Noticias ambientales

Se esclarece el misterio de los aguiluchos pálidos que desaparecen del Reino Unido

  • La cantidad de aguiluchos pálidos en reproducción, una de las aves más excepcionales de Inglaterra y especie protegida, disminuyó bruscamente a finales de la década de 1990 y la primera década del siglo XXI.
  • Para comprender mejor el motivo de la desaparición de los aguiluchos pálidos, los investigadores hicieron un seguimiento de los movimientos de 58 aves usando etiquetas satelitales junto con información de gestión territorial obtenida por teledetección.
  • Las aves con etiquetas que dejaron de transmitir pasaron la última semana de su vida principalmente en páramos donde se practica la caza del lagópodo escocés, y era diez veces más probable que desaparecieran o murieran si los cotos de caza del lagópodo dominaban su medio, lo que sugiere que las mataron.
  • Los hallazgos indicaron que, en el 72 % de los casos, se confirmó que los aguiluchos etiquetados habían sido ilegalmente cazados o bien se consideró muy probable que esto hubiera sucedido.
Los guardas de caza y los cazadores matan a los aguiluchos y a otros depredadores no humanos del lagópodo escocés para fortalecer la cantidad destinada a la caza deportiva. Foto de Dunpharlain a través de Wikimedia Commons.

Al planear sobre los páramos de Inglaterra en busca de una presa, puede que el aguilucho pálido (Circus cyaneus) nunca haya sospechado de que caería víctima de un depredador mayor: el hombre. Los científicos encontraron pruebas que indican que la desaparición de una gran cantidad de aguiluchos pálidos en el Reino Unido posiblemente esté vinculada con la matanza ilegal de estos en áreas gestionadas para la caza del lagópodo escocés.

“Durante mucho tiempo, se ha sospechado que los aguiluchos pálidos estaban sometidos a una matanza ilegal en los cotos de caza del lagópodo escocés de Inglaterra”, dijo Arjun Amar, biólogo de conservación aviar de la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica y uno de los autores de un estudio reciente que investigó los motivos de la desaparición de esta especie. El estudio fue una colaboración entre los investigadores de la Universidad de Ciudad del Cabo, la Universidad de Aberdeen, Natural England (el organismo gubernamental responsable de la conservación en Inglaterra) y la Sociedad Real para la Protección de las Aves (Royal Society for the Protection of Birds, RSPB) de Escocia.

La cantidad de aguiluchos pálidos en reproducción, aves rapaces que están entre las aves más excepcionales de Inglaterra y que son una especie protegida, disminuyó bruscamente a finales de la década de 1990 y la primera década del siglo XXI. En respuesta, Natural England lanzó un estudio para comprender los motivos de esta disminución. Amar y sus colegas trabajaron en una parte de esta investigación para comprender por qué eran tan pocos los aguiluchos pálidos que regresaban a sus zonas de anidación y qué les sucedía a las aves que no lo hacían.

Un aguilucho pálido (Circus cyaneus) remonta el vuelo sobre el paisaje. Foto de Imran Shah a través de Wikimedia Commons, CC 2.0.

Los páramos también son zonas populares entre los cazadores del lagópodo escocés (Lagopus lagopus scotica), quienes disparan a los lagópodos durante la temporada de caza que se extiende de agosto a diciembre. Los páramos son praderas húmedas abiertas que han sido gestionadas para garantizar que siempre haya grandes poblaciones de lagópodos escoceses a disposición de los cazadores. Para garantizar, además, que esta especie prospere en esas tierras, algunos guardas de caza matan a sus depredadores no humanos, entre ellos los aguiluchos pálidos. Un estudio de 2010 sobre los aguiluchos pálidos en el Reino Unido halló que sus poblaciones se redujeron casi en un 20 % desde 2004, y que se estima que quedan unas 662 parejas reproductoras.

Seguimiento por el paisaje de aves etiquetadas

 

Aunque no hay pruebas directas de la matanza ilegal de aguiluchos pálidos para respaldar la caza del lagópodo escocés, este argumento se ha planteado muchas veces. Ya en 1997, un estudio que informaba sobre el éxito en la reproducción de aguiluchos pálidos hembra en Escocia, entre 1988 y 1995, halló que sobrevivían más aves en aquellos páramos que no eran un coto de caza del lagópodo escocés y que entre el 11 y el 15 % de la población reproductora total había muerto. Los autores atribuían las muertes a la matanza ilegal realizada por el hombre.

