Independientemente del camino hacia la madurez que elija el tritón, no se puede reproducir sobre la tierra. Los tritones necesitan reproducirse y depositar sus huevos en el agua. La temporada de cría empieza en septiembre y las hembras se aparean con varios machos a lo largo de una temporada, almacenan el esperma hasta un año antes de usarlo para fertilizar sus huevos. El apareamiento incluye la ejecución, por parte de los machos, de un pequeño baile para las hembras, luego aprietan sus espaldas en “amplexo” antes de depositar un espermatóforo para que lo coja la hembra.

Muchos tritones adultos dejan su estanque e invernan en el bosque, pero algunos permanecen activos durante los meses de invierno —una rara ocurrencia en los anfibios—.

Lee más | George: el último caracol hawaiano conocido de su especie muere a los 14 años

 

“Al contrario de la mayoría de las especies de anfibios templados, los cuales se reproducen en la primavera o el verano y se refugian en la tierra o sedimentos durante los meses de invierno, los tritones tienen adultos acuáticos que empiezan a reproducirse desde el comienzo del otoño hasta la primavera siguiente en estanques permanentes, lo que hace posible tomar muestras de tritones del mismo hábitat durante todo el año”, dijo Thomas Raffel, un experto en parasitismo anfibio cuya tesis doctoral se centraba en los tritones del este.

Nadie sabe exactamente por qué algunos tritones del este eligen seguir reproduciéndose bajo el hielo mientras que otros se refugian en el bosque con el resto de los anfibios. Raffel sugirió que “evidentemente estaban motivados a reproducirse mucho ese año”.

Algunos tritones del este permanecen activos bajo el hielo durante todo el invierno. Imagen de Thomas Raffel.

“En parte debido a que son muy abundantes, en parte debido a que son uno de los pocos anfibios acuáticos depredadores que están presentes durante la mayor parte del año y no solo durante la corta temporada de reproducción, estamos hablando de una especie cuya pérdida o declive podría tener un gran impacto sobre el funcionamiento del ecosistema en los humedales”, dijo Raffel.

Afortunadamente, en la actualidad las poblaciones de tritón del este van por buen camino. Como los juveniles terrestres y los tritones adultos son tóxicos, muchos depredadores los evitan, y su habilidad para adaptarse y propagarse significa que actualmente no hay grandes preocupaciones por su conservación. Pero un agente patógeno micótico procedente de Asia podría estar a punto de cambiarlo todo. A los científicos les preocupa que pueda diezmar las salamandras estadounidenses, incluidos los tritones del este, y causar estragos en los ecosistemas de los estanques por todo el este de los EE. UU.

Una pandemia en el horizonte

Al Bactrachochytrium salamandrivorans, o Bsal para abreviar, se le ha dado el nombre en latín de “devorador de salamandras” por un motivo. En el 2008, un brote del agente patógeno micótico fue detectado en los Países Bajos. Unos años más tarde, había arrasado con más del 90 % de las salamandras comunes del país y se había propagado a los países vecinos de Bélgica y Alemania.

Los expertos creen que lo más probable es que el Bsal fuese introducido en Europa a través del comercio internacional de mascotas; el hongo coexiste de manera natural con las poblaciones de salamandra en Asia, pero que ha demostrado ser mortal para las salamandras que no evolucionan con el agente patógeno en su ambiente nativo. Y solo se necesitaría una mascota no deseada soltada en un arroyo para desencadenar una epidemia.

Ahora que los Países Bajos sirven como una grave advertencia, los científicos y los legisladores en los EE. UU. están intentando desesperadamente adoptar medidas para detectar y minimizar el daño del Bsal cuando alcance América del Norte. “Podemos evitar otra mortalidad masiva de los anfibios mediada por la enfermedad si actuamos de manera proactiva como una comunidad, ese esfuerzo incluye el mundo académico, las ONG, las agencias gubernamentales y el público”, dijo Longo.

Hasta ahora, las medidas proactivas han implicado establecer una prohibición al comercio de mascotas, examinar las especies de salamandras estadounidenses para ver su susceptibilidad al hongo y tomar muestras de 10 000 salamandras para evaluar si tienen el Bsal en ubicaciones donde se considera que es más probable que entre en el país. En el estudio no apareció ningún caso de infección, pero incluso con las medidas tomadas para retrasar su llegada, la mayoría de los científicos creen que es un caso de cuándo —no si— el Bsal llegará a la costa de los EE. UU.

