Noticias ambientales

Los Tres Cañones, los gigantes de piedra esculpidos por la naturaleza

  • Margarita Medina-Müller es Coordinadora del Andes Amazon Fund. Las opiniones expresadas son de su autoría.

A 241 km al sur de la ciudad de Cusco, por la ruta que une el Cusco con el Valle del Colca, se erigen gigantescas murallas de piedras de más de 80 metros de alto que hipnotizan al instante. Los caprichos de la naturaleza formaron con la erosión espectaculares esculturas pétreas talladas como por la mano del hombre. Esculturas de aspectos enigmáticos cuyas formaciones proyectan sombras de extraordinarias y variadas formas que quedan atrapadas en el imaginario del visitante.

Este majestuoso lugar conocido como Tres Cañones o Cañón de Suykutambo, por estar ubicado en el distrito que lleva el mismo nombre, se compone de montañas en cuyas cimas se levantan monumentales formaciones rocosas de origen volcánico que dan el aspecto de interminables y misteriosos bosques de piedras.

Foto: Ronald Catpo.

En millones de años, las suaves caricias del viento, la lluvia  y el paso obligado de los ríos formaron tres perfectos callejones con imponentes farallones que se levantan gallardos hacia el cielo. Estos gigantes de piedra, los Tres Cañones, es el punto donde confluyen los ríos Apurímac, Callumani y Cerritambo para formar el Gran Apurímac. Este lugar, ubicado en los distritos de Coporaque y Suykutambo de la provincia de Espinar, entre los 3500 y casi 5000 m.s.n.m., viene acompañado de una increíble flora y fauna silvestre propias del lugar. Queñuales (Polylepis), tholas (Parastrephia lepidophylla), rodales de Puya raimondii y pajonales altoandinos complementan su belleza y valor paisajístico, creando el hábitat propicio para vicuñas, vizcachas, tarucas y pumas que se desplazan sigilosamente entre los gigantes de piedra y la vegetación que los abriga.

Y como para no creerlo, encontramos además vestigios arqueológicos de diversas culturas que dejaron huellas en la zona y nuestra historia. Entre los 1000 a.c. y los 1430 d.c., civilizaciones como Kaluyo, Tiahuanaco, Huari, Collao y la Inca transitaron y habitaron los valles, montañas y cimas que rodean los Tres Cañones.

Foto: Ronald Catpo.

La suma de formaciones geológicas, sus valles y ríos que confluyen, sus restos arqueológicos y diversidad biológica hacen del lugar, un verdadero espectáculo de la naturaleza. Sin embargo, el mal uso de la tierra y la minería informal en la provincia de Espinar amenazan las fuentes de agua, vida silvestre que allí habita y el entorno que los rodea.

Así, viendo todo el potencial turístico y las amenazas latentes del lugar, el Gobierno Regional de Cusco, en apoyo a la población local y en su rol de gestor del territorio, emprendió la larga travesía de proponer la creación del Área de Conservación Regional Tres Cañones, la cual es de 39 485 hectáreas. Conscientes de las amenazas, del valor paisajístico y el potencial turístico del Cañón de Suykutambo, la población lugareña y sus autoridades han dado su total respaldo al Gobierno Regional, el cual se formalizó durante el proceso de consulta previa a las comunidades campesinas donde se encuentra la propuesta, pues estas comunidades  tienen el firme interés de mantener sus fuentes de agua, sus bosques y fauna nativa, así como desarrollar actividades acordes al enorme potencial que contiene dicho lugar.

Foto: Ronald Catpo.

Actualmente el expediente técnico que sustenta su creación, está por elevarse al Consejo de Ministros. Con su aprobación y la firma de un Decreto Supremo puede ser declarada oficialmente como Área de Conservación Regional (ACR), cuya categoría permite que la población haga uso sostenible de sus recursos naturales y se beneficie directamente de las acciones de conservación y desarrollo rural que trae consigo la gestión de las áreas naturales protegidas.

A cinco horas al sur de la ciudad del Cusco, la propuesta de Áreas de Conservación Regional Tres Cañones ofrece, por su impresionante geografía, un sinfín de actividades para realizar. Canotaje, kayak, trekking, cabalgatas, parapente, escalada en roca, downhill, rappel y ciclismo, son algunas de las actividades que se pueden realizar, además de tener un interesante viaje en parte de la historia del Perú y maravillarse con el paisaje que lo rodea. Esta propuesta de área natural protegida tiene todo el potencial turístico como para autosostenerse a través del turismo y deportes de aventura. Es más, el Gobierno Regional de Cusco lo declaró en el 2014 como un destino turístico dentro de la región[1]  y previamente, debido a las características del lugar, Tres Cañones ha sido sede de la Primera Competencia de Deportes de Aventura en Suykutambo y se han realizado varios Festivales Ecodeportivos de Turismo y Danzas Autóctonas que atraen a más de un millar de deportistas por vez. Por sus características y  magnificiencia, Tres Cañones está destinado a convertirse en la nueva capital de los deportes de aventura en Perú[2]. Justamente por este potencial turístico, es necesario que el área sea gestionada adecuadamente.Por ello, los dos últimos gobernadores regionales del Cusco presentaron su respaldo de creación del Área de Conservación Regional y, después de un arduo trabajo de varios años, los Cusqueños apuestan a que el Consejo de Ministros apruebe su propuesta de creación. El actual Gobernador, Edwin Licona, apuesta en que el ACR Tres Cañones será respaldado por todos los sectores y además, una vez creada el área, el Gobierno Regional de Cusco, trabajará de la mano con los sectores interesados en conservar y potenciar los valores del lugar. Sobre todo ahora que se van incrementando  la cantidad de turistas y deportistas es necesario que el Gobierno Regional administre, controle, vigile y gestione el área, a fin de que sea conservado y no se dañe nuestro patrimonio natural.

Complejo arqueológico Mauka Llaqta, repleto de construcciones circulares y semicirculares. Foto: Ronald Catpo.

Sentir la naturaleza viva, pasear por la historia de nuestros antepasados y, disfrutar de los deportes rodeados de los gigantes de piedra que impresionan por su magnificencia, nos obliga a cuidar lo que tenemos. Si bien es el deber del Gobierno Regional de Cusco, gestionar el patrimonio natural de la Nación; conservar los Tres Cañones es un deber de todos los peruanos. Por eso, pongámonos la camiseta por el Perú y sintámonos orgullosos de lo que tenemos. Cuidemos lo que la naturaleza nos brinda. Cuidemos y disfrutemos de la futura  ACR Tres Cañones.

Guardiana del sitio arqueológico de K’anamarka. Foto: Walter Wust.
Sitio arqueológico de K’anamarka, en las cercanía de Espinar. Esta fue la capital de la nación K’ana. Foto: Walter Wust.

Notas:

[1] http://www.andina.com.pe/agencia/noticia-cusco-promovera-a-sitio-canon-suykutambo-como-destino-turistico-533099.aspx

[2] https://lamula.pe/2010/05/29/aventura-en-tres-canones-espinar-cusco/viajderos/