Noticias ambientales

Ciencia ciudadana: ayuda a monitorear a los elefantes en Gabón a través de cámaras trampa

  • Las cámaras trampa han demostrado ser una herramienta poderosa para los conservacionistas para monitorear los bosques y la vida silvestre. Sin embargo, la enorme cantidad de datos que capturan necesita ser revisada para ser útiles, lo que a menudo presenta un gran desafío para los conservacionistas y los investigadores con bajo presupuesto.
  • Para enfrentar este desafío, un equipo dirigido por Anabelle Cardoso, candidata a doctorado en la Universidad de Oxford en el Reino Unido, recurrió a otro nuevo método prometedor que está transformando la forma en que se realiza la investigación en los tiempos modernos: la ciencia ciudadana.
  • El lento crecimiento de la población y la crisis de caza furtiva de marfil han reducido el número de elefantes africanos de bosque (Loxodonta cyclotis) en los últimos años. "Queremos conservar estas hermosas criaturas, pero para hacerlo de manera efectiva necesitamos saber dónde están estos elefantes y cuántos de ellos hay, para poder elegir los mejores lugares para enfocar nuestros esfuerzos", escriben Cardoso y sus colegas.

Las cámaras trampas han demostrado ser una herramienta poderosa para los conservacionistas para monitorear los bosques y la vida silvestre. Sin embargo, la enorme cantidad de datos que capturan necesita ser revisada para ser útiles, lo que a menudo presenta un gran desafío para los conservacionistas y los investigadores con bajo presupuesto.

Para enfrentar este desafío, un equipo dirigido por Anabelle Cardoso, candidata a doctorado en la Universidad de Oxford en el Reino Unido, recurrió a otro nuevo método prometedor que está transformando la forma en que se realiza la investigación en los tiempos modernos: la ciencia ciudadana.

El lento crecimiento de la población y la crisis de caza furtiva de marfil han reducido el número de elefantes africanos de bosque (Loxodonta cyclotis) en los últimos años. «Queremos conservar estas hermosas criaturas, pero para hacerlo de manera efectiva necesitamos saber dónde están estos elefantes y cuántos de ellos hay, para poder elegir los mejores lugares para enfocar nuestros esfuerzos», escriben Cardoso y sus colegas en el sitio web de Elephant Expedition, el proyecto de ciencia ciudadana sobre elefantes africanos que lanzaron en la nación de Gabón, en África Occidental, en colaboración con zooniverse.com.

Elephant Expedition se creó para monitorear los elefantes a través de una red de cámaras trampa, y el sitio web interactivo del proyecto permite a los voluntarios ayudar a clasificar las fotos. Cardoso le dijo a Mongabay que los científicos ciudadanos no solo podrán ver elefantes en las fotos: «También vemos muchos otros animales fascinantes, especialmente gorilas y chimpancés», dijo.

Actualmente hay alrededor de 9000 voluntarios que ingresan a Elephant Expedition para ayudar, pero ya que las cámaras trampa recolectan tantas fotografías que necesitan ser clasificadas —cerca de 750 000 hasta la fecha— el equipo «necesita desesperadamente más ayuda», según Cardoso.

Mongabay habló con Anabelle Cardoso sobre cómo comenzó a trabajar en la conservación de elefantes africanos de bosque en Gabón, el impacto que tienen los científicos ciudadanos en el éxito del proyecto y cómo los resultados de la investigación se utilizarán para informar los esfuerzos de conservación de elefantes.

Una madre elefante amamantando a su bebé frente a una de las cámaras trampa. Foto cortesía de Anabelle Cardoso

Mongabay: Eres una candidata a doctorado en Oxford. ¿En qué se centra tu investigación en general? ¿Y cómo fue que viniste a trabajar a Gabón?

Anabelle Cardoso: en nuestra área de estudio en Gabón, las sabanas y bosques tropicales se entrelazan y forman un mosaico de hábitat el cual es hogar de una gran diversidad de especies, incluido el elefante africano en peligro de extinción. Sin embargo, como es el caso en gran parte de África, el valioso hábitat de la sabana se está perdiendo debido a la invasión de bosques como resultado del cambio global inducido por los seres humanos. A menudo nos dicen (y con razón) que la deforestación tropical es un problema importante, por lo que uno inmediatamente podría pensar que la invasión del bosque no suena como algo malo. Sin embargo, cuando la invasión del bosque se produce en los ecosistemas de sabana antiguos, conduce a una pérdida en la diversidad del hábitat y puede ser realmente perjudicial para la salud ecológica del paisaje.

