Noticias ambientales

Estudio confirma las estimaciones de la NOAA sobre el calentamiento de los océanos

  • Según un estudio publicado en junio de 2015 en la revista Science, un grupo de científicos, liderados por Thomas Karl, director del Centro Nacional de Datos Climáticos de la NOAA en Ashville, Carolina del Norte, detalló los resultados de su investigación, lo cual supuso la rectificación de diversas informaciones sesgadas sobre el calentamiento global y la demostración de que, después de todo, no ha habido tregua en el calentamiento global.
  • Sin embargo, sus argumentos no lograron convencer a los escépticos del calentamiento climático. Entre ellos, el republicano congresista de Texas, Lamar Smith, que ocupa la Presidencia en el Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología del Senado de la República, intentó citar a las comunicaciones de la comunidad científica de la NOAA para demostrar que se precipitaron en la publicación de la investigación para reforzar las políticas de cambio climático de la Administración Obama.
  • No obstante el 4 de enero se publicaron nuevas investigaciones en la revista Science Advances que confirman los resultados de la NOAA sobre el calentamiento de los océanos durante los últimos veinte años.

Nuevas investigaciones han confirmado los resultados de un estudio, llevado a cabo en 2015 por los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EE.UU., que demostró que no ha habido ‘pausa’ en el calentamiento global.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (conocido por el acrónimo en inglés IPCC) observó por vez primera en 2013 que, según los datos disponibles de aquel entonces, el ritmo del aumento de las temperaturas globales manifestaba a partir de 1998 una desaceleración. La ‘pausa’ en el calentamiento global se convirtió rápidamente en la comidilla de los escépticos y de todo aquel que buscaba impedir las medidas propuestas para la lucha en contra del calentamiento global, las cuales, según ellos, eran muy costosas a nivel económico.

Entonces, en un estudio publicado en junio de 2015 en la revista Science, un grupo de científicos, liderados por Thomas Karl, director del Centro Nacional de Datos Climáticos de la NOAA en Ashville, Carolina del Norte, detalló los resultados de su investigación, lo cual supuso la rectificación de diversas informaciones sesgadas sobre el calentamiento global, y la demostración de que, en realidad, no ha habido tregua en el calentamiento global.

El estudio de la NOAA concluyó que el principal problema radicaba en la metodología utilizada para medir la temperatura de la superficie de los océanos. El incremento de temperatura según concluyeron los científicos de la NOAA era de 0,12 ˚C (0,22 ˚F) por cada diez años, en los últimos 19 años frente a 0,07 ˚C (0,13 ˚F), según estimaciones anteriores. Karl y sus coautores escribieron que “los resultados no apoyan la noción de una ‘disminución’ del aumento de la temperatura mundial de la superficie”.

Sin embargo, sus argumentos no lograron convencer a los escépticos del calentamiento climático. Entre ellos, el republicano congresista de Texas, Lamar Smith, que ocupa la Presidencia en el Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología del Senado de la República, intentó citar a las comunicaciones de la comunidad científica de la NOAA para demostrar que se han precipitado en la publicación de la investigación para reforzar las políticas de cambio climático de la Administración Obama.

No Obstante el 4 de enero se publicaron nuevas investigaciones en la revista a href=»http://advances.sciencemag.org/content/3/1/e1601207.full» target=»_blank»>Science Advances que confirman los resultados de la NOAA sobre el calentamiento de los océanos durante los últimos veinte años.

Zeke Hausfather, de la Universidad de California en Berkeley, dirigió un equipo con el fin de analizar los nuevos registros de la NOAA, publicados en 2015, que mostraban un mayor calentamiento en los últimos veinte años en comparación con otros datos como los obtenidos por el Centro Hadley en el Reino Unido.

Según Hausfather, existen dos razones principales por las que se obtuvieron estimaciones más frías de la temperaturas del océano: no se ajustaban a la transición de las mediciones meteorológicas, que han pasado de barcos a boyas en los últimos años, y no tuvieron en cuenta cómo la transición a buques más grandes y a cascos más profundos en las flotas mundiales en las dos últimas décadas impactó las mediciones de la temperatura.

Tanto la NOAA como Hadley trabajan con registro mixto. Hausfather explica: “Intentan tomar datos de muchos tipos de instrumentos diferentes y combinarlos en un solo registro a largo plazo. El reto es que se crean incertidumbres y juicios sobre cuál es la mejor manera de reflejar y corregir cambios en los instrumentos (como el cambio en la composición de las flotas) o el cambio de un instrumento a otro (por ejemplo, pasar de mediciones en barcos a mediciones en boyas)”.

Hausfather, junto a su equipo, utilizó una metodología distinta con el objetivo de evaluar los datos de la superficie del océano y afirmó lo siguiente: “Por suerte, en los últimos quince años ha habido una oleada de nuevas mediciones oceánicas con las que trabajar para qué registro es correcto. En nuestro estudio, desarrollamos tres registros de temperatura ‘instrumentalmente homogéneos’ (es decir, producidos a partir de un único tipo de instrumento de medición): boyas flotantes, radiómetros satelitales, y flotadores Argo. Estos registros instrumentalmente homogéneos no requieren ajustes para cambiar el tipo de medición, ya que todas utilizan el mismo tipo”.

Los investigadores concluyeron que los tres registros de temperatura concordaban con las estimaciones del calentamiento de los océanos de la NOAA de 2015. Demostraron, por consiguiente, la existencia de un fuerte sesgo hacia las temperaturas frías a partir de 2003 entre los antiguos datos de la NOAA y un sesgo más modesto, aunque aún importante, en el registro de Hadley.

Hausfather declaró a Mongabay, lo siguiente: “Nuestros resultados son casi idénticos a los de la NOAA, pese a haber usado tres conjuntos independientes de datos (boyas, satélites y flotadores Argo), a diferencia de los registros de la NOAA y de otros grupos que no utilizaron dos de ellos (satélites y flotadores Argo)”.

En este video, Hausfather explica (en inglés) de qué manera las estimaciones proporcionadas precedentes habían infravalorado el calentamiento de los océanos y cómo pudo comprobar con total seguridad que “los científicos de la NOAA no andaban desencaminados en sus argumentos”.

 

Dado que los Republicanos, como Lamar Smith, tienen el control de las dos Cámaras del Congreso, que el nuevo presidente considera que el cambio climático es un engaño perpetrado por China y que ha prometido retirar a EE.UU. lo antes posible del Acuerdo de París, no parece que vayan a dejar de darse intentos de frustrar o retrasar cualquier tipo de acción climática estadounidense en el futuro a corto plazo.

Frente al documento de su investigación que confirma las nuevas estimaciones del calentamiento de los océanos, Hausfather ha afirmado que no puede seguir defendiéndose la idea de que hubo una ‘pausa’ en el ritmo del aumento de la temperatura global: “En cuanto al aparente ‘hiato’ del calentamiento global, los impactos combinados de ajustar los sesgos en los registros de temperatura (citados en nuestro artículo) y de los tres años más cálidos que se han registrado (2014, 2015 y 2016) deberían servir para descartar firmemente la idea de que el calentamiento global se ha detenido”.

Este mapa de la Tierra muestra las tendencias de la temperatura de la superficie de la tierra entre 1950 y 2014.
Imagen vía Wikimedia Commons.

CITAS: