Indonesia

La Rainforest Action Network (RAN) le dijo a Mongabay que ha habido un aumento en la tasa de despeje de bosque para hacer espacio a plantaciones de palma aceitera en ocho áreas diferentes del Ecosistema de Leuser en la isla de Sumatra. Dicen que esto infringe las leyes indonesias y las políticas de deforestación cero de las grandes marcas de distribución que compran el aceite de palma en esta parte del mundo.

“A principios de este año, hubo un gran aumento en la maquinaria que trajeron las empresas”, dijo en una entrevista Gemma Tillack, directora de política forestal en RAN. “Ha habido aumentos en la deforestación en las concesiones de ocho empresas distintas para el desarrollo de aceite de palma”.

Cualquier pérdida forestal tendría consecuencias para los tigres, rinocerontes y orangutanes de Sumatra —las tres especies están clasificadas como en peligro crítico por la UICN. Se calcula que quedan menos de 400 tigres y menos de 80 rinocerontes. La fragmentación de hábitat agrava las serias amenazas a las que se enfrentan estas y otras especies debido al aumento del riesgo de caza y conflictos con las comunidades locales.

Tillack dijo que el aumento de la deforestación también era preocupante porque en los cuatro o cinco años anteriores a 2019 esta había descendido de forma regular. “Este aumento inesperado amenaza con menoscabar los años de progreso para mejorar el estatus internacional y la protección de la conservación en el Ecosistema de Leuser”, dijo.

No está claro hasta qué punto ese aumento en la actividad ha sido causado específicamente por el confinamiento, pero Øyvind Eggen, de Rainforest Foundation Norway (RFN), dice que está seguro de que hay una correlación.

“Donde la presencia del gobierno y las ONG es reducida, se abre el camino para las actividades ilegales”, dijo en una entrevista. “Tenemos informes de cientos de mineros que llegan en barcos por los ríos, sobre todo en Brasil y Perú. Los precios de oro han aumentado por la crisis económica, que es obviamente un factor en esto, pero por ahora, pensamos que la presencia reducida de fuerzas policiales es más significativa”.

 

 

Camboya

Se ha informado extensamente del aumento de la tala en el Refugio de Vida Silvestre Prey Lang. Hay evidencias de esto tanto del laboratorio de Global Land Analysis and Discovery (GLAD) en la Universidad de Maryland, que registró más de 22 000 alertas durante la semana del 27 de abril, como de la información de la red comunitaria Prey Lang Community Network (PLCN).

“Hemos observado transporte de madera en el bosque”, dijio Hoeun Sopheap de PLCN en un correo electrónico. “También ha habido informes del Ministerio de Medioambiente que han descubierto 399 casos de tala ilegal durante 511 patrullas en cuatro meses”.

Según la PLCN, el gobierno de Camboya les prohibió patrullar en Prey Lang en febrero y eso coincidió con el repunte de la actividad ilegal.

“La razón por la cual el gobierno prohibió que PLCN patrullara fue que no quería que viéramos las actividades de tala ilegal y compartiéramos la información públicamente o con los medios”, dijo Sopheap.

 

Colombia

En Colombia, el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (SINCHI) registró casi 13 000 puntos calientes, lo cual indica un mayor riesgo de incendios forestales, durante marzo, tres veces más que los 4700 detectados en marzo de 2019. Los puntos calientes no siempre indican un incendio forestal, pero según los científicos el 93 % se acaba confirmando como tal.

En el Parque Nacional Natural Chiribiquete se dieron varios incendios. El parque, con 43 000 km2, es el más grande de Colombia y el parque nacional de bosque tropical protegido más grande del mundo.

“Desde que Colombia entró en cuarentena a finales de marzo, los vuelos de monitoreo de las fuerzas armadas que suelen sobrevolar la región, se han reducido significativamente”, dijo WWF en un comunicado. “Esto podría permitir que los grupos armados se aprovechen de la falta de control ambiental y continúen despejando el área para ganadería, plantaciones de coca u otros cultivos mientras persistan las medidas de cuarentena”.

