Rodrigo Tot, ganador del Premio Ambiental Goldman para América del Sur y Central 2017 y líder indígena q’ueqchí de la comunidad Lote 9, en El Estor (Izabal), Guatemala, representa a su comunidad en la lucha contra la minera FéNix por invadir su territorio. Tot y sus compañeros sostienen que la empresa ha invadido las tierras, que décadas atrás, el Gobierno guatemalteco les otorgó. Lo más desafiante para Rodrigo Tot ha sido, sobre todo, tener que lidiar con la muerte de uno de sus hijos, episodio que narra de forma desgarradora junto a otro de sus hijos que sobrevivió a un claro intento de asesinato, como denuncia el líder q’ueqchí.

Lea aquí la historia completa.

 

Colombia: la lucha de un consejo comunitario contra la minería ilegal en el Chocó

 

 

 

José Américo Mosquera, representante legal del Consejo Comunitario Mayor de la Organización Popular y Campesina del Alto Atrato (Cocomopoca), junto a 24 líderes comunitarios se enfrentan a la minería mecanizada y sin regulación que se desarrollan en cuatro municipios del oriente medio del Chocó: Bagadó, Lloró, Atrato y Cértegui. Cocomopoca, que representa los intereses de más de 73 mil familias, asegura que esta actividad ha contaminado los ríos en los que solían bañarse y pescar, es responsable de la desaparición de varias especies de peces y ha arrasado con hectáreas de bosques. A este escenario se suman los grupos armados ilegales. En esta parte del Chocó se registra una presencia histórica del Ejército de Liberación Nacional (ELN), de grupos paramilitares y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Y la situación se ha agravado este año con la entrada violenta de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, a quienes el gobierno reconoce como una banda criminal (BACRIM). Frente a este panorama, los que hoy corren peligro son los que se enfrentan a todos estos intereses, es decir, los 24 líderes de Cocomopoca y esto lo confirma Mosquera, cuando dice que todo el consejo directivo ha sido amenazado en más de una oportunidad.

Lea aquí la historia completa.

 

Perú: el hombre que no se deja vencer por el miedo y defiende el bosque

 

 

 

Demetrio Pacheco es vicepresidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional Tambopata y presidente de la Asociación de Concesiones Forestales de Reforestación de Madre de Dios. Él lucha incansablemente para que invasores no depreden su concesión de 800 hectáreas de bosques en la región de Madre de Dios. Sin embargo, debido a su defensa del bosque sus cuatro hijos, su esposa y él han sido amenazados. En marzo de 2017, Pacheco cuenta que a su hijo Carlos le pusieron una escopeta en el pecho, episodio que denunciaron ante las autoridades de Puerto Maldonado, en Madre de Dios.  Días después, dentro de la misma concesión, este líder ambiental encontró una bala sobre la mesa que usan como comedor. Desde entonces, ha pedido garantías para sus vidas.

Lea aquí la historia completa.

 

Nicaragua: Francisca Ramírez: la líder indígena que se enfrenta a la construcción del canal interoceánico de Nicaragua

 

 

 

Científicos nicaragüenses y extranjeros sostienen que el nuevo proyecto del gobierno del presidente Daniel Ortega representa una grave amenaza para los bosques tropicales más extensos de Centroamérica. Sostienen también que siete áreas protegidas, dos reservas de biósfera y el lago de Cocibolca serían afectados por la construcción de este canal, que sería tres veces más grande que el de Panamá. Y lo peor, denuncian que alrededor de 29 000 personas tendrían que ser desplazadas de sus territorios. Estas son las razones que llevaron a la líder campesina Francisca Ramírez a encabezar la oposición al proyecto y que hoy la enfrentan a amenazas de muerte que ponen en peligro su vida y la de su familia. Una historia que permite entender por qué Nicaragua es considerado uno de los países más peligrosos para los defensores del medio ambiente.

Lea aquí la historia completa.

Honduras: una imagen terrible en el celular de Marta Raquel

 

 

 

Luis Fernando Ayala, de 16 años, fue secuestrado, torturado y asesinado. Su cuerpo apareció el 18 de febrero. Era integrante del Movimiento Ambientalista Santabarbarense (MAS) en la aldea de Gualjoquito, en el noreste de Honduras. Su familia vincula el homicidio a su participación en las protestas contra el presidente Juan Orlando Hernández, en el contexto de la crisis postelectoral abierta tras las elecciones del 26 de noviembre. Marta Raquel Hernández, líder del colectivo en la comunidad, ha tenido que refugiarse, mientras que otros cinco jóvenes están sometidos a medidas de protección por parte del Estado.

Lea aquí la historia completa.

 

Las problemas a los que se enfrentaban

 

Entre los países que han registrado el mayor número de muertes en América Latina durante los últimos tres años, como lo mencionamos al inicio del texto, figuran Brasil, Colombia, México y Perú; mientras que a nivel mundial Filipinas, la República Democrática del Congo y la India están en los primeros puestos.

Las actividades a las que se enfrentaban la mayoría de estos defensores ambientales cuando fueron asesinados pueden organizarse en cinco grupos: la agroindustria, caza furtiva, industrias extractivas, explotación forestal y presas hidroeléctricas o derechos al agua, señala el reporte.

 

Foto de portada: Global Witness.

 

Artículo publicado por alexa
, , ,