En otras partes de África sabemos que el elefante africano de sabana (Loxodonta africana), que es una especie diferente al elefante africano de bosque, puede ayudar a prevenir esta pérdida del hábitat de la sabana, por ejemplo, al derribar árboles. Pero nadie sabe qué hacen los elefantes africanos de bosque a los árboles en estos mosaicos de sabanas forestales. ¿Se comportan como elefantes africanos de sabana? ¿O están haciendo algo completamente diferente?

Para tratar de responder algunas de estas preguntas, nuestro equipo usa cámaras trampa para monitorear a los elusivos elefantes del bosque. Investigamos dónde y cuántos elefantes hay en el paisaje en diferentes épocas del año, por qué los elefantes eligen estos lugares y qué efectos están teniendo en los árboles en los lugares que visitan.

Gabón es el lugar perfecto para hacer esto porque es el hogar de la mayoría de los elefantes del bosque que quedan en el mundo. Los elefantes africanos de bosque son una especie en peligro de extinción, ya que están siendo muy cazados en toda África central, generalmente por su marfil (puede leer más sobre esto aquí). Sabemos relativamente poco sobre los elefantes del bosque en comparación con los elefantes africanos de sabana, pero cuanto más entendemos, mejor podemos implementar estrategias de conservación para ayudar a protegerlos. Nuestro trabajo contribuye a esto.

Un elefante joven saluda inconscientemente a una de las cámaras ocultas. Foto cortesía de Anabelle Cardoso

Mongabay: ¿Por qué decidiste monitorear las poblaciones de elefantes en Gabón a través de la cámara trampa? ¿Dónde están específicamente las cámaras trampa?

Cardoso: Las cámaras trampa nos permiten monitorear a los elefantes 24/7, y podemos instalarlas al mismo tiempo en un área grande, lo que los hace mucho más eficientes que usar personas para monitorearlos. Los elefantes del bosque también han tenido que lidiar con una gran cantidad de presión debido a la caza para obtener su marfil, por lo que pueden asustarse y enojarse cuando las personas se acercan sigilosamente en el bosque (¡por experiencia personal, definitivamente no recomiendo sorprender a un elefante de bosque!) Sin embargo, las cámaras trampa ayudan con esto, porque son discretas y no molestan a los elefantes, lo cual es ideal porque queremos documentarlos en sus espacios naturales sin ser entrometidos.

Las cámaras trampa están atadas a árboles a lo largo del borde del bosque, y están configuradas para tomar fotos cuando son activadas por un sensor de movimiento o calor dentro de la cámara. Una vez al mes, nuestro equipo camina por el bosque para recobrar las cámaras, descargar las fotos y cambiar las baterías. Tenemos 40 cámaras instaladas en nuestra área en Gabón (aunque debido a que los elefantes están tan en peligro no puedo decir exactamente dónde están las cámaras porque no queremos permitir accidentalmente que los cazadores rastreen a los elefantes).

Mongabay: ¿Cómo surgió la idea de Elephant Expedition? ¿Cómo esperabas que los científicos ciudadanos contribuyan a tu trabajo en general?

Cardoso: Cuando instalamos el proyecto por primera vez, el plan era que yo revisaría todas las fotografías y contaría los elefantes, lo que, echando la vista atrás, me parece de un optimismo ridículo, ya que definitivamente no anticipamos cuántos animales había en el bosque ni los miles y miles de fotos que íbamos a tener que clasificar. Afortunadamente, a través de la Universidad de Oxford, nos vinculamos con Zooniverse.org, que es una maravillosa plataforma de ciencia ciudadana que ayuda a conectar proyectos como Elephant Expedition con un gran grupo de científicos ciudadanos dedicados. Básicamente, cualquier persona con una computadora y una conexión a Internet en cualquier parte del mundo puede participar.

En Elephant Expedition hemos creado una plataforma para que los científicos ciudadanos revisen cada fotografía tomada por nuestras cámaras trampa y la clasifiquen. Las fotos se clasifican según tengan o no un animal y qué tipo de animal es. Si la foto tiene un elefante, el científico ciudadano también cuenta cuántos elefantes ve. La plataforma es súper fácil de navegar y es realmente divertida. Es como ir a un safari virtual porque nunca sabes lo que vas a encontrar a continuación. Lo que hace esto es crear una base de datos donde todas las imágenes se vinculan con información de clasificación, y luego podemos calcular cuántos elefantes hay en un sitio en particular en un momento determinado. Esta información es el núcleo de nuestra investigación, y sin los científicos ciudadanos este trabajo sería imposible.

