Noticias ambientales

Los productores de Oreo y KitKat entre las marcas relacionadas con los incendios forestales en Indonesia

  • Las empresas de bienes de consumo detrás de las principales marcas obtienen su aceite de palma de productores relacionados con los incendios de Indonesia que han destruido un área del tamaño de Puerto Rico.
  • Los descubrimientos, publicados en un informe de Greenpeace, identifican a Mondelēz, Nestlé, Unilever y Procter & Gamble entre las empresas expuestas a esos productores, junto con los grandes comerciantes de aceite de palma Wilmar y Cargill.

YAKARTA — Los productores de las galletas Oreo y las barras de chocolate KitKat están entre las empresas que obtienen parte de su aceite de palma de productores relacionados con los incendios que arrasaron grandes franjas de territorio en Indonesia, según indica un informe.

Los incendios, que se iniciaron principalmente para despejar territorios para plantaciones, quemaron 8578 kilómetros cuadrados hasta finales de septiembre de 2019, un área del tamaño de Puerto Rico. Muchas de las empresas en cuyas concesiones han tenido lugar los fuegos están vinculadas con grupos que proveen aceite de palma a empresas como Mondelēz, Nestlé, Unilever y Procter & Gamble (P&G), según el informe publicado el 4 de noviembre de 2019 por Greenpeace.

Territorio ardiendo en la concesión de aceite de palma propiedad de PT Agro Tumbu Gemilang Abadi (ATGA). Imagen de Elviza Diana/Mongabay-Indonesia.

Las empresas que participan en la cadena de suministro han declarado en sus objetivos de sostenibilidad que se comprometen a no obtener aceite de palma de agricultores relacionados con la deforestación o los incendios. Los nuevos descubrimientos muestran que no lo han conseguido, según dijo Annisa Rhamawati, activista forestal de Greenpeace Indonesia.

“Las empresas han creado una fachada de sostenibilidad”, dijo. “Pero la realidad es que se abastecen de los peores infractores. Las empresas responsables de los incendios y las que se benefician económicamente de estos deberían rendir cuentas por estas atrocidades ambientales y los efectos devastadores de los incendios para la salud”.

Marcas populares

En primer lugar, el informe analiza las empresas de plantación con el mayor número de incendios en sus concesiones entre enero y septiembre de 2019, las áreas más grandes de territorio quemado en sus concesiones entre 2015 y 2018, y las que han sido sancionadas por los incendios.

Greenpeace identificó 30 grupos, de los cuales 21 son miembros del órgano principal de certificación para el suministro sostenible del cultivo, la Mesa Redonda del Aceite de Palma Sostenible (RSPO por sus siglas en inglés). La RSPO cuenta con una estricta política de “no quema” y “no deforestación” para sus miembros.

Después, Greenpeace estudió si el aceite de palma producido por estos grupos estaba presente en las cadenas de suministro de las principales marcas y comerciantes. Descubrió que los 30 grupos productores de aceite de palma más relacionados con los incendios en Indonesia comercian en el mercado global y abastecen a las principales empresas de bienes de consumo.




La historia en 1 minuto: Nuevo estudio: Colombia, Ecuador y Perú comparten paisaje habitado por cerca de 2000 jaguares. Video: Mongabay Latam. 

Cuatro marcas populares (Mondelēz, Nestlé, Unilever y P&G) están relacionadas con hasta 10 000 focos de incendio cada una, ya que compran aceite de palma a los grupos productores con las mayores cifras de focos de incendio en 2019. Mondelēz y Nestlé, los productores de Oreo y KitKat respectivamente, entre otras marcas, compran de 28 de esos grupos. Unilever compra de al menos 27 y P&G de al menos 22, según Greenpeace.

Estas grandes marcas también se abastecen a través de empresas con problemas legales o que están en investigación por los incendios. Unilever, por ejemplo, recibe su suministro de ocho empresas de plantación que tienen procesos judiciales o sanciones en contra, y de 20 empresas cuyas operaciones se han cancelado para ser investigadas como consecuencia de los incendios de 2019, según el informe.

Área quemada en una concesión de aceite de palma propiedad de PT ATGA. Imagen de Elviza Diana/Mongabay-Indonesia.

Los principales comerciantes de aceite de palma también consiguen su suministro de productores relacionados con los incendios.

Wilmar, el comerciante de aceite de palma más grande del mundo, por ejemplo, obtiene aceite de palma de grupos que son responsables de más de 1400 kilómetros cuadrados de territorio quemado entre 2015 y 2018 y casi 8000 focos de incendio desde inicios de 2019 hasta el pasado otoño.

Monitoreo deficiente

Annisa, de Greenpeace, dijo que el aceite de palma relacionado con los incendios circula en la red de suministro global a causa de las deficiencias en el monitoreo de las empresas de la procedencia de sus suministros.

Algunas de las empresas de bienes de consumo no fueron capaces de identificar plantas procesadoras del fruto de la palma que estaban en su lista de proveedores como grupos que ya habían prohibido anteriormente. Por ejemplo, tanto la información de la cadena de suministro de Nestlé como la de Unilever siguen mostrando conexiones con plantas que son propiedad de Salim Ivomas Pratama, miembro del Grupo Salim de Indonesia.

Nestlé y Unilever habían eliminado al Grupo Salim de sus respectivas listas de proveedores por las acusaciones prolongadas de violaciones ambientales y laborales.

Una patrulla contratada por la empresa de palma aceitera PT ATGA para detener los incendios en la concesión. Imagen de Elviza Diana/Mongabay Indonesia.