El hecho de que la información disponible sea limitada, el interrogante sobre cómo obtener información adecuada, el hecho de que el delito se produzca en zonas remotas y la destrucción de las posibles pruebas hacen que no resulte fácil hallar pruebas de dichos delitos. Para buscar pistas, Amar y su equipo colocaron etiquetas de seguimiento satelital en 60 aguiluchos y referenciaron geográficamente la ubicación de las aves usando información de gestión territorial obtenida por teledetección.

Nidada de polluelos de aguiluchos pálidos, dos de los cuales estaban equipados con transmisores satelitales para este estudio. Foto de Peter Davies.

Los voluntarios capacitados exploraron las zonas de reproducción del aguilucho pálido, que abarcan los cotos de caza del lagópodo escocés, praderas, ciénagas y otros espacios abiertos, y colocaron transmisores satelitales y etiquetas de identificación individuales a los aguiluchos pálidos por un mes. Se colocaron transmisores a sesenta polluelos de toda Inglaterra y Escocia entre 2007 y 2017.

Hacer un seguimiento de las aves con los transmisores permitió a los científicos seguir los movimientos de cada una de forma regular. Los transmisores enviaban los datos sobre la ubicación de las aves al sistema satelital Argos, que recibía la información sobre la ubicación aproximadamente cada tres días. Argos procesa la información usando un método de efecto Doppler y devuelve las coordenadas de la ubicación de las aves.




La historia en 1 minuto: Pumas, zorros y otros animales exploran ciudades latinoamericanas durante la pandemia del COVID-19. Video: Mongabay Latam.  

Si los transmisores dejaban de enviar datos y las aves (presuntamente muertas) no se recuperaban, el equipo usaba las pistas de la última ubicación y otra información de diagnóstico para descubrir qué les había sucedido. El análisis estadístico de todos los datos de los transmisores, junto con la información sobre el uso del terreno extraída de las imágenes satelitales, permitió a los investigadores obtener más pistas sobre los últimos días de las aves muertas.

De las 60 aves etiquetadas, solo 7 estaban vivas y tenían etiquetas transmisoras a fines de octubre de 2017, y el 72 % correspondió a casos confirmados o sospechosos de haber sido matados ilegalmente. El resto murió por causas naturales o su transmisores fallaron.

Las pruebas apuntan a una matanza ilegal

A través de estos análisis, un dato sobresalió. Las aves que habían sido matadas o que dejaron de transmitir pasaron su última semana de vida, principalmente, en el coto de caza del lagópodo escocés. En otras palabras, era diez veces más probable que los aguiluchos pálidos desaparecieran o murieran si el coto de caza de lagópodos dominaba su medio.

Probablemente, este resultado no sorprenda a los trabajadores de campo que laboran con aves rapaces en las tierras del norte de Inglaterra, dijo Amar. “Durante mucho tiempo han sospechado que la matanza ilegal de aves rapaces está muy extendida en estas tierras del lagópodo escocés. Sin embargo, nos sorprendió precisamente lo claros que fueron los resultados; independientemente de cómo se analicen los datos, el patrón que surge indica que estas aves tienen una tasa de mortalidad y desaparición mucho más alta en el coto de caza del lagópodo escocés que en otras zonas, y no tienen nada que ver con cuánto usan las aves estas áreas”.

Un aguilucho pálido sobrevuela un coto de caza inglés del lagópodo escocés. Foto de Richard Saunders.

Asimismo, este aumento en la desaparición de aves, aparentemente, solo está ocurriendo en algunas partes del Reino Unido. Un estudio similar que realizó un seguimiento de los aguiluchos cenizos (Circus pygargus) en España usando el mismo tipo de transmisores halló que la tasa de supervivencia de los aguiluchos de un año era de aproximadamente el 50 %.

