Dolor antes del progreso

Hidalgo explicó a Mongabay que los asaltos y el estado de emergencia han tenido un precio. La región, dijo, se sumergió en una recesión que se notó sobre todo en Puerto Maldonado, donde viven más de la mitad de las 150 000 personas de la región. La criminalidad ha aumentado, y ha afectado particularmente al ecoturismo que, según el gobernador, ha caído en un 40 por ciento este año debido a los ataques en dos hospedajes ecológicos de lujo.

Cuenta también que este dolor era necesario para conseguir el objetivo de convertir la mala reputación de la región en algo más parecido a lo que sucede en Acre, Brasil. Hidalgo vivió allí durante 25 años antes de volver a Puerto Maldonado con su esposa hace un año para presentarse a gobernador. Acre, dentro de la parte oeste de la Amazonía brasileña, ha recibido atención por conseguir millones de dólares en ayuda internacional, sobre todo de Noruega, para combatir la deforestación.

Muchos comercios en Puerto Maldonado apoyan la minería de oro, como esta tienda que vende sierras de cadena, generadores que funcionan con gas y bombas de succión. El gobernador Hidalgo dice que la región se sumió en una recesión después del asalto a La Pampa, sobre todo a causa de que los mineros desplazados tenían menos dinero y por la caída del ecoturismo debido a los altos índices de criminalidad. Foto de Justin Catanoso para Mongabay.

“He visto cómo Acre ha reconstruido su economía para que la extracción no ocupara tanto lugar y se practicara más el desarrollo sostenible”, dijo Hidalgo. “Quiero que Madre de Dios siga ese camino, que se exporte más cacao [para el chocolate], copoazu [una fruta tropical], castañas de Brasil y madera sostenible”.

Aun así, también quiere, y espera, que la minería de oro sea una parte importante de la economía regional, solo que formalizada y legalizada como nunca antes lo ha estado en Madre de Dios. La minería ilegal representa el 60 por ciento de la economía de la región, a él le gustaría que fuera un 40 por ciento de la economía legal para el final de su mandato en 2023. ¿Cuál sería la diferencia? Miles de millones de dólares en impuestos que ahora no se están pagando.

Lee más | Perú: dirigentes indígenas fueron agredidos por conflicto de territorio

 

“Estamos en proceso de formalizar a los mineros”, dijo Hidalgo. “En los 16 años anteriores, solo se ha formalizado a dos mineros. Ahora tenemos 37 y habrá 150 para finales de agosto. Mi objetivo es que haya 1200 mineros formalizados para finales de año. El oro que ha salido de esta región —unos tres mil millones de dólares a lo largo de los años— nunca nos ha ayudado. Eso tiene que cambiar”.

Apoyo para el Arca de Noé

Aunque no pudo describir cómo se llevará a cabo la formalización —siempre es un reto cuando se trata de las leyes ambientales de Perú—, Hidalgo dijo que “la minería será legal en ciertas zonas, pero no podemos aceptar [que se extienda] en nuestras áreas protegidas”, como la Reserva Nacional Tambopata y su zona de amortiguamiento, entre otras reservas biodiversas de conservación. Dijo que también quiere que se busque más hondo en las minas que ya existen para encontrar oro allí y así reducir más pérdida forestal. Como las zonas protegidas de Perú las administra el Servicio de Parques Peruanos en Lima, Hidalgo no tiene la autoridad para prohibir la minería más allá de las áreas que ya están designadas como zonas sin acceso para la minería.

A finales de julio, el gobierno nacional transfirió 588 000 soles (173 000 dólares estadounidenses) para ayudar a garantizar el proceso de formalización. Los mineros formalizados deben acordar no solo pagar impuestos, sino pagar para restaurar selvas deforestadas o degradas y eliminar el uso del mercurio en la minería para finales de 2020. El envenenamiento de la tierra, el agua, los peces y el aire a causa mercurio —se vierten más de 180 toneladas del metal pesado al año— ha sido muy problemático para la salud pública en la región, sobre todo entre los grupos indígenas.

En el resto de Madre de Dios, sobre todo a lo largo de los ríos como el Inambari y el Malinowski, la minería aluvial de oro sigue sin oposición, y se completa con deforestación y vertidos de mercurio. Foto de Jason Houston.

En conjunto, Lima ha prometido 500 millones de soles (147 millones de dólares) para contribuir a la restauración ambiental, el desarrollo económico y la formación profesional en la región. Hasta ahora se ha desembolsado muy poco, pero hay mucho en juego. Con más de 85 000 kilómetros cuadrados, Madre de Dios es algo más grande que el estado de Carolina del Sur, en Estados Unidos, o que todo el país de Austria. Sus densas junglas y su rica biodiversidad, como la mayoría de la Amazonía que no se ha explotado, son vitales para el secuestro de carbono mundial y las condiciones meteorológicas en un momento con temperaturas récord en todo el mundo e inestabilidad climática.

En un encuentro internacional en Colombia en marzo, la promesa de Hidalgo de limpiar Madre de Dios acabó con la donación de 350 000 dólares (200 000 de estos de Noruega) para desarrollar planes de mitigación climática que puedan atraer más dinero. Además, en una visita a China, rogó a los turistas chinos que visitaran el Amazonas.

