Series de Mongabay:

El potencial de los bosques tropicales: entrevista con la experta forestal Frances Seymour

  • El futuro impacto y longevidad de la protección de los bosques tropicales basados en sistemas de manejo comunitario dependerá en gran medida de una mayor inversión, dicen los autores.
  • Las personas de las naciones desarrolladas pueden tener un impacto significativo en la reducción de la deforestación al practicar un consumo más responsable, según Seymour y Busch.
  • Según los autores, la deforestación tropical genera gran parte de las emisiones mundiales de carbono, que pueden combatirse en parte a través de incentivos de inversión de países industrializados.

En su nuevo libro, Frances Seymour y Jonah Busch exploran soluciones para ayudar a detener la pérdida global de bosques tropicales. En particular, los autores exponen el impacto potencial de la econometría espacial, y utilizan datos relacionados con los bosques para estimar los costos y beneficios de protegerlos. Su libro titulado “Why Forests? Why Now? The Science, Economics, and Politics of Tropical Forests and Climate Change” también examina con detenimiento los intereses políticos de los países industrializados y en vías de desarrollo y los intereses comunes para avanzar en la agenda de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Una parte importante de ese trabajo es REDD+ (reducción de emisiones por deforestación y degradación de bosques), un programa global orientado a fomentar los esfuerzos de los países para reducir las emisiones derivadas del cambio en el uso de la tierra. El programa también facilita y fomenta los esfuerzos de conservación, apoya el manejo sostenible de los bosques y el aumento de las reservas forestales de carbono.

Ambos autores son investigadores principales del Centro para el Desarrollo Global, una organización sin fines de lucro con sede en Washington D.C., que trabaja para reducir la pobreza y la desigualdad en el mundo. Seymour es experta en economía política y política ambiental y Busch es economista ambiental.

Seymour habló recientemente con Mongabay vía correo electrónico sobre el libro y sus implicaciones potenciales para los bosques tropicales del mundo.

Mongabay: ¿Por qué decidiste escribir este libro ahora?

Frances Seymour: Cuando iniciamos este trabajo hace más de tres años, nuestra sensación era que convergían varios factores que podrían superar las barreras que obstaculizaron los intentos previos de cooperación internacional para conservar los bosques tropicales.

Por ejemplo, los nuevos datos basados ​​en satélites sobre el cambio de la cubierta forestal apenas estaban disponibles, y las negociaciones REDD + que unían la división Norte-Sur sobre los bosques —una división que había entorpecer una convención sobre los bosques en la época de la Cumbre de la Tierra de Río— llegaban a una conclusión exitosa. Desde que comenzamos el libro, más piezas han caído en su lugar, como la cascada de compromisos de las corporaciones para sacar la deforestación de las cadenas de suministro de los productos básicos.

Mongabay: En virtud del Acuerdo de París (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), REDD+ fue formalmente adoptado en el marco climático global. ¿Qué se necesita ahora para impulsar REDD+?

Seymour: Nuestra opinión es que la financiación a gran escala basada en resultados es la pieza que falta. El atributo clave que hace que REDD+ sea diferente a las décadas anteriores de financiamiento para la conservación de los bosques es la promesa de financiamiento basado en el desempeño. Sin embargo, tal como se documenta en nuestro libro, el financiamiento disponible se ha mantenido alrededor de mil millones de dólares al año —el mismo nivel que el prometido en el Plan de Acción Forestal en los Trópicos hace unos 30 años— y menos de la mitad ha sido asignado para pagos basados ​​en resultados.

Frances Seymour (l) discute su libro que coescribió con Jonah Busch —en el evento de lanzamiento del libro en febrero del 2017. Foto de Karina Chamorro cortesía de La Fundación David y Lucile Packard

Si bien es cierto que muchos países ricos en bosques requerirán apoyo para el fomento de la capacidad y la inversión, pocos serán eficaces para revertir los motores de la deforestación, sin la certeza de una recompensa financiera significativa.

Mongabay: Con la llegada de la Administración Trump al poder, ¿cuál es su perspectiva para la política forestal internacional? ¿Qué países lideran la política forestal?

Seymour: Aunque sería profundamente lamentable que los Estados Unidos se desvinculara de la política forestal y climática internacional, es probable que otros países como Noruega, el Reino Unido y Alemania sigan ejerciendo el liderazgo.

Además, jurisdicciones subnacionales como el estado de California y organizaciones internacionales como la Organización de Aviación Civil Internacional están discutiendo sobre la creación de demanda de reducción de la deforestación mediante la inclusión de compensaciones forestales internacionales en los programas de reducción de emisiones.

Los países ricos en bosques como Brasil, Colombia e Indonesia reconocen cada vez más que la protección de los bosques es de su propio interés nacional, por lo que seguirán motivados para participar en los foros internacionales pertinentes.