Si bien los datos aún no representan pruebas directas, los autores argumentan que, en realidad, no hay otra explicación. Si no se matara a las aves, escriben en el artículo, ¿qué más podría explicar la escasa tasa de supervivencia del 17 %, en el primer año de vida, frente a la tasa mucho más alta de los aguiluchos cenizos en España o la tasa de supervivencia del 37 a 54 % de los aguiluchos pálidos en las islas Orkney de Escocia, donde no hay cotos de caza gestionados del lagópodo escocés?




La historia en 1 minuto: Perú: cámaras submarinas filmarán batalla entre aves guaneras y barcos por alimentos. Video: Mongabay Latam. 

Los depredadores naturales del aguilucho, entre ellos el águila real y zorro común, rara vez se encuentran en los cotos de caza gestionados del lagópodo escocés. Si estos u otros depredadores naturales, o incluso las turbinas eólicas, mataran a las aves, los voluntarios podrían encontrar sus restos con los transmisores.

Sin embargo, las etiquetas de 38 aves simplemente dejaron de transmitir sin ninguna señal previa de falla y nunca se encontró ningún resto o etiqueta. Las aves sencillamente desaparecieron. Es muy poco probable que dicha desaparición pueda atribuirse a causas naturales.

Un aguilucho pálido con una etiqueta de seguimiento. Foto cortesía de los autores.

Los transmisores fallan, pero raras veces en una cantidad de animales tan grande. De nuevo, las aves estarían todavía vivas y se las podría identificar por sus etiquetas o bien muertas y se podrían haber recuperado los transmisores. No sucedió ninguna de las dos. Los investigadores sí detectaron fallas en varios de los transmisores de los aguiluchos pálidos, pero esos casos siempre estuvieron precedidos por un funcionamiento anormal detectado por los gráficos de diagnóstico.

Tres restos de aves que se recuperaron con sus etiquetas y transmisores intactos fueron la única prueba directa de matanza ilegal, ya que les habían disparado en las patas y, aparentemente, pudieron volar una distancia corta, lejos de sus cazadores, antes de sucumbir.




La historia en 1 minuto: Así salvaron de la extinción a un ave endémica de Ecuador. Video: Mongabay Latam. 

Zonas de peligro para las aves rapaces

 

Las posibilidades de que los aguiluchos murieran o desaparecieran aumentaron enormemente en las zonas donde el terreno se administraba para los lagópodos escoceses —incluso en las zonas protegidas—. “No se nos ocurre otra explicación alternativa posible de por qué la mortalidad y la falla inesperada de las etiquetas se producía a una mayor tasa en los cotos de caza del lagópodo escocés”, escriben los autores. No hay otra explicación que se adecue a todas estas observaciones, agregan.

El estudio hace un aporte enorme a la antigua sospecha de que se mataba ilegalmente a los aguiluchos pálidos en los cotos de caza del lagópodo escocés. Sin embargo, no aborda específicamente soluciones posibles, y el interrogante sobre qué se puede hacer al respecto todavía gravita. Una solución posible se está probando en las águilas reales, otra ave de presa que ha sido víctima de las matanzas ilegales. A las águilas se les están colocando nuevas etiquetas de seguimiento que pueden detectar conductas inusuales y proporcionan la ubicación con mayor precisión. Esta tecnología se podría adaptar posiblemente para su uso con los aguiluchos pálidos.

“No obstante, algo que [el estudio] sí sugiere es que el statu quo no está funcionando”, dijo Amar. “La situación actual está dando lugar a delitos generalizados contra la vida silvestre que se producen en grandes áreas de las tierras altas inglesas. Por eso, está claro que algo tiene que cambiar”.

Un aguilucho pálido en vuelo. Foto de Richard Saunders.

Videos Mongabay Latam | Los animales de Latinoamérica



Conoce más sobre la situación de animales emblemáticos de Latinoamérica como el jaguar, el oso de anteojos y más.

Si quieres conocer más sobre las aves de Latinoamérica y el mundo, puedes revisar esta colección de artículos de Mongabay Latam. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

El artículo original fue publicado en Mongabay News. Puedes leerlo aquí.

Referencias

Murgatroyd, M., Redpath, S. M., Murphy, S. G., Douglas, D. J., Saunders, R., & Amar, A. (2019). Patterns of satellite tagged hen harrier disappearances suggest widespread illegal killing on British grouse moors. Nature Communications, 10(1), 1094. https://doi.org/10.1038/s41467-019-09044-w.