Noticias ambientales

Perú: pescadores artesanales exigen la creación de la Reserva Mar Pacífico Tropical

  • La zona propuesta para ser declarada área natural protegida concentra el 72 % de la especies marinas del litoral peruano.
  • En seis meses debe estar listo el nuevo expediente en que se describe la creación de la Reserva y sus límites. Todos los actores involucrados deben estar de acuerdo con él para que el Consejo de Ministros pueda determinar su aprobación o no.

Jorge Luis Tume celebró el Día del Pescador con una preocupación: no sabe si su único hijo podrá dedicarse a la pesca artesanal como él lo hizo hace 35 años. “Tenemos pocos recursos. Si antes capturábamos hasta 200 kilos de pescado blanco, ahora apenas llevamos 20 kilos para vender”, contó Tume. El testimonio de este pescador es el de cientos de hombres de mar que esperan “la creación de la Reserva Mar Pacífico Tropical, para frenar la pesca de arrastre”.

Por eso la semana pasada, un grupo de pescadores a bordo de treinta veleros participaron en una regata simbólica, organizada por el Gremio de Pescadores de Cabo Blanco, con el respaldo de la ONG H2Oceanos, para promover la pesca artesanal, el turismo y la conservación de la biodiversidad de la zona. Sin embargo, el nombre del evento, “Gran Regata del Siglo: Todos Unidos por el Mar Pacífico Tropical Peruano”, resumía en pocas palabras lo que están esperando: la declaración de la nueva área natural protegida.

La regata se realizó el Día del pescador en el balneario de Cabo Blanco. Foto: H2Oceanos / Nicolás Landa.

Impulsados por el viento, los hombres de mar demostraron sus habilidades para navegar y le recordaron a los visitantes que la pesca ancestral aún se practica en el norte del Perú. Al final de la carrera, fue la embarcación Cautivo Peregrino la primera en llegar a la meta, seguida de la Santísima Cruz del Chalpón y el velero Presidente. El mensaje al final de la competencia fue directo: proteger la pesca artesanal y la diversidad marina.

Al final de la carrera, fue la embarcación Cautivo Peregrino la primera en llegar a la meta, seguida de la Santísima Cruz del Chalpón y el velero Presidente. Foto: H2Oceanos / Nicolás Landa.
La regata fue organizada para promover la pesca artesanal, el turismo y la conservación del ecosistema marino. Foto: H2Oceanos / Nicolás Landa.

Carlos Chapilliquén, presidente del gremio de pescadores de artesanales de Cabo Blanco, dijo que están esperando que el nuevo ministro de la producción, Pedro Olaechea, converse directamente con ellos para que conozca los problemas a los que se enfrentan. “En otros sitios sí están cuidando su mar, pero aquí no. Queremos que nuestras futuras generaciones conozcan lo que es una buena caballa, cabrilla, mero”, expresó el dirigente, quien aspira a que el gobierno actual acepte proteger hasta las siete millas marinas, dos de ellas reservadas para la pesca artesanal sostenible.

¿Qué es lo que falta para declarar la nueva área natural protegida?

La zona propuesta para ser declarada área natural protegida concentra el 72 % de la especies marinas del litoral peruano. Esta es una de las razones por las que figura hoy en la lista de los 76 sitios marinos que son considerados lugares de esperanza (Hope Spots) en el mundo, por la inmensa diversidad biológica que poseen, según Mission Blue, prestigiosa organización ambiental que trabaja en la investigación y conservación de los océanos.

Este “lugar de esperanza” que comprende la Isla Foca, El Ñuro, el banco natural de Máncora en la Provincia de Piura, y los arrecifes de Punta Sal en Tumbes es uno de los ecosistemas marinos que el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) propuso proteger bajo la figura de la Zona Reservada Mar Pacífico Tropical Peruano, paso previo a la categorización como área natural protegida. Esta iniciativa de conservación que en su momento contó en el respaldo de ONG nacionales e internacionales, del Gobierno Regional de Piura, del Ministerio del Ambiente y el Ministerio de la Producción, además de un sector de la sociedad civil, aún sigue pendiente.

Alicia Kuroiwa, jefa de Campaña de Áreas Marinas Protegidas de Oceana en Perú, indicó a Mongabay Latam que el Ministerio del Ambiente (Minam) podría aprobar la reserva en diciembre de este año. Aunque resaltó que todavía queda pendiente que las  empresas que tienen lotes de hidrocarburos dentro de las cinco millas y los pescadores artesanales acuerden cómo respetarán este espacio.

Los pescadores artesanales denuncian la poca vigilancia de las bolicheras de arrastre. Foto: Carlos Chunga.

Por ahora el Sernanp trabaja en la elaboración de un nuevo expediente para la creación de la Reserva Nacional Mar Pacífico Tropical, que supondría un área definitiva con límites que no se podrían cambiar. Además, sería de uso directo, es decir, que podrían operar tanto los pescadores artesanales formales como las empresas de hidrocarburos que tenían contratos firmados previamente con el Estado, según lo aclaró Kuroiwa.

“El Ministerio del Ambiente ha determinado que se hará un área protegida con categoría definitiva. Sería una Reserva Nacional como un espacio de uso directo porque se respetarían los derechos de las personas que han estado haciendo uso del lugar antes de la creación del área. El Sernanp está trabajando el expediente que corresponde”, explicó Kuroiwa.

Para elaborar este documento, el pasado 16 de junio, el Minam aprobó la formación de un grupo de trabajo temporal “para recabar y analizar los estudios complementarios para sustentar el establecimiento de un área natural protegida”, cita el decreto 160-2017 de dicho ministerio.

