Noticias ambientales

Selvas tropicales: ¿Qué les deparará el 2016? 10 factores a tener en cuenta

  • El año 2015 estuvo lleno de acontecimientos inquietantes en lo que a selvas tropicales concierne; desde los incendios masivos de los bosques en Indonesia, a la aprobación oficial de REDD+ en los debates sobre el clima en París y la creación de varios parques nacionales importantes. ¿Qué nos deparará el 2016?
  • Aquí detallamos varias cuestiones a las que les prestaremos una atención cercana este nuevo año.
  • ¿Cuáles son otros asuntos relacionados con las selvas tropicales a los que hay que prestar atención en el 2016? Añade tus observaciones mediante la función de comentario en la parte inferior.

El año 2015 estuvo lleno de acontecimientos inquietantes en lo que a selvas tropicales concierne. desde los incendios masivos de los bosques en Indonesia, a la aprobación oficial de REDD+ en los debates sobre el clima en París y la creación de varios parques nacionales importantes. ¿Qué nos deparará el 2016? Aquí detallamos varias cuestiones a las que les prestaremos una atención cercana en el nuevo año.

1. El Niño

El Niño como de costumbre provoca importantes sequías en el sudeste asiático, al sur y al oeste del Amazonas, en las regiones boreales e intensifica enormemente el riesgo de incendios forestales de magnitudes catastróficas, normalmente provocados por los humanos. Con la firme predicción del año pasado de que el Niño continuaría en el 2016, países como Indonesia, Brasil, Rusia y Canadá pueden sufrir un resurgimiento de desastres forestales.

Sobre todo, Indonesia es motivo de preocupación debido a los daños causados por los incendios en las turberas del pasado verano y otoño. Durante un par de meses, las emisiones diarias provenientes de las llamas excedieron a las generadas por toda la economía de EE.UU..

2. Precios bajos de los productos

Los precios de la mayoría de los productos entraron en una espiral descendente durante gran parte del 2015, frenando las inversiones en minería y exploración de energías. Aunque no ha habido claras indicaciones de un declive similar en las inversiones de agricultura industrial ni en el desarrollo de las plantaciones, si los precios del aceite de palma, de soja, y ganado permanecen bajos, podría tener consecuencias sobre los precios de la tierra reduciéndose la viabilidad de inversión en proyectos de conversión de bosques marginales. En algunos países, los gobiernos pueden posponer tanto proyectos de desarrollo de infraestructuras como iniciativas de conservación. Los presupuestos para la aplicación de legislación en materia medioambiental se pueden recortar en naciones con una fuerte dependencia en los productos de exportación.

3. Cambios en la demanda china

La ralentización de la economía china es el factor principal de la caída de los precios a nivel mundial. Si termina el crecimiento económico asiático, el mercado de los productos de lujo fabricados con materias de las selvas tropicales como es el caso de la madera de palisandro y otras maderas preciosas de alto valor podría verse afectado. Además, las continuas medidas severas que el presidente Xi Jinping ha puesto en marcha contra la corrupción, junto con su promesa de eliminar de forma gradual el mercado de marfil, podrían reducir la demanda de algunos productos provenientes de la fauna silvestre.

Las selvas tropicales de Madagascar están amenazadas por la demanda china de madera de palisandro. Foto de Rhett A. Butler

4. Normativa sobre la turba de Indonesia

Como resultado de los devastadores incendios de turba en el 2015 que resultaron ser la vergüenza nacional y desembocaron en una crisis sanitaria para Indonesia, el presidente Jokowi decretó una serie de medidas destinadas a proteger y recuperar las turberas, mientras frenaba a los oportunistas de utilizar el desastre en beneficio propio. Sin embargo esas medidas todavía no son leyes y el parlamento, fuertemente influenciado por el sector de las plantaciones, puede retirarlas.

Varias empresas importantes tienen mucho que perder — decenas de miles de hectáreas de aceite de palma y plantaciones de acacias al sur de Sumatra y en zonas de Kalimantan — si se adoptan las rigurosas medidas de las turberas. Pero si Indonesia se toma en serio abordar el problema de la nebulosa y de los incendios, debe cambiar fundamentalmente su forma de proceder cuando se trata de las turberas. El país no puede ignorar la provincia de Papúa, el archipiélago con mayores fronteras en términos de ecosistemas relativamente intactos, pero que ya es objetivo de empresas productoras de aceite de palma así como de grandes industrias agrarias.

