¿Sorpresa en la COP21? Los negociadores bajan el límite de aumento de temperatura a 1,5 grados centígrados

  • Esta diferencia de medio grado en el tope de temperatura puede parecer insignificante; pero si se logra, podría evitar importantes y desastrosos impactos relativos al cambio climático, así como ayudar a estabilizar el clima mundial.
  • “1,5 para seguir vivos” se ha convertido en la penetrante petición de la sala de conferencia por parte de los activistas y que ha dado como resultado una serie de cambios propuestos por los negociadores en el texto final de la COP21.
  • Aunque alcanzar un límite de aumento de temperatura de 1,5 grados Celsius sobre los niveles preindustriales puede parecer algo imposible, podría generar con el tiempo medidas aún más duras para el carbono.
The Earth and Moon as seen in a single photograph from the Galileo spacecraft. Photo courtesy of NASA.
La Tierra y la Luna vistas en una única fotografía desde la nave espacial Galileo. Foto cortesía de la NASA.

PARÍS: Conforme la cumbre climática de la ONU se adentraba en sus últimas 48 horas de negociaciones, el secretario de estado estadounidense John Kerry se dirigió a una concurrida rueda de prensa: prometía un acuerdo sin precedentes. Comentó que alrededor de 186 países accederán voluntariamente a reducir sus emisiones de carbono para contener las crecientes temperaturas a un máximo de 2 grados Celsius (3,6 grados Fahrenheit), por debajo de los niveles preindustriales.

“Podemos conseguir mucho más en los próximos días y horas”, declaraba Kerry. “Las decisiones son difíciles y los debates complejos. Todos conocemos la situación y no nos iremos de París sin un acuerdo. El acuerdo resultará efectivo si conseguimos que se materialice tan ambicioso como sea posible”.

En este punto, en la sala de conferencia toma forma rápidamente una posible decisión sorprendente: una presión constante y repetitiva se gesta en las negociaciones de esta semana en dirección a un objetivo más agresivo sobre el calentamiento global.

Hay un nuevo lema que ha surgido en cada sesión informativa para la prensa: “1,5 para seguir vivos”.

“1,5 grados es vital para seguir vivos”, decía Samantha Smith con el WWF Internacional en una sesión informativa el martes. “Este debería ser el objetivo a largo plazo”.

Muchos científicos y activistas creen ahora que el previo límite de 2 grados centígrados, fijado como objetivo en conferencias anteriores, podría ser insuficiente para prevenir el peligroso impacto potencial del cambio climático.

Un grupo de 20 países que se hacen llamar el Climate Vulnerable Forum —Islas del Pacífico: las Seychelles, Maldivas e islas Marshall— están haciéndose oír todo lo posible en el texto final para contener el calentamiento global en 1,5 grados centígrados en lugar de en 2ºC (2,7 en lugar de 3,6 grados Fahrenheit). El foro está presidido por el presidente de Filipinas, que ha sido azotada por tres de los tifones más grandes en toda su historia en los últimos tres años.

El sitio web tcktcktck.org ilustra detenidamente que en un simple medio grado Celsius existen diferencias bastante notables:

CVyTcunW4AA9NYG“¿Quieres solventar el problema? Pues fijar 1,5 grados centígrados como objetivo tendrá el efecto necesario para solucionar la situación. Es simple, un calentamiento máximo de 2 grados centígrados no será suficiente para evitar graves alteraciones climáticas en el transcurso de los próximos 50-80 años”, decía John Knox, Relator Especial de la ONU sobre el tema de obligaciones y derechos humanos respecto al disfrute de un entorno seguro, limpio, sano y sostenible.

Esta perspectiva está calando fuertemente en muchos negociadores: ya en el texto final este lenguaje se ha agilizado. Donde solía decir “2 grados centígrados”, ahora hay opciones como “por debajo de los 2 grados centígrados” o “muy por debajo de los 2 grados centígrados” o “entre 1,5 y 2 grados centígrados”.

Algunos ya predicen adónde llevará el texto final.

Tan solo hay un problema con el nuevo objetivo, dice Alden Meyer de Unión de Científicos Comprometidos. Si el mundo entero por arte de magia parara de consumir combustibles fósiles mañana mismo, el aumento de temperatura ya creado en el sistema climático de la Tierra por los gases existentes con efecto invernadero nos llevaría, al menos, a un aumento de 1,3 grados centígrados (2,34 Fahrenheit) en 2100. Si asumimos que frenar de súbito todas las emisiones de carbono es imposible, el objetivo de 1,5 grados centígrados es simplemente poco realista, decía Meyer.

Sin embargo, este nuevo objetivo tiene bastante más valor simbólico, especialmente porque el mundo empieza a concienciarse en asegurar una estabilización del clima global. El planeta ya ha experimentado una subida de 1 grado centígrado (1,8 grados Fahrenheit) desde la época preindustrial. La presencia y niveles de carbono en la atmósfera aumentaron de aproximadamente 270 partes por millón (ppm) a las actuales 400 ppm —con consecuencias escalofriantes a escala global que dan que pensar. El único modo seguro de mejorar es reducir rápidamente los altos niveles de carbono.

“Si la humanidad quiere preservar un planeta similar en el que la civilización se ha desarrollado y al que se adapta la vida en la Tierra, la evidencia paleoclimática y el constante cambio climático sugiere que el CO2 debería reducirse de los actuales niveles a 350ppm máximo”, concluye el climatólogo retirado de la NASA Dr. James Hansen.

La única forma de conseguir este objetivo es la transición inmediata económica global de los combustibles fósiles a la energía renovable, eficiencia energética y agricultura y prácticas forestales sostenibles, dice la ONG ambiental 350.org.

El mundo sigue a la espera del acuerdo final de los negociadores de la COP21

 

Justin Catanoso es director de periodismo en la Universidad Wake Forest en Carolina del Norte. Sus informes están respaldados por el Pulitzer Center on Crisis Reporting en Washington D.C., y el Centro de Energía, Medio Ambiente y Sostenibilidad en Wake Forest.

Apollo 17 image of Earth from space. Many COP21 participants want to contain the globe's climate change fever, not allowing it to increase by more than 1.5 degree C. Photo courtesy of NASA
Imagen 17 Apollo de la Tierra vista desde el espacio. Muchos participantes de la COP21 desean contener el ritmo del cambio climático del planeta, mediante un aumento máximo de 1,5 grados centígrados. Foto cortesía de la NASA
Artículo publicado por