El felino que reina en los bosques de Colombia se encuentra en un alto nivel de amenaza. Estamos hablando del jaguar (Pantera Onca). La presión desmedida de actividades humanas como la ganadería y la agricultura, así como negocios ilícitos como el narcotráfico están disminuyendo grandes extensiones de su hábitat natural. Laos jaguares cumplen un papel clave, ya que sirven de reguladores poblacionales en el ecosistema. Al depredar herbívoros y mesodepredadores como su dieta diaria, permite un equilibrio de la fauna en la naturaleza.

Si bien las poblaciones de la Amazonía colombiana se encuentran estables, se calcula que el número de ejemplares en el resto del país bordea con suerte los 1500, según un estudio del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam). ¿A qué se debe esta situación?

1. La pérdida de hábitat es su principal amenaza

La deforestación que disminuye de manera considerable los bosques donde habita el jaguar es la principal amenaza para esta especie. La pérdida de bosques se debe a la expansión de la frontera agraria, la ganadería y el establecimiento de asentamientos humanos que reducen el área natural del jaguar. A esto se suma también la presencia de grupos ilegales como los narcotraficantes que deforestan para abrir paso a pistas de aterrizaje clandestinas y vías ilegales.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) de Colombia, también reconoció que actividades como la construcción estatal de vías legales y el establecimiento de la marginal de la selva permiten la fragmentación del espacio natural del jaguar cuando es necesario que existan espacios comunes para la libre relación entre las poblaciones de este felino.

Si bien solo un 3 % de los jaguares en Colombia está protegido por áreas protegidas, ese mínimo porcentaje también es afectado. Según el IDEAM la mayor presión está localizada en el noroccidente del país donde 12 carreteras ilegales usadas para narcotráfico impactan en el hábitat del jaguar. Las zonas afectadas están entre los municipios de Mesetas y Uribe en el departamento del Meta; también en el área de manejo especial de la Macarena, en la que se encuentran los parques Serranía de los Picachos, Tinigua y Macarena; además del Distrito de Manejo Integrado de la Macarena sur y un sector del Parque Chiribiquete.

Los expertos revelan en su estudio el estado de conservación de las poblaciones de jaguares que viven fuera de la Amazonía. Foto: PROCAT Colombia.

2. Los campesinos lo matan por considerarlo peligroso

Debido a la reducción de su hábitat, los jaguares han comenzado a ingresar a las comunidades y asentamientos para cazar a las mascotas o ganado. Frente a ello, las personas los asesinan.

En el 2014, al norte de Colombia, en el departamento de Magdalena, las comunidades de El Congo, Lourdes, La Unión y Nueva Granada mataron a cuatro jaguares por considerarlos un peligro. La incursión de los felinos en el lugar no era casual, un incendio que devoró 2000 hectáreas del bosque que habitan en la Sierra Nevada de Santa Marta los había obligado a buscar alimento en otros lugares.

Jaguar Pantera Onca. Foto: PROCAT Colombia.

3. No solo está en peligro en Colombia, sino en América

Debido a la extendida presencia del jaguar en el continente americano, desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina, se creía que la población de esta especie no iba a estar amenazada, pero es una equivocación. De entre las 34 poblaciones de jaguares identificadas en toda América, 25 están En Peligro Crítico y ocho en Peligro de Extinción, mientras que en la zona amazónica que comparte Colombia con otros países, está en Menor Preocupación.

Para mayor alarma, se identificó que en el último siglo se disminuyó hasta la mitad la población total de jaguares. Solo quedarían en América 64 000 ejemplares, mientras que en la Amazonía habría 57 000, según una investigación del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México en la revista internacional Oryx.

Las alertas recientes de deforestación en Colombia amenazan el hábitat de los jaguares. Foto: PROCAT Colombia.

4. Existen proyectos para su conservación

Frente a la crítica situación del jaguar en Colombia donde los campesinos atacan a los jaguares por temor a que les arrebaten sus mascotas y ganado, se está desarrollando en la Sierra Nevada de Santa Marta el proyecto Jaguar friendly, el cual concientiza al campesino local de la importancia de este animal en el ecosistema y además los capacita en el cultivo de café bajo sombra, es decir, sin deforestación. Esta técnica agrícola permite conservar parches de bosques que sirven al jaguar de corredores de conservación.

Comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta en Colombia. Foto: PROCAT Colombia.

Para mayor información acerca de la situación crítica de la conservación del jaguar, ingresa aquí.

 

Foto de portada: PROCAT Colombia.

 

Artículo publicado por milton