos que estudiaran un primate en su hábitat natural estando tan cerca de Europa, pero de hecho, era así,” dijo en una entrevista a Mongabay (leer completa más abajo).

La Dra. Waters empezó con BMAC en el 2009, cuando constató que las negativas opiniones locales sobre el macaco estaban contribuyendo a su peligroso deterioro. “Nuestro problema principal se está tomando en serio a todos los niveles de la sociedad marroquí,” explicó Waters. “Los macacos son objeto de escarnio y al hablar de ellos con grupos de pastores, al principio, les llevaba a la diversión y la burla”.

Se dio cuenta que su grupo de conservación sería más efectivo si simplemente empezaban teniendo una conversación con la gente local — trabajando directamente con los marroquíes para entender sus puntos de vista y, poco a poco, intentar cambiar esas ideas. Su trabajo hace un uso extensivo de la información etnográfica obtenida al hablar con los locales— un proceso que fomenta los vínculos afectivos y amistosos y supera el malestar que a menudo existe entre los ecologistas y las comunidades.

A macaque's eye view of Sian, Lucy and Kenza as they scan the forest for signs of monkey life. Photo credit: Andrew Walmsley.
Campo de visión de un macaco: Sian, Lucy y Kenza buscando señales de vida de primates en el bosque. Fotografía de: Andrew Walmsley.

“He pasado tiempo conociendo a los pastores y ganándome su confianza — charlando con ellos más que haciéndoles entrevistas formales, y escribiendo lo que decían,” dice Waters.

BMAC también organiza programas para abordar temas importantes y que afectan directamente a la gente local. Esos programas incluyen un proyecto de vacunación de la rabia para sus perros, hacer máscaras de macaco con niños y financiación de torneos de fútbol para los hombres— todo ello revertirá en ayuda a los macacos.

Este es su sexto año, BMAC tiene planeado abrir una investigación y un centro de formación adonde podrá asistir gente de todo Marruecos. La Dra. Waters ve esperanza para el futuro del mono de Berbería, y señala que “el público marroquí disfruta aprendiendo sobre los monos de Berbería. Juntos, con un creciente movimiento por el bienestar animal en Marruecos, creemos que la opinión pública finalmente hará que la explotación comercial de los macacos y la vida salvaje sea socialmente inaceptable.”

ENTREVISTA A LA DRA. SIAN WATERS

Sian Waters working in the field. Photo credit: Andrew Walmsley.
Sian Waters trabajando sobre el terreno. Fotografía de: Andrew Walmsley.

Mongabay: Usted ha trabajado con todo tipo de animales alrededor del mundo, como los sakis cariblancos, los osos negros, los zorros cometas y los tapires. ¿Qué le condujo a Marruecos y los monos de Berbería?

Sian Waters: En el año 2003, comencé a interesarme por la dimensión humana de la ecología y estaba especialmente interesada en el conflicto vida salvaje-ser humano. Buscaba un lugar en África para un posible proyecto, y al leer el Plan de Acción de África Primates me di cuenta que se estaba haciendo muy poco por la conservación del mono de Berbería. Un plan recomendaba la investigación de los conflictos entre los macacos y el hombre por los asaltos de la especie a los cultivos.

Me parecía imposible que no hubiera primatólogos estudiando primates en su hábitat natural estando tan cerca de Europa, pero de hecho, así era. Mi investigación fue la primera en intentar cuantificar la magnitud del conflicto entre la gente y los macacos, y tan solo la segunda en investigar las poblaciones del norte de Marruecos.

Mongabay:Usted ha dirigido BMAC durante varios años al mismo tiempo que preparaba su doctorado. Con una agenda tan ocupada ¿cómo se mantiene motivada?

Sian Waters: Soy una persona muy determinada y cabezota, y también estoy 100 % convencida de que mi equipo y yo estamos cambiando la situación porque veo los resultados. Sería duro mantenerse motivado si no viéramos apenas un progreso cada semana.

Sian draws water from the newly-constructed well at the site of the almost-completed conservation and education centre. Photo credit: Andrew Walmsley.
Sian recoge agua de un pozo recién construido al lado del centro de educación y conservación construido casi por completo. Fotografía de: Andrew Walmsley.

