Noticias ambientales

Incendios forestales: Tres áreas de conservación privadas y ambientales se queman en el norte de Perú

Las áreas naturales protegidas de Lambayeque no son las únicas afectadas por los incendios forestales. Desde el viernes último, las áreas de conservación privada Bosques Montanos y Páramos de Huaricancha, y  Chicuate-Chinguelas en la provincia de Huancabamba en Piura, se están quemando. Lo mismo ocurre con el área de conservación ambiental Cachiaco-San Pablo ubicada en la provincia de Pacaipampa también en Piura, donde se calcula una pérdida de 300 hectáreas. En el departamento de Cajamarca, los incendios forestales han ingresado al Santuario Nacional Tabaconas Namballe comprometiendo aproximadamente 150 hectáreas, según confirmó la ONG Naturaleza y Cultura Internacional de Perú (NCI Perú).

Los ecosistemas afectados serían los páramos y los bosques montanos. Álex More, director de NCI Perú, señaló que lo más preocupante es que se están afectando las cabeceras de cuenca, “se está perdiendo bastante en cuanto a la función que cumple este ecosistema, ahora todo se está quemando porque hay sequía. Lo que hacen estos ecosistemas es almacenar y regular la cantidad de agua que cae, van soltando el agua durante todo el año y esta va hacia los ríos que van a la parte baja. Lo que están dañando no es solo la cobertura vegetal sino también el suelo, eso va a reducir la capacidad de infiltración, va a reducir la capacidad de almacenamiento de agua”. Esto quiere decir que en la época de estiaje, de abril a noviembre, las poblaciones de la parte alta y baja de Piura no contarán con el agua suficiente.

Imagen registrada ayer en el área de conservación ambiental Cachiaco-San Pablo ubicada en la provincia de Pacaipampa, departamento de Piura. Foto: José Novoa.

“Ahora sí no vamos a tener esa capacidad en los tiempos que no haya lluvia, pues la sequía va a ser mucho más fuerte”, precisa More.

Imagen satelital del Santuario Nacional Tabacos Namballe. Foto: Conservación Amazónica – ACCA , Amazon Conservation Association – ACA y Planet.
Imagen satelital del área de conservación privada Chicuate-Chinguelas. Foto: Conservación Amazónica – ACCA , Amazon Conservation Association – ACA y Planet.
Imagen satelital del área de conservación ambiental Cachiaco-San Pablo. Foto: Conservación Amazónica – ACCA , Amazon Conservation Association – ACA y Planet.

El director de NCI Perú viajó a la zona afectada por los incendios el lunes por la tarde y conversó con Mongabay Latam. “En la zona de Pacaipampa desde el viernes por la tarde el fuego ha arrasado una buena parte, más o menos hemos estimado unas 500 hectáreas de páramos y bosque montano que se han quemado. Y lamentablemente el fuego se está extendiendo hacia el este y ha cubierto parte de las cabeceras de cuenca del río Huancabamba, la parte alta de la laguna de Shimbe, se está extendiendo justamente sobre la parte más alta del área de conservación privada de Chicuate-Chinguelas”, señala More.

En la provincia de Huancabamba, en la inmediaciones del área de conservación privada de Chicuate-Chinguelas, se han registrado incendios forestales en un área próxima al poblado de Habaspite, en el cerro de Chinguelas y en el cerro La Viuda, según NCI Perú.

Imágenes recientes registradas en el área de conservación ambiental Cachiaco-San Pablo. Foto: Alex More.
Incendios forestales en el área de conservación ambiental Cachaco-San Pablo, al parecer provocado por una quema que se salió de control. Foto: Alex More.

More y un grupo de colegas de NCI Perú señalaron que la ayuda aún no ha llegado por lo menos a la zona de Pacaipampa. Las rondas campesinas y los pobladores de los mismos caseríos son los que han organizado brigadas que ingresan desde las cuatro de la mañana a la zona para intentar apagar los incendios. “Ayer el Municipio de Pacaipampa se ha organizado y ha mandado víveres a la zona, hoy día también el gobierno regional está mandando un poco de víveres, herramientas, que es lo que más se necesita. La gente se está organizando pero no han tenido apoyo hasta ayer, incluso ayer nos hemos enterado que hay niños de las escuelas que han dejado de ir al colegio para irse a ayudar a apagar los incendios, ayer había un niño de 14 años que estaba ahí, preocupado porque es su ecosistema, es algo por lo que han trabajado varios años para protegerlo”.

Los pobladores de Pacaipampa están desesperados, según narró More. “Están perdiendo el ecosistema productor de agua, la zona de los páramos y los bosques montanos, es la zona donde se está generando el agua, y ellos decidieron ya hace más de 15 años no meter ganado, evitar las quemas”. Se trata de una población que se comprometió con la conservación, que entendió el valor de cuidar su biodiversidad y que hoy se ve afectada por las quemas de los caseríos cercanos que no piensan igual. “Hay caseríos colindantes que lamentablemente no tienen ese nivel de conciencia, es una práctica (las quemas) generalizada que lamentablemente, simplemente arrasa, el fuego levanta y los vientos y la sequía que ha estado fuerte este año, ha hecho que el fuego se extienda y ha afectado el área de conservación (Cachiaco-San Pablo)”.

Incendios forestales en Cachiaco-San Pablo. Foto: NCI Perú.

Hasta esta mañana los incendios aún no habían sido controlados. Los expertos de NCI Perú señalan que 51 000 hectáreas de bosque montano y 60 000 hectáreas de páramo están amenazados, y que una porción importante de ellos se ha perdido. Animales representativos de la zona como el tapir de montaña, el oso de anteojos, la pava de monte y el tucán de montaña están en peligro.

imágenes satelitales de las áreas de conservación privadas y ambientales que son afectadas por el fuego. Foto: Conservación Amazónica – ACCA , Amazon Conservation Association – ACA y Planet.