En un inicio, empresas como Karoon, BPZ, Savia y Gold Oil se opusieron al proyecto. Para Héctor Soldi, viceministro de Pesca y Acuicultura, ahora la propuesta no tiene opositores, “Solo existe preocupación. Ambas partes (pescadores artesanales y las empresas de hidrocarburos) han mostrado su preocupación porque piensan que en la reserva no podrán hacer sus actividades, pero la idea es declarar la zona protegida y que se puedan desarrollar actividades económicas”, manifestó.

En el Día del Pescador, los hombres de mar solo están preocupados por la disminución del recurso. Foto: Carlos Chunga.

El Sernanp tiene hasta seis meses para terminar el expediente en el que se describirá la creación de la Reserva Mar Pacífico Tropical. Luego de ello, pescadores y sector hidrocarburos deben estar de acuerdo con la propuesta para que recién el documento sea evaluado por el Consejo de Ministros y determine su aprobación o no.

“El Minam ha puesto que esperan terminar (el expediente) en seis meses, es el tiempo que tiene (el Sernanp) para terminar este proceso. Entonces, con suerte a fin de año e inicios del siguiente año debería estar creada, si es que se logra un consenso con los sectores”, describe Kuroiwa.

¿Cuáles son las especies en peligro?

A pesar de que el Decreto 005-2012 del Ministerio de la Producción (Produce) prohíbe la pesca de arrastre dentro de las cinco millas, los pescadores artesanales de Cabo Blanco denuncian que no hay una autoridad que vigile e impida la captura indiscriminada de peces. “Los industriales dicen que tienen dos permisos de pesca. Cuando terminan con la anchoveta, luego arrasan con todo, se llevan toda la pesca y matan la cría”, comentó Jorge Luis Tume, pescador artesanal de Cabo Blanco que teme por el futuro de su trabajo.

Yuri Hooker, biólogo del Laboratorio de Biología Marina de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, precisó a Mongabay Latam que el mar tropical se extiende a lo largo de 150 kilómetros, desde Cabo Blanco hasta la frontera con Ecuador. En este espacio se reúne entre el 70 % y 75 % de toda la biodiversidad del litoral peruano. Resaltó que existen especies endémicas que no habitan en otra parte del planeta como la ophioderma peruana, una estrella de mar muy especial, además de erizos de mar, babosas marinas, cangrejos y corales alrededor de la Isla Foca.

Imagen tomada en los Arrecifes de Punta Sal. Foto: Yuri Hooker.

“Pescadores artesanales responsables, la ciencia y la comunidad en general piden un área protegida que conserve la enorme biodiversidad que existe en este lugar y los recursos de la pesca artesanal de los que tanto se ufana el país por tener las mejores cocinas del mundo, sin embargo nos estamos quedando sin insumos”, expresó el investigador.

Charela, corvina, robalo, mero, cojinova, perela, ojo de uva, jurel y la caballa grande son algunos de los peces de consumo humano que los pescadores artesanales ya no capturan en sus faenas diarias. Tume y algunos de sus compañeros comentaron que incluso navegando más allá de las cinco millas no es posible conseguir el recurso, porque “las arrastreras” se llevan hasta las crías más pequeñas.

En respuesta a las denuncias de los pescadores artesanales, el viceministro Soldi precisó que el Produce y la Marina de Guerra del Perú han firmado un convenio para instalar un sistema de vigilancia estricto que vigile a las bolicheras que intenten depredar el mar. “Se trata de un sistema de radares y lanchas rápidas que se van a adquirir para el control de la actividad pesquera”, dijo la autoridad.

Pero los pescadores artesanales han perdido las esperanzas, sobre todo porque cada día ven como algunas embarcaciones tiran sus redes de fondo y se llevan todo. “Este problema lleva años”, “ya no sacamos lo de antes por culpa de ellos”, “no se cumplen las vedas”, “si se cuidara la zona tendríamos más pescadito”, son las expresiones que repiten una y otra vez los pescadores de Cabo Blanco. Uno de ellos es Ricardo Pazos, quien además de la reserva, pide que el Produce les dé más facilidades para el proceso de formalización y los permisos de pesca. Y es que si el área protegida prospera, solo los pescadores artesanales formales podrán hacer uso del área.

El área propuesta alberga entre el 70 y 75 % de las especies marinas del litoral peruano. Foto: Yuri Hooker.

Alexander More, director ejecutivo de Naturaleza y Cultura Internacional, resaltó que las ballenas jorobadas que pueden ser avistadas entre julio y agosto de cada año también están en peligro por la pesca de arrastre. Y Hooker confirmó que, solo en el norte del Perú, entre siete y ocho ballenas mueren al año a causa de las redes de deriva, una trampa para este tipo de especie.

“El arrastre levanta todas las pequeñas crías. Las especies más afectadas son el caballito de mar, mero de ojo pequeño, cabrilla y la merluza”, sostuvo More y agregó que solo se podrá concretar la creación de la reserva, cuando exista un consenso entre pescadores artesanales, industriales y las empresas petroleras.

“En estos 20 años trabajando en la zona, hemos visto la reducción dramática de varias poblaciones de peces y algunos mariscos. La situación ya es crítica. Buena parte de los pescados que están llegando a nuestro mercado vienen de Ecuador, porque en el Perú ya no hay. Mucho del pescado que se vende en los mercados es importado de agua dulce, porque la historia de que tenemos el mar más rico del mundo, hace rato ha dejado de serlo”, comentó Hooker.

San Pedro, patrono de los pescadores. Foto: Carlos Chunga.

La protección de más de 116 000 hectáreas de mar depende finalmente del Consejo de Ministros. Mientras tanto, los pescadores le piden a su patrono San Pedro que las futuras generaciones puedan gozar de un mar con peces.