Noticias ambientales

La minería de oro aumenta y destruye más bosque tropical en Perú

  • La expansión sin control de la minería de oro, incrementada por una demanda internacional insaciable, está acelerando su crecimiento hacia las zonas altas de los ríos y a través de bosques tropicales vírgenes en el suroeste del departamento Madre de Dios en Perú.
  • Un estudio reciente realizado a partir de imágenes de satélite muestra que la minería se ha expandido con rapidez en la zona superior del rio Malinowski, ocupando una extensión de 329 hectáreas a lo largo de un año.
  • Además de la deforestación, la extracción de oro libera mercurio a la atmosfera y a las vías navegables, provocando que las comunidades situadas río abajo presenten riesgo de contaminación.

En mitad de alguno de los bosques tropicales peruanos más espectacularmente diversos, al lado de la gran cuenca del Amazonas, se está produciendo una situación crítica difícil de medir a pesar de los esfuerzos por parte de un gobierno acosado para imponer regulaciones. La minería de oro se está extendiendo por toda la región y por bosques que fueron en su día vírgenes. En mayo de este año, científicos del Amazon Conservation Association (ACA) documentaron más de 850 hectáreas (8,5 kilómetros cuadrados) afectadas por la deforestación de las minas de oro en la parte superior del río Malinowski en el departamento Madre de Dios de Perú. Seis meses más tarde han comprobado que dicha deforestación se ha acelerado.

Según el informe sobre las tendencias en la demanda de oro para el tercer trimestre del 2015 publicado por el World Gold Council, en el año 2014 había 183.600 toneladas métricas de oro. Centroamérica y Suramérica producen cerca del diecisiete por ciento de las nuevas minas de oro cada año. En el 2015, en Estados Unidos el precio del oro se situó en su nivel más bajo de los últimos cinco años, recuperándose en el mes de agosto. Los consumidores que permanecían atentos a estas bajadas de precio respondieron consumiendo más oro, lo que dio lugar a que la demanda de ese metal aumentara un ocho por ciento y la de joyas un seis por ciento durante el tercer trimestre del 2015. De hecho, la venta de monedas gold eagle de EE.UU. alcanzó niveles anteriores a la crisis económica.

«El oro sigue siendo un activo de reserva fuerte», concluye el informe. El Banco Central ha igualado en este trimestre la compra de oro del tercer trimestre de 2014.

El Consejo Mundial del Oro vigila que se obtenga oro de una forma responsable y sostenible, pero la realidad en muchas zonas mineras es bien distinta.

Vista aérea de una minería de oro en la Amazonia del Perú. Foto: Rhett A. Butler.

En el departamento Madre de Dios de Perú, las formas artesanales y a pequeña escala de la extracción de oro forman el grueso de la industria. Las personas que residen en las zonas colindantes se mudan a comunidades temporales, pero que experimentan un crecimiento muy rápido, para sacarle partido a la inacabable demanda mundial por el oro. En esta zona la minería no consiste en excavadoras y cascos, sino en formas de trabajar desfasadas que tienen su origen en un generador eléctrico y que usan el mercurio para amalgamar el excelente polvo de oro encontrado en la tierra del Amazonas. Aquí no existen medidas de seguridad porque la mayor parte de la minería todavía se realiza de forma ilegal.

Mediante el uso de imágenes de satélite y un personal dedicado a controlar permanentemente las zonas afectadas, el grupo Proyecto Monitoreo de la Amazonia Andina(MAAP) dirigido por Matt Finer y Sidney Novoa de la Amazon Conservation Association compara imágenes tomadas a lo largo del tiempo de cerca de 30 puntos de la cuenca del Amazonas.

Una comparación de dos imágenes de alta resolución tomadas en el lapso de un año (septiembre de 2014 y 2015 respectivamente) de la zona alta del río Malinowski muestra que la deforestación se extendió 329 hectáreas durante un año. La deforestación está claramente unida a la extracción de oro y no solo se ha extendido rápidamente río arriba, sino que también ha llegado a la frontera con el parque nacional Bahuaja Sonene.

Deforestación producida por la minería de oro en la zona alta del río Malinowski entre septiembre del 2014 y el mismo mes del 2015. Imagen cedida por MAAP.

Finer y Novoa afirman que parece haber dos frentes principales de deforestación por la minería de oro en Madre de Dios. El primer frente es La Pampa, situado al este de la zona alta del Malinowski, y dentro de la zona de protección de la reserva nacional de Tambopata. El segundo frente de la zona alta estaría localizado dentro de la zona de protección del parque nacional Bahuaja Sonene.

La plataforma de control forestal Global Forest Watch (GFW) muestra que esta deforestación se está produciendo en zonas que estuvieron cubiertas de extensas áreas de selva virgen llamadas paisajes forestales intactos (IFL por sus siglas en inglés) en el año 2000. En total, la región que comprende la zona de expansión de la minería de oro localizada recientemente perdió 648 hectáreas de IFL desde el año 2001 hasta el 2014. De ellas, 280 hectáreas ─casi la mitad─ se perdieron únicamente en el 2014, lo que indica que recientemente ha habido un fuerte aumento de la deforestación.

El Global Forest Watch muestra los ejes de deforestación que han alcanzado los paisajes forestales intactos y las zonas protegidas como el parque nacional Bahuaja Sonene. La mayoría de las perdidas forestales tuvieron lugar durante los últimos años.
La zona afectada por la minería de oro es el hogar de gran diversidad de fauna como el tapir de Baird (Tapirus bairdii), clasificada como amenazada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Foto: Rhett A. Butler.

Los dos parques son el hogar de algunos de los animales más representativos del Amazonas: del amenazado tapir de Baird (Tapirus terrestris) al mono ardilla (Saimiri boliviensis). Estos animales están amenazados por la disminución de su hábitat debido a la deforestación y a la contaminación con mercurio. Pero esto no solo afecta a los animales, también a las poblaciones locales. Según el folleto informativo de ACA sobre la minería ilegal, nueve de los quince pescados mas consumidos en los mercados locales presentan niveles de mercurio superiores a los recomendados por la Agencia de Protección del Medio Ambiente.

Los recientes esfuerzos del gobierno para controlar la minería ilegal han provocado fuertes protestas en la región. La mayoría de las personas en Perú vive al oeste de los Andes, y la infraestructura judicial es grande, por lo que el Gobierno tiene dificultades para controlar eficazmente la minería ilegal en zonas que no están todavía desarrolladas, como el este de Madre de Dios. El Decreto Supremo 013-2015 proponía evitar esas dificultades al controlar la venta de los componentes químicos que se usan en la minería ilegal, incluida la gasolina, pero esto afecta las vidas de todas las personas en la región y no solo a los que participan en la minería. La solución al conflicto sigue en marcha en la zona.

 

Citas