En respuesta a Greenpeace, Nestlé dijo que, desde abril de 2018, tras un proceso de mapeo de la cadena de suministro, “hemos suspendido o eliminado varias plantas. La lista incluye diez empresas de la cadena de suministro ascendente que aparecían publicadas en nuestra web, como el Grupo Korindo y Salim. Esto subraya nuestro compromiso para conseguir cadenas de suministro sin deforestación”.

Unilever dijo que había “suspendido el suministro de seis de los proveedores indirectos identificados en las tablas de Greenpeace. Estos son: Austindo Nusantara Jaya [ANJ], Best Agri Plantaion, Citra Borneo Indah [SSMS], Jaya Agra Wattie, el Grupo Salim…, Sungai Budy/Tunas Baru Lampung. Esos seis grupos suspendidos ya no están en nuestra cadena de suministro y no aparecerán en la próxima actualización de nuestra lista de plantas de procesamiento”.

Sin embargo, no identificaron las plantas de Salim Ivomas Pratama como parte del Grupo Salim, según el informe.




La historia en 1 minuto: Sin turismo no hay dinero: COVID-19 detiene el 60% de los ingresos de Galápagos. Video: Mongabay Latam. 

Nestlé dice que “Salim Ivomas Pratma no forma un grupo con el Grupo Salim”. Sin embargo, según dijo Annisa, “son claramente un grupo. Es increíble porque significa que [las marcas] no son conscientes de lo que pasa a nivel de comerciantes y productores. Así que la mayoría no lo saben, simplemente se creen lo que les dicen los proveedores”.

Eso también pasa con los comerciantes como Cargill, según Annisa.

El registro de agravios de Cargill dice que, desde mayo de 2018, Indofood, una rama del Grupo Salim, ya no está en su cadena de suministro. Sin embargo, el documento de transparencia sobre la cadena de suministro más reciente de Cargill revela compras a las plantas “Gunta Samba”, que son parte del Grupo Salim, pero que Cargill no clasifica como tal.




La historia en 1 minuto: México: bosques comunitarios, el reto de enfrentar los cambios en el clima. Video: Mongabay Latam. 

Greenpeace identificó 332 focos de incendios en las concesiones asociadas con el Grupo Salim (entre ellas de las filiales IndoAgri, Indofood y IndoGunta) entre enero y septiembre de 2019, y 78 kilómetros cuadrados de área quemada entre 2015 y 2018. La empresa de plantación PT Kebun Ganda Prima, cuyas concesiones cerró el Ministerio de Medioambiente y Bosques este año, también está entre los identificados por Greenpeace como parte del Grupo Salim.

El Grupo Salim no respondió a los datos de focos de incendios y áreas quemadas y afirmó que “vuestra información y vuestros datos no son ni específicos ni detallados”, según el informe.

Definir los grupos productores

La exposición a grupos productores conectados con infracciones ambientales y sociales es habitual entre las grandes marcas, pero es difícil seguirle el rastro, dice el informe.

“Como consecuencia de las graves deficiencias en la transparencia, gran parte de esa exposición no está explícita en sus documentos públicos de transparencia sobre la cadena de suministro, lo cual hace que sea necesario un análisis meticuloso para revelar el alcance total de las conexiones de las empresas con los incendios, la deforestación y la explotación humana”, dice.

En parte, esto sucede porque todavía no hay un acuerdo sobre cómo se definen los grupos productores, dijo Annisa, a pesar de que muchas marcas de bienes de consumo y comerciantes declaran que sus políticas de sostenibilidad están hechas para aplicarse a los grupos productores en su totalidad.

El humo se alza en una plantación de palma aceitera en una turbera en Sumatra. Imagen de Rhett A. Butler/Mongabay.

Dijo que la definición debería extenderse más allá de la relación formal matriz-filial porque un amplio segmento de la industria de las plantaciones, sobre todo en el sureste asiático, siempre ha estado controlado por conglomerados complejos que son propiedad de una única persona o familias.

Por lo tanto, la definición de “grupo” debería tener en cuenta no solo que haya un propietario común, sino también que el control financiero, de gestión u operativo sean compartidos, dijo Annisa.

“Así que la definición de lo que es un grupo no es firme aún, es muy elástica”, dijo. “Pero está claro que si hay un control de gestión y financiero compartido, entonces es un grupo. También encontramos muchas empresas que tienen la misma dirección. ¿No incluimos esas empresas en un grupo? De modo que la definición de lo que es un grupo productor tiene que revisarse. De lo contrario, las empresas pueden evadir sus responsabilidades repetidamente”.

‘No hay negocio en un planeta muerto’

Annisa dijo que había una necesidad urgente de que suceda una transformación drástica en la industria del aceite de palma, sobre todo porque los incendios en Indonesia contribuyen de forma significativa a las emisiones de carbono y el cambio climático.

Según datos de la base de datos de emisiones de incendios globales (GFED por sus siglas en inglés), los incendios del año pasado habían emitido unos 465 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente hasta el 22 de octubre, casi el total de emisiones de gases de efecto invernadero del Reino Unido en un año.

“Si los bosques desaparecen, no podemos hacer nada”, dijo Annisa. “Esto es de lo que [las empresas] no se dan cuenta. Todos sabemos que no hay negocio en un planeta muerto”.

*Imagen principal: incendios en una turbera en Cengal, en la provincia de Ogan Komering Ilir al sur de Sumatra. Foto: Nopri Isim/Mongabay Indonesia.

El artículo original fue publicado en Mongabay News. Puedes leerlo aquí.

Videos Mongabay Latam | Historia positivas de conservación



Conoce más sobre exitosas e innovadores estrategias de conservación a lo largo de América Latina.

Si quieres conocer más sobre las más destacadas estrategias de conservación en Latinoamérica, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.