Mongabay:Comparando con lo que se encontró cuando llegó a Marruecos en 2004 ¿Cómo se encuentran las poblaciones de los macacos?

Sian Waters: La población en la zona dónde he realizado mi investigación de doctorado está bien. Sin embargo, hay presiones en otras poblaciones principales de macacos debidas a los cultivos de cannabis. Los agricultores quieren cultivar esta planta comercial todo lo que puedan y en su deseo de llevarlo a cabo reducen el bosque y aran incluso las pendientes más pronunciadas de las montañas. Esto ocasiona serias erosiones y la planta de cannabis necesita mucha agua lo que también es un problema durante los meses de verano cuando escasea la lluvia. De esta forma, los grupos de macacos son arrinconados en las zonas altas de las montañas donde sufren más las inclemencias climáticas.

Mongabay: ¿Cuáles han sido los principales desafíos de BMAC?

Sian Waters: Aparte de intentar obtener fondos para un macaco de color anodino, nuestro principal problema se está tomado muy en serio a todos los niveles de la sociedad marroquí. Los macacos son objeto de escarnio e intentar hablar de ellos con grupos de pastores, al principio, les llevaba a la risa y la burla hacia los macacos. Los habitantes de la ciudad reaccionaban de la misma manera.

Sin embargo, nosotros insistimos y ahora es común hablar seriamente de macacos con grupos de pastores y con gente interesada en las ciudades. Ahora obtenemos mucha información y preguntas del pueblo marroquí que quiere ayudar. No obstante, siempre habrá quien encuentre a los primates divertidos en todas partes.

BMAC team talking with local shepherds. Waters focussed her approach on building trust and dialogue among local people, listening to their concerns and shaping the BMAC operations accordingly   . Photo credit: Andrew Walmsley.
El equipo de BMAC hablando con pastores locales. Waters se concentró en acercarse y construir confianza y diálogo entre la gente local, escuchando sus preocupaciones y, como consecuencia, dando forma a las operaciones de BMAC. Fotografía de: Andrew Walmsle.

Mongabay: Los macacos se enfrentan a muchos peligros: contrabando, destrucción del hábitat, conflicto con el hombre; ¿cuál es, en su opinión, su principal amenaza?

Sian Waters: Al norte, la amenaza principal es el desarrollo del turismo sin pensar en el medio ambiente. Sin embargo, para la población más grande en las montañas del Atlas Medio, la mayor amenaza es el comercio ilegal de monos de Berbería, basado principalmente en la falta de concienciación entre el público marroquí sobre la conservación y la creencia de que el tener un macaco como mascota es símbolo de prosperidad. La explotación abierta de macacos en lugares como en Jmaa El-Fnaa Square en Marruecos es tolerada por las autoridades por la importancia de los ingresos del turismo en el país.

Mongabay: ¿El comercio de la vida salvaje es principalmente un tema local o internacional?

Sian Waters: Es un tema internacional ya que muchos monos de Berbería son llevados de contrabando a Europa cada año —ya sean comprados por los turistas como mascotas o transportados por bandas organizadas. La mayoría de estos macacos acaban en centros de rescate de primates en Europa. Las tortugas también pasan de contrabando en grandes cantidades y recientemente hemos sido informados de que, en el Sahara, se están ofreciendo para la venta fenecos o zorros del desierto a los turistas y también están entrando de contrabando en Europa.

Mongabay: Anteriormente usted ha señalado los beneficios y peligros de los medios de comunicación cuando se aborda el comercio ilegal (ver las citaciones al final de este artículo). ¿Qué efectividad encuentra usted en los medios de comunicación como parte de una estrategia de conservación en Marruecos?

Sian Waters: Existe una laguna general de concienciación entre los marroquíes en lo referente a ecología. Incluso cuando les gustaría hacerlo no sabrían a quién dirigirse cuando ven un macaco retenido ilegalmente. La página de Facebook de BMAC les muestra cómo contactarnos para denunciar que un mono se ha retenido ilegalmente. En ese caso actuamos como intermediarios, denunciándolo ante las autoridades responsables de hacer cumplir las leyes sobre la vida salvaje. De esta forma la persona que informa puede permanecer en el anonimato si lo desea.