“Apoyo totalmente lo que intenta hacer”, dijo Enrique Ortiz, ambientalista peruano y director de programa de Andes Amazon Fund. “La combinación de cambio climático y biodiversidad hacen que Madre de Dios sea único. Es como un Arca de Noé. No podemos permitirnos perderlo”.

La Operación Mercurio también parece haber tenido el efecto deseado en La Pampa. Según datos de satélite publicados el 5 de agosto por el Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP), la deforestación en La Pampa ha disminuido en un 92 por ciento este año en comparación con el 2018, un año en el que se alcanzaron máximos.

“Los datos muestran que no ya no está el gran, enorme, frente minero que estaba devorando los bosques como un caimán en La Pampa”, dijo Matt Finer, director de MAAP. “Hay ejemplos aislados de minería que sigue sucediendo. Es una señal de alerta de que, si se detienen las operaciones del gobierno, las cosas seguramente vuelvan a ser como eran”.

¿Una patada a un nido de hormigas?

Hidalgo estuvo de acuerdo con esa evaluación durante su entrevista con Mongabay. Dijo que cree que la mayoría de mineros de La Pampa han dejado la región, algunos, según sospecha, se han pasado al narcotráfico o la tala ilegal, mientras que otros han trasladado sus operaciones mineras fuera de La Pampa.

Hay señales claras de esto. Walter Quertehuari Dariquebe, líder de la tribu indígena huachipaire, siente que su hogar es la Reserva Comunitaria Amarakaeri, de 4000 kilómetros cuadrados, al oeste de La Pampa. Explicó a Mongabay que nuevos casos de minería aurífera y deforestación “han aparecido en el umbral de nuestra puerta. El gobierno no ha hecho más que darle una patada a un nido de hormigas. Ahora las hormigas corren causando problemas por todas partes, especialmente para nosotros”.

Datos de satélite de la Universidad de Maryland muestran la deforestación que ha surgido recientemente al oeste de La Pampa, cerca de la Reserva Comunitaria Amarakaeri. Una gran proporción de las alertas de esta pérdida de cubierta arbórea se detectaron en los dos primeros días de agosto. Fuente: GLAD/UMD, con acceso a través de Global Forest Watch.
Imagen de satélite de Planet Labs muestra que las parcelas de territorio despejado dentro de la selva han proliferado en los últimos meses.
Imágenes de satélite muestran la expansión reciente de lo que parece ser un emplazamiento minero a tres kilómetros de la Reserva Comunitaria Amarakaeri.

Quertehuari y otro líder indígena, Luis Tayori Kendero de la tribu Harakbut, dicen que confían poco en que el gobierno regional y el nacional los protejan a ellos, sus derechos territoriales o sus bosques mientras los funcionarios intentan eliminar la minería ilegal.

“El estado no ve a todos sus ciudadanos como iguales”, dijo Tayori a Mongabay. “Mientras los precios del oro sean altos, no hay solución al problema”.

Lee más | ¿Cómo repoblar manglares de Tumbes con conchas negras y cangrejos? | Perú

Josefina Brana Varela, directora sénior de bosques y clima en WWF, lleva años haciendo un seguimiento de los acontecimientos en Madre de Dios. Dice que entiende el escepticismo de los líderes indígenas. Recuerda que el predecesor de Hidalgo estaba a favor de la minería y reconoce que la política en Perú es fluida y las prioridades sobre el Amazonas pueden cambiar de año en año. Sin embargo, dice que ahora ve motivos para la esperanza en Madre de Dios.

“Estamos en un momento crítico”, dijo Brana Varela. “Hidalgo está acercándose a la comunidad internacional y la sociedad civil como no se había hecho antes. En Lima, las prioridades para Madre de Dios están alineadas entre los ministros de agricultura y ambiente. Tenemos que acelerar los esfuerzos para ofrecer apoyo porque es el momento perfecto para obtener resultados. Lo que no sabemos es si tendremos suficiente tiempo para que el resultado sea duradero antes de que inevitablemente cambien los gobiernos y los políticos”.

Imagen principal: Esta fotografía de dron tomada en junio muestra la instalación militar dentro de La Pampa que se estableció después de que el gobierno asaltara la zona en febrero. La ocupación, sin precedentes por parte del gobierno nacional, ha garantizado que la mayoría de mineros no vuelvan a un área que antes era selva densa y frondosa. Foto de Jorge Caballero Espejo/CINCIA.

Nota de la editora: Este artículo fue impulsado for Places to Watch, iniciativa de Global Forest Watch (GFW) diseñada para identificar de forma rápida la pérdida forestal del mundo y catalizar la investigación en esas zonas. Places to Watch utiliza una combinación de datos de satélite en tiempo casi real, algoritmos automatizados e inteligencia de campo para identificar nuevas áreas de forma mensual. En colaboración con Mongabay, GFW apoya el periodismo impulsado por los datos y proporciona mapas e información generados por Places to Watch. Mongabay mantiene independencia editorial completa de las historias que cubre utilizando esta información.

Videos Mongabay Latam | La situación ambiental en Perú



Conoce más de la situación ambiental en Perú: cámaras trampa, minería ilegal, narcotráfico y más.

 

Si quieres conocer más sobre el impacto ambiental de la minería en Latinoamérica y el mundo, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Artículo publicado por Maria Salazar
, , , ,