Una hermosa madre elefante con su bebé escondido detrás de sus piernas, tomada por una de las cámaras trampa. Foto cortesía de Anabelle Cardoso

Encontramos que los científicos ciudadanos son realmente observadores y comprometidos, por lo que la calidad de la información que obtenemos de sus clasificaciones es absolutamente asombrosa. La plataforma que Zooniverse proporciona para esta conexión entre el proyecto y los científicos ciudadanos también es muy atractiva, por lo que existe una gran interacción entre los científicos ciudadanos y el equipo de investigación, lo que es beneficioso para ambos. Sin duda, estoy aprendiendo mucho de los voluntarios del proyecto y sus comentarios indican que ellos sienten lo mismo. Ha sido muy alentador para nosotros ver cuántos voluntarios publican las fotos del proyecto en sus cuentas personales de Twitter o Instagram, lo cual muestra que se preocupan por los elefantes tanto como nosotros.

Mongabay: Entonces, ahora tienes casi 9000 voluntarios, ¿pero es eso suficiente para la cantidad de fotos que las cámaras trampa capturan? ¿Cuántas fotos hay, por ejemplo, a diario, semanalmente o mensualmente?

Cardoso: Estamos muy emocionados de poder interactuar con estos científicos ciudadanos interesados ​​en todo el mundo, y todos han estado realmente dedicados a ayudar con el proyecto, que es realmente alentador. Por el momento, sin embargo, tenemos casi 750 000 fotos para clasificar, ¡y nuestro equipo necesita más manos para poder clasificarlas! Cada mes puede haber más de 3000 imágenes en cada cámara, y hay cuarenta cámaras, por lo que todo suma. La buena noticia es que es muy fácil ayudar con el proyecto simplemente visitando nuestra página del proyecto. Puede clasificar tantas imágenes a la vez como desee, de modo que cualquier persona puede ayudar con el proyecto, sin importar si tiene 5 minutos o 5 horas de tiempo libre.

Un elefante macho muy impresionante capturado por una de las cámaras trampa. Foto cortesía de Anabelle Cardoso

Mongabay: ¿Los científicos ciudadanos que ya han ofrecido voluntariamente su tiempo para el proyecto han tenido el impacto que esperaban?

Cardoso: ¡Por supuesto! Este proyecto no sería posible sin nuestros voluntarios que dan su valioso tiempo para ayudar. En este momento, estamos abrumados con la cantidad de fotos que necesitamos clasificar, y realmente necesitamos más ayuda. Cada voluntario marca la diferencia. Incluso solo diez minutos de su tiempo puede ayudarnos a dar un paso más para comprender mejor a estos elefantes. Además, ¡es bastante entretenido! Toda mi familia participa, y lo disfrutan porque tienen todas estas increíbles experiencias con animales que de otro modo serían completamente inaccesibles.

Mongabay: ¿Cuál es, a fin de cuentas, el objetivo de esta investigación? ¿Ayudará a la toma de decisiones de conservación o gestión?

Cardoso: Queremos entender qué efecto tienen los elefantes del bosque en su paisaje y cómo podría ser diferente al del elefante africano de sabana. También podremos entender mejor sus patrones de movimiento estacional. Comprender mejor a los elefantes del bosque puede ayudar a desarrollar estrategias de conservación más efectivas y ayudar a abogar por su protección más convincentemente, tanto a nivel local como global.

Una madre y un bebé gorila paseando por el bosque frente a una de las cámaras trampa. Foto cortesía de Anabelle Cardoso

Mongabay: ¿Algo que no te pregunté, pero piensas que es importante saber sobre Elephant Expedition?

Cardoso: ¡Una de las mejores cosas del proyecto es que no son solo los elefantes los que ves en las fotos! Nuestra área de estudio está llena de gorilas, chimpancés, leopardos, mandriles, pangolines, potamoqueros rojos, búfalos de bosque, monos y muchos antílopes, todos los cuales se pueden ver regularmente en las fotos. Entonces, cuando vas en una expedición de elefantes, ¡es realmente más un safari virtual a través de la selva tropical de África central! Además, el sitio web tiene características para mantener una colección de sus imágenes favoritas, que puede compartir en las redes sociales o incluso imprimir para su refrigeradora si lo desea. El sitio web también es apto para todas las edades, por lo que alentamos a todos, desde niños hasta abuelos, a participar.

También debemos mencionar que esta investigación no sería posible sin el generoso apoyo financiero del fondo Hertford College Mortimer-May de la Universidad de Oxford y el apoyo de la Agence Nationale des Parcs Nationaux (ANPN) de Gabón y la Universidad de Stirling.

Un elefante de aspecto travieso agita su trompa frente a una de las cámaras trampa. Foto cortesía de Anabelle Cardoso

Esta historia fue publicada por primera vez en la web en inglés el 10 de noviembre de 2017.