Un incidente reciente involucraba a clubes nocturnos en Casablanca que intentaban usar animales salvajes vivos para una noche circense. Gracias a la información de activistas por el bienestar animal pudimos actuar… informando a las autoridades e informando a los clubes de que lo que querían hacer era ilegal. Ni que decir tiene que inmediatamente cambiaron sus planes.

A female Barbary macaque sits on a rock in Talassemtane National Park. The BMAC team were able to identify several groups in the park and surrounding areas during their survey from Autumn 2014 - Spring 2015. Photo credit: Andrew Walmsley.
Un mono de Berbería hembra sentada en una roca en el Parque Nacional Talassemtane. El equipo BMAC pudo identificar varios grupos en el parque y sus alrededores durante su estudio en el período que va desde el otoño 2014 hasta la primavera 2015. Fotografía de: Andrew Walmsley.

Mongabay: Usted usa información etnográfica como columna vertebral para la construcción de sus programas comunitarios. ¿Qué implica eso?

Sian Waters: Reunir información etnográfica significó mi inmersión en el entorno de la gente que estaba estudiando. Con mi asistente marroquí, pasé tiempo conociendo a los pastores y ganándome su confianza —charlando con ellos más que haciéndoles entrevistas formales y anotando lo que decían.

Esta técnica le daba al pastor el control sobre el tiempo que quería o podía hablar con nosotros. En lugar de ser conducidos por la hipótesis, la teoría surge de la información dada; así cuando se transcriben las entrevistas, los temas comunes se señalan. Después interpreto la información tras mucha lectura y discusión, lo que, por supuesto, es una forma muy subjetiva de trabajar con la que mucha gente no se siente cómoda.

Sin embargo, trabajar de esta forma me concienció de mis propios prejuicios occidentales y me enseñó a reflexionar con mucho cuidado en lo que la gente me decía (y decían sobre BMAC) con el objetivo de desarrollar métodos de comunicación de la estrategia de conservación. Estas estrategias tienen como fin incentivar a los individuos a adoptar conductas ecologistas hacia los macacos.

Mongabay: ¿Qué utilidad ha tenido la recolección de información etnográfica en su estrategia ecologista?

Sian Waters: Al igual que en muchos países en desarrollo, Marruecos es una sociedad muy orientada al hombre — la gente va primero y la conservación de la vida salvaje tiene poca prioridad. Además, la mayoría de los problemas que amenazan a las especies son causados por la gente.

Por lo tanto, para mí tenía sentido hablar con la gente como la mejor forma para llegar hasta los macacos y entender cómo los percibían y se comportaban con los animales. Incluir a los pastores en la investigación me permitió comprometerme con ellos y de estos compromisos descubrí que su actitud hacia los macacos era compleja y se relacionaba con su religión, y que su comportamiento hacia el macaco era diferente en función de su edad y estado civil. De esa forma, pude motivar a los pastores para que cambiaran su actitud a través de continuos compromisos positivos, y como su comportamiento cambió, se recompensó el cambio positivo con un torneo de fútbol.

Sian, Ahmed and Mohamed conducting field research. Photo credit: Andrew Walmsley.
Sian, Ahmed y Mohamed realizando investigación de campo. Fotografía de: Andrew Walmsley.

Mongabay: ¿Todos los conservacionistas tienen que ser etnógrafos?

Sian Waters: No necesariamente. Sin embargo, es posible que quieran incluir un etnógrafo en su equipo para recoger información cualitativa en las etapas preliminares de sus proyectos.

Si, como conservacionista, no hubiera entendido la compleja relación de los pastores con el macaco, habría perdido oportunidades para facilitar el cambio.

Muchas especies tienen connotaciones positivas (y negativas) específicas políticas y culturales para las comunidades locales. Añadiendo, que lo que la gente dice que hace y cómo se comporta realmente puede ser muy diferente.

Así, observar al participante también es un factor importante en la dimensión humana de la conservación

Muchos conservacionistas incluyen ahora un aspecto de la ciencia social en sus investigaciones, pero suelen ser instrumentos cuantitativos como cuestionarios, lo que les limita la capacidad de captar los matices de lo que la gente dice. Antes de gestionar un cuestionario, los datos cualitativos pueden suministrar material para las preguntas que hay que hacer antes que las que el ecologista piensa que debería hacer.