Mongabay: ¿Cuáles son las intervenciones más eficaces para detener la deforestación?

Seymour: Brasil demostró la efectividad de una serie de herramientas políticas cuando redujo la tasa de pérdida de bosques de la Amazonía en alrededor del 80 % en la década iniciada en el 2004. Entre esas herramientas se encontraban el establecimiento de áreas protegidas a lo largo del “arco de deforestación”, el reconocimiento de los territorios indígenas y el fortalecimiento de la aplicación de la ley gracias a la vigilancia casi en tiempo real de los eventos de deforestación vía satélite.

Una moratoria voluntaria de la industria de la soya sobre la obtención de tierras recientemente deforestadas y las restricciones gubernamentales al acceso al crédito en los municipios de alta deforestación también contribuyeron al éxito de Brasil. Un análisis realizado por mis colegas Jonah Busch y Kalifi Ferretti-Gallon iluminó la importancia de otros factores; por ejemplo, los pagos generales de ayuda al ingreso rural están asociados con más deforestación, mientras que los pagos por servicios ambientales se asocian con menos.

Mongabay: ¿Qué tan importantes son los consumidores para impulsar un cambio en los negocios tradicionales?

Seymour: Actualmente, la causa principal de la deforestación tropical es el desmonte a escala industrial de los bosques para producir productos de comercio internacional como la carne de res, la soya, el aceite de palma y la madera de rápido crecimiento para pulpa y papel. Gran parte de esa deforestación es ilegal.

Si los consumidores exigen que estos productos de “riesgo forestal” se produzcan de manera legal y sostenible, eso envía una señal a los productores —así como a los gobiernos de los países productores— de que los mejores resultados serán recompensados ​​con acceso preferencial a los mercados.

Los gobiernos de los países consumidores pueden ayudar a establecer normas de abastecimiento para la legalidad y la sostenibilidad, y eliminar los subsidios perversos para la bioenergía que se produce a partir de materias primas de riesgo forestal.

Mongabay: ¿Cuáles son los mayores obstáculos para reducir la deforestación?

Seymour: A nivel local, hay muchos obstáculos para reducir la deforestación debido a la debilidad de la gobernabilidad forestal, especialmente la falta de una tenencia clara de la tierra y la corrupción en la concesión de permisos para la explotación y conversión del bosque.

Pero a nivel internacional, un gran obstáculo es la falta de conciencia entre los tomadores de decisiones de que los bosques —la única tecnología segura, natural y probada para la captura y almacenamiento de carbono— son esenciales para lograr los objetivos del Acuerdo de París y que la acción es urgente, factible y asequible. Como resultado, los bosques reciben menos que su “cuota justa” de financiamiento climático y atención política.

Mongabay: Más allá del carbono, ¿existe la oportunidad de destacar la importancia económica de los bosques en la generación de lluvias y el enfriamiento de las temperaturas locales?

Seymour: Absolutamente. Ahora hay aún más evidencia con respecto a los roles significativos que desempeñan los bosques en la prestación de servicios ecosistémicos, tales como la influencia de las lluvias y el enfriamiento de las temperaturas locales. Esos servicios son fundamentales para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible [una iniciativa de las Naciones Unidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar la prosperidad para todos] relacionados con el hambre y pobreza, salud, energía, agua y seguridad ante los desastres naturales.

Ahora que disponemos de mejores datos sobre el cambio de la cobertura forestal será posible realizar análisis económicos más sofisticados de, por ejemplo, la contribución de los bosques a la productividad agrícola a escala del paisaje, la relación entre el cambio de cobertura forestal y la incidencia de la malaria, y el valor de las cuencas boscosas para llenar embalses de represas hidroeléctricas con agua limpia y sin sedimentos.

Mongabay: ¿Cuáles son las oportunidades de reforestación y restauración forestal para ayudar a mitigar el cambio climático?

Seymour: Las oportunidades para promover tanto los objetivos climáticos como los de desarrollo a través de la reforestación y restauración forestal son grandes e iniciativas internacionales como el Bonn Challenge [un esfuerzo global para restaurar cientos de millones de hectáreas de tierras deforestadas y degradadas en los próximos 15 años] han sido lanzadas.

Sin embargo, esas oportunidades no deben ser una distracción del imperativo urgente de mantener los bosques que tenemos en pie. Después de que un área de bosque tropical es despejada y quemada, puede tomar más de 100 años restablecer el stock de carbono que fue lanzado a la atmósfera en solo unos días, sin mencionar el costo de todos los valores de biodiversidad y servicios ecosistémicos que se pierden.

Imagen de portada: Un gibón de manos blancas. Foto de Thomas Tolkien vía Wikimedia Commons

Esta historia fue publicada por primera vez en la web en inglés el 03 de marzo de 2017.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y también puedes suscribirte a nuestro Boletín y Alertas de temas especiales.

Artículo publicado por
, , ,