5. REDD+ y otros servicios de ecosistema

Tras la aprobación oficial en la Conferencia sobre el Clima en París COP21, el programa para la Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y la Degradación forestal (REDD+) comenzará en el 2016. La prioridad estará centrada en la negociación de los detalles de REDD+, como son su financiación y lo que podría suponer un mercado potencial de los créditos del programa. La lucha por los proyectos de conservación del carbono puede verse como una nueva inversión.

REDD+ también puede dar pie a diálogos sobre otros servicios ofrecidos por los bosques. Por ejemplo, si las condiciones de sequía persisten en Brasil e Indonesia experimenta un resurgimiento de la nebulosa, se espera hablar más sobre el valor que tiene el Amazonas para mantener las lluvias en áreas urbanas así como la labor que los bosques de Sumatra desempeñan en mantener la calidad del aire en Singapur, respectivamente.

6. El agujero en la economía de Brasil

El agujero en la economía brasileña puede tener influencias tanto positivas como negativas para los bosques. Siempre y cuando los inversores tengan acceso a un crédito asequible, un real brasileño más debilitado puede suponer el impulso de algunos para expandir la producción agrícola, que afectaría potencialmente a la Ecorregión del Cerrado, Mata atlántica y los ecosistemas del Amazonas. La economía de bajo crecimiento puede animar a los grupos de presión agrícola a impulsar un mayor debilitamiento de las leyes medioambientales.

La crisis crediticia y los escándalos de corrupción pueden afectar a los proyectos de infraestructura, sobre todo los de construcción de presas, que ya cuentan con oposición debido a intereses sociales y medioambientales.

Turberas despejadas para una plantación en la provincia de Riau en el 2015. Foto de Rhett A. Butler

7. Reconocimiento de los derechos territoriales de los indígenas

Se esperan más avances en el movimiento para reconocer los derechos territoriales tradicionales. Los ecologistas cada vez están más influenciados por las pruebas que indican que las comunidades locales se implican más como guardianes de los recursos naturales cuando se les reconoce sus derechos territoriales de gestión. En países como Indonesia se está impulsando quitar el control de los bosques de manos del gobierno y devolvérselo a las comunidades locales. Sin embargo, preocupa que si el proceso no se hace adecuadamente, podría resultar contraproducente, debilitando el control de los bosques a comunidades y dejando vía libre para más deforestación.

8. Compromisos de deforestación cero

La adopción de políticas de deforestación cero entre los principales consumidores, comerciantes y fabricantes de productos ha superado todas las expectativas en los dos últimos años. Pero hacer una promesa es mucho más fácil que implantarla, así que se buscan amplios debates sobre cómo las empresas están progresando para eliminar la deforestación de sus cadenas de suministro. Habrá fallos e incumplimientos. El debate sobre las metodologías para definir «la deforestación cero» continuará probablemente dados los criterios divergentes entre las dos iniciativas sostenibles del aceite de palma.

9. Avances tecnológicos

Continuarán los avances en las tecnologías de monitorización contra la caza furtiva y de los bosques que abarca desde sensores de tierra hasta drones que se basarán en el análisis de la recopilación de datos por satélite. Global Forest Watch, plataforma líder en el mapeo de bosques, lanzará actualizaciones importantes que proporcionará a los usuarios un mayor entendimiento como no se ha dado antes en cuanto a calidad, extensión y salud de los mismos.

Selva tropical en Sabah, Malasia. Foto de Rhett A. Butler

10. Nuevas zonas protegidas

Perú y el estado de Sabah en Malasia llenaron los titulares en 2015 con el establecimiento de nuevas zonas protegidas pero pueden no estar ejecutadas todavía. Supuestamente Perú está considerando la creación de una reserva en la cuenca del río Yaguas, mientras que en Sabah se proyecta proteger aún más los bosques según la Clasificación I de las Reservas [de su política de silvicultura].

Volver a ver la versión del 2015

¿Cuáles son otros asuntos relacionados con las selvas tropicales a los que hay que prestar atención en el 2016? Añade tus observaciones mediante la función de comentario en la parte inferior.