Mongabay: ¿Qué ha hecho para conseguir cambiar actitudes?

Sian Waters: El compromiso firme y genuino ha afianzado que nuestra continua relación con los pastores sea positiva.

Mi interés en los macacos hace que los pastores vean la especie de una forma diferente porque alguien que viene de “lejos” ha venido a estudiarla. Los pastores tienen una gran sabiduría local sobre los macacos, además, no se dan cuenta de que [las especies] no están en todo el mundo.

Algunos hombres nos buscan para hablar sobre los macacos debido a su interés en los animales y se tienen que esconder de los demás por miedo a hacer el ridículo. Apoyados por el equipo BMAC, empiezan a criticar a otros pastores por su persecución a los macacos mientras son educados sobre la especie.

Dicha crítica ha facilitado un cambio de comportamiento; los hombres más mayores hacían que la de los pastores persecución a los macacos fuera socialmente inaceptable, lo que ha ocasionado que los pastores más jóvenes pararan voluntariamente.

(From left to right) Kenza, Lucy, Ahmed, Sian and Mohamed gather around the Monkey Bus for a group photo at the site of the conservation and education centre, with mountains shrouded by cloud in the background. Photo credit: Andrew Walmsley.
(De izquierda a derecha) Kenza, Lucy, Ahmed, Sian y Mohamed reunidos alrededor del autobús del mono para la foto de grupo en el lugar del centro de conservación y educación con las montañas envueltas por las nubes de fondo. Fotografía de: Andrew Walmsley.

Mongabay: ¿Cómo ha influido el conocimiento local sobre los macacos en su propio conocimiento?

Sian Waters: La gente normalmente muestra su conocimiento local a través de las características del paisaje que les resulta más familiar y los pastores Bouhachem no son una excepción; ellos marcan los grupos de macacos con el nombre del lugar donde los ven más a menudo. Esto significa que mi ayudante de investigación, Ahmed, y yo tenemos que tener un conocimiento muy detallado del paisaje. [En un principio] mis grupos de estudio [usaban] nombres sin conexión con el lugar [pero] ahora muestro mis conocimientos del macaco con los nombres de los lugares.

Mongabay: Su proyecto está muy involucrado con los comunidades locales, organizando partidos de fútbol y usando “máscaras de mono” para educar a la gente sobre el macaco. ¿Cómo lo han recibido los niños y adultos del lugar?

Sian Waters: Los niños, al principio, son muy tímidos y vergonzosos porque el macaco es [según el pensamiento tradicional] divertido y jocoso. Tampoco están [los niños] acostumbrados al aprendizaje interactivo pero son rápidos en adaptarse a las cosas.

Una vez que el equipo BMAC se puso las máscaras de monos, todos los niños se pusieron las suyas e incluso se fueron a casa con ellas. El torneo de fútbol es una forma de compensar a los chicos y hombres de los pueblos por sus cambios de comportamiento y convertirse en protectores de los macacos en lugar de perseguidores — son muy competitivos y sus equipos tienen entrenadores y formadores.

Mongabay: Los beneficios de un programa de salud para perros puede que no sean evidentes. ¿Podría explicarnos su relación con la iniciativa de conservación del macaco?

Sian Waters: Los perros depredan a los macacos y a los grupos que pastan en el bosque. Hemos visto macacos que sobreviven a los ataques de los perros, por lo que nos preocupa que un macaco con rabia pueda atacar a la gente y deshaga todo el trabajo de conservación positivo que hemos hecho. Por eso, hemos desarrollado el programa de Salud del Perro.

Este programa establece un vínculo positivo entre los lugareños y el equipo de conservación y les afianza en creer que nos preocupa tanto el bienestar humano como el de los macacos.

Mongabay: ¿Hay algún aprendizaje de su trabajo que pueda beneficiar a los conservacionistas en otros proyectos?

Sian Waters: En una sociedad orientada al ser humano, es importante para los conservacionistas asegurar a la gente que la vida salvaje no es más importante que las comunidades con las que convive.

Esta creencia, que está bastante extendida, inspira resentimiento y la no colaboración por parte de las comunidades locales, lo que conlleva al fracaso de las iniciativas en la comunidad. Reflejándolo constantemente en mis apuntes y observaciones, intento asegurar que las estrategias que desarrollamos son social y culturalmente importantes para las comunidades locales, por lo que fomentan una respuesta positiva para el equipo BMAC y, por extensión, a los monos de Berbería.

