Noticias ambientales

Pequeños destructores: un estudio revela que los humanos están aniquilando a mamíferos salvajes

  • Un equipo de científicos analizó estudios previos y calculó la masa total de carbono de cada grupo de organismos del planeta con el objetivo de medir la biomasa relativa.
  • Los humanos representan solamente una centésima parte de la biomasa de la Tierra, pero son los causantes de que haya disminuido la biomasa de los animales terrestres un 85 % y la de los mamíferos marinos un 80 % desde la última gran extinción de especies ocurrida hace 50 000 años.

Según un estudio reciente, los seres humanos hemos causado un impacto enorme en otras formas de vida, que no se corresponde con el bajo índice de biomasa que representamos.

“Es realmente sorprendente el lugar desproporcionado que ocupamos en la Tierra”, contó al periódico The Guardian Ron Milo, científico ambiental del Instituto Weizmann de Ciencias, de Israel.

Milo y sus colegas analizaron estudios previos y calcularon la masa total de carbono que representa cada grupo de organismos de la Tierra con el fin de medir la biomasa relativa. Publicaron sus resultados el 21 de mayo en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences.

Lee más | Imágenes desoladoras: cinco claves para entender el tráfico de fauna en Perú

El efecto gigante del pequeño hombre

Estudios previos sobre la distribución de la vida en la Tierra analizaron la cantidad de especies existentes. Otros estudios calcularon el peso de cada grupo de organismos sin contar el agua que contienen, lo que se conoce como “peso seco”. Pero hasta ahora, nadie había recopilado datos acerca de la distribución de la biomasa según el carbono, el elemento común de todos los seres vivientes, y esta investigación reveló mucho sobre la conformación de la vida del planeta y de nuestro rol en ese proceso.

Los científicos descubrieron que los pesos pesados de la biomasa son las plantas, que almacenan 450 gigatoneladas de carbono de las 550 en total de todas las formas de vida de la Tierra. También calcularon que los seres humanos representan solamente una centésima parte de esa cantidad de carbono, que no tiene correlación alguna con la magnitud de las transformaciones que hemos hecho en el ambiente.

Una iguana de cola espinosa, en Panamá. Fotografía de Rhett A. Butler / Mongabay.

Por ejemplo, al incorporar animales a nuestro dominio por medio de la domesticación, hemos contribuido al colapso de ciertas especies. Hoy en día, los mamíferos salvajes representan solamente el 4 % de la biomasa de mamíferos del planeta. Por el contrario, la biomasa de ganado, conformada por vacas y cerdos, sobre todo, es catorce veces mayor a la de sus primos salvajes.

“En el rompecabezas de animales de la Tierra que armo con mis hijas, aparece un elefante, una jirafa y al lado de ellos un rinoceronte”, cuenta Milo a The Guardian. “Pero si tuviéramos que armar un rompecabezas más realista del mundo, tendría que haber una vaca, al lado otra y más allá, un pollo”.

Lee más | Moskitia: un territorio peligroso para las guacamayas rojas en Honduras

Los humanos dejan una gran marca en mar y tierra

Las bacterias representan el 15 % de la biomasa del planeta. Hay otros grupos que, a pesar de estar presentes en todos lados —como el millón de especies que constituyen la clase de artrópodos que denominamos insectos—, representan una minúscula parte del carbono existente, explican los investigadores.

Es sorprendente, también, la diferencia entre la biomasa terrestre y la biomasa marina. A pesar de cubrir casi tres cuartas partes de la superficie de la Tierra, los océanos albergan solamente una pequeña fracción (1,2 %) de la biomasa terrestre.

Elefantes en un pozo de agua en Sudáfrica. Fotografía de Rhett A. Butler / Mongabay.

Sin embargo, en ambos ambientes los humanos han dejado una gran marca, a pesar del período relativamente corto de tiempo que llevamos presentes en el planeta (200 000 años). Los investigadores explican que la biomasa de mamíferos terrestres salvajes se redujo un 85 % desde la última extinción de animales de gran tamaño, que sucedió hace 50 000 años. Además, la caza de ballenas y otros animales ha reducido la biomasa de los mamíferos marinos en un 80 % en el mismo período de tiempo.

“Los humanos han diezmado la población de mamíferos salvajes —y en algunos casos, los han exterminado— para conseguir alimento o por placer, en prácticamente todos los continentes”, contó a The Guardian Paul Falkowski, biólogo oceanográfico de la Universidad Rutgers.

Las conclusiones del estudio indican que “los humanos son sumamente eficientes en lo que respecta a la explotación de los recursos naturales”, agregó Falkowski.

Imagen de portada: ganado en Colombia. Fotografía de Rhett Butler / Mongabay.

Si quieres conocer más sobre animales de Latinoamérica y el mundo, puedes revisar esta colección de artículos de Mongabay Latam. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí.

Referencias:

Bar-On, Y. M., Phillips, R., & Milo, R. (2018). The biomass distribution on Earth. Proceedings of the National Academy of Sciences, 201711842.

COMENTARIOS: Utilice este formulario para enviar un mensaje al autor de este artículo. Si desea dejar un comentario público, puede hacerlo al final de la página.