Lee más | Animales en Patagonia: el puma puede convivir con el ganado en el sur de Chile | VIDEO

 

El siguiente paso es determinar las medidas de gestión para limitar el daño provocado por el Bsal una vez que entra en contacto con el centro de la biodiversidad de las salamandras del mundo. Entender cómo ciertas especies podrían reaccionar y propagar el hongo es crítico, y los tritones del este están a la cabeza de esa lista.

El tritón del este es tanto una parte crítica de su ecosistema como un organismo modelo importante para los estudios sobre la regeneración de las extremidades, las toxinas de la piel y las dinámicas entre predador y presa. También es alarmantemente susceptible al hongo y es posible que pueda propagarlo por toda América del Norte.

Una ulceración característica e inflamación como resultado de la quitridiomicosis del Bsal en el tritón del este. Imagen de Alberto L. López-Torres.

Un estudio ha encontrado que el Bsal es mortal para los tritones del este en un 100 % de los sujetos estudiados y los investigadores dicen que significa que es probable que la especie salga mal parada si el Bsal entra en los EE. UU.

“Creemos que veríamos una mortalidad generalizada y declives en las poblaciones de tritones del este si el Bsal invade América del Norte”, dijo Karen Lips, experta en enfermedades de los anfibios de la Universidad de Maryland, College Park, y coautora del estudio.

Actualmente Longo está trabajando con un equipo que investiga cómo podría interactuar el Bsal con el Bactrachochytrium dendrobatidis, o Bd, un agente patógeno de la misma familia que ya está presente en las poblaciones de salamandras estadounidenses. Mientras que el Bd ha causado una mortalidad masiva en algunas especies de ranas, las salamandras pueden sobrevivir la infección. De hecho, Longo ha encontrado que algunas poblaciones de tritón del este tienen una prevalencia del Bd de entre el 80 y el 100 %.

Lee más | Del comercio legal al tráfico de aves: un panorama de lo que sucede en seis países amazónicos

 

Ahora mismo, no parece que esté causando un gran problema, pero los resultados preliminares de la investigación de Longo muestran que el Bd podría tener un efecto inmunodepresor que haría más difícil que los tritones puedan combatir el Bsal. Usar los tritones del este para estudiar interacciones como estas es importante no solo para los tritones del este, sino también para entender cómo podría afectar el Bsal a especies estrechamente relacionadas como el tritón moteado negro (Notophthalmus meridionalis). También es esencial para entender dónde podrían desaparecer los tritones del este y cómo podría afectar a los ecosistemas que habitan.

Debido a que los tritones del este están tan extendidos y se les da tan bien emigrar, a los expertos les preocupa el importante papel que podrían tener en la propagación del Bsal una vez que llegue.

“Los tritones del este son una de las especies de anfibios más móviles y si están infectados con algo, podrían ser un vector realmente importante en el desplazamiento de la enfermedad por todo el territorio”, dijo Raffel.

Longo fue inequívoca en su evaluación: “Sin duda alguna, toda la evidencia está mostrando que los tritones del este serían superpropagadores del Bsal”, dijo. “Sabemos que los tritones del este tendrán un papel clave en la aparición del Bsal, por lo tanto, necesitamos centrarnos en las maneras de controlar la infección en esta especie en particular”.

Los ecologistas de las enfermedades de los anfibios y los legisladores lo van a tener muy difícil, pero nadie duda de la importancia de permanecer un paso por delante del Bsal si eso significa salvar especies como el tritón del este.

“Para mí, la perspectiva del posible colapso de las poblaciones de tritón del este a gran escala sería realmente aterrador”, dijo Raffel. “No sabemos el impacto que tendría la pérdida de los tritones del este en los ecosistemas de los estanques, pero sería algo análogo a la pérdida de los lobos en Yellowstone”.

Videos Mongabay Latam | Los animales de Latinoamérica



Conoce más sobre la situación de animales emblemáticos de Latinoamérica como el jaguar, el oso de anteojos y más.

 

Imagen principal: Un tritón del este juvenil terrestre. Imagen de Steven Kersting (CC BY-NC-ND 2.0).

Si quieres conocer más sobre animales de Latinoamérica y el mundo, puedes revisar esta colección de artículos de Mongabay Latam. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Artículo publicado por Maria Salazar
, , ,