Mongabay: En la actualidad, su equipo está creando un centro de educación y conservación cerca de Bouhachem. ¿Cómo influirá en la mejora de la actual capacidad de su organización?

Sian Waters: El centro nos dará una sede de trabajo para todo el equipo, proveerá a los estudiantes marroquíes con una estación de campo y ofrecerá un lugar dónde la gente del lugar pueda venir a perfeccionar sus habilidades.

Al igual que con todas nuestras propuestas, hemos consultado a las comunidades sobre lo que quieren y necesitan, y les hemos mantenido informados en cada etapa del proyecto.

Con todo lo bueno que hemos conseguido hasta ahora, tenemos pensado traer expertos en todo, desde artesanos hasta asistencia sanitaria básica para asegurar que nuestro centro sea un lugar donde la gente se siente verdaderamente bienvenida e incluida. Cuando el centro esté completo, continuaremos hablando con los lugareños para evaluar el éxito de los programas que hemos implementado, y obtendremos ideas para proyectos nuevos que pudieran ayudarles.

Bouhachem from above. This photo, taken from a high rocky outcrop, shows the vibrance of the forest as autumn turns to winter. Photo credit: Andrew Walmsley.
Bouhachem desde arriba. Esta foto, tomada desde lo alto de un afloramiento rocoso, muestra la intensidad del bosque cuando cambia de otoño a invierno. Fotografía de: Andrew Walmsley.

Mongabay: Usted ha recorrido un largo camino desde que comenzó el BMAC en 2009. ¿Cuál es el logro del que se siente más orgullosa hasta el momento?

Sian Waters: Terminar mi doctorado el año pasado y mantener el proyecto a flote tras el abandono de nuestro principal financiador en 2012. No hubiera sido posible hacerlo sin el apoyo de mucha gente a la que estoy muy agradecida.

Mongabay: ¿Qué le da esperanza para el futuro de los macacos en Marruecos?

Sian Waters: Con nuestra exposición portátil, vemos que el público marroquí disfruta aprendiendo sobre los monos de Berbería cuando se les muestra información precisa y actualizada sobre la especie.

El resultado de esto es que algunos han mostrado su interés en este mono incluso aunque signifique que todavía son ridiculizados. Esperamos que más marroquíes se den cuenta de nuestro apoyo y empiecen también a mostrar su interés por los macacos públicamente. Junto con el creciente movimiento por el bienestar animal en Marruecos, creemos que la opinión pública hará, con el tiempo, que la explotación comercial de los macacos y otras vidas salvajes sea socialmente inaceptable.

Mongabay: Con tantos animales enfrentándose al peligro alrededor del mundo ¿qué puede hacer una persona de a pie?

Sian Waters: Colaborar como voluntarios de pequeñas ONG que luchan por sobrevivir pero que marcan diferencias importantes en la conservación de especies que no son populares como los monos de Berbería. El norte de África también tiene vida salvaje, ¡no lo olvide!

Mover conciencias entre sus amigos y familiares sobre la crueldad implícita en el comercio de la fotografía a la vida salvaje, disuadirles de fotografiarse con animales salvajes y censurar a los amigos que lo hagan.
Convertirse en embajador BMAC — clic
(aquí) para saber más.

Estoy muy agradecida a Ahmed El Harrad y a los usuarios de los bosques de Bouhachem, sin ellos mi investigación hubiera sido imposible. Me gustaría mostrar mi agradecimiento a nuestros actuales donantes la Liga de Protección al Primate Internacional, la Asociación de Zoos y Acuarios Franceses, Conservatorio por la Protección de los Primates (Francia), Beauval Nature (Francia), Folly Farm Adventure Park & Zoo (UK); NaturZoo Rheine (Alemania) y la Sociedad Real Zoológica de Escocia que ha apoyado mi investigación desde 2009-2012.

 

Fuentes:

Waters, El-Harrad, S.A. (2013) A note on the effective use of social media to raise awareness against the illegal trade in Barbary macaques. African Primates 8: 67-68.

Artículo publicado por