 

Madagascar

Los representantes de WWF dicen que las ONG con las que trabajan en Madagascar les han informado de un aumento en la extracción de manglares para la producción de carbón al noroeste del país. Creen que también hay invasiones en otras áreas.

De nuevo, la ausencia de fuerzas policiales y monitoreo podrían ser un factor, al igual que la suspensión de actividades económicas, que deja a las “comunidades agrícolas y pescadoras tradicionales sin otra opción que explotar los bosques y manglares para cubrir sus necesidades de comida y combustible”, dijo WWF.

 

 

Nepal

El Departamento de Parques Nacionales y Conservación de la Vida Silvestre de Nepal y WWF-Nepal han llevado a cabo una revisión preliminar de datos de casos de 11 zonas protegidas y han registrado un enorme aumento en la extracción ilegal de recursos forestales en comparación con el mes anterior al inicio del confinamiento. La extracción había sido particularmente elevada en áreas importantes del hábitat de los tigres.

Se detectaron más casos de extracción ilegal, de madera u otros productos forestales, en el periodo del mes posterior al inicio del confinamiento que en casi todo el año anterior: 514 frente a 483 en 11 meses, según el informe de WWF-Nepal. Además, en los primeros 10 días de abril hubo 610 casos más.

“Este aumento de la presión pone en peligro de desbaratarse los continuos esfuerzos de restauración en más de 1,3 millones de hectáreas de bosques críticos y décadas de trabajo en conservación alabado mundialmente”, dijo WWF a Mongabay en un comunicado.

En una entrevista con Mongabay, Alistair Monument, líder de WWF en práctica forestal global, dijo: “La teoría es que mucha gente está volviendo de India donde han estado trabajando para ir a sitios como el Terai [la zona de tierras bajas del sur de Nepal] y eso ha tenido como consecuencia un aumento en la tala ilegal y otras actividades. Creemos que también puede haber otros riesgos como la caza”.

Entre los animales que se sabe que se han cazado, se encuentran un elefante asiático, tres gaviales (una especie de cocodrilo que solo se encuentra en India, Bangladesh y Nepal y esta clasificada como en Peligro Crítico en la Lista Roja de UICN), y seis ciervos almizcleros capturados en el Parque Nacional Sagarmatha.

 

Myanmar

Un informe publicado en The Global New Light of Myanmar a finales de mayo decía que se habían incautado 5000 toneladas de madera ilegal en la región de Sagaing, en el norte del país, entre octubre de 2019 y abril de 2020, según el departamento forestal. Un trabajador del departamento forestal, cuyo nombre no fue revelado, decía en el informe que esperaban que la extracción ilegal de madera declinara a causa del confinamiento impuesto, pero no lo había hecho.

Según el Informe de mercado de la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (ITTO) de las dos últimas semanas de mayo, el departamento forestal de la región de Mandalay confiscó 1400 toneladas de madera ilegal en los primeros cinco meses del año, entre estas 400 toneladas de madera dura.

Gemma Tillack de RAN dijo que los principales productores y marcas de aceite de palma tienen que dar un paso al frente y mantener las promesas que hicieron en octubre sobre el establecimiento de un sistema de supervisión por radar en colaboración con el Instituto de Recursos Mundiales (WRI). Entre las empresas involucradas se encuentran Cargill, Golden Agri-Resources (GAR), Nestlé, PepsiCo y Unilever. “Las empresas que hacen tratos con compañías que despejan el bosque para establecer nuevas plantaciones, las plantas que compran sus frutos, las marcas que compran sus productos, tienen que ponerse en contacto con estas y decirles que no es aceptable”, dijo Tillack.

 

 

La organización internacional de policía Interpol confirmó en un comunicado enviado a Mongabay que el aumento en los índices de deforestación ilegal y otras actividades como la minería ilegal y la expansión agrícola durante la pandemia del COVID-19 había sucedido “casi con total seguridad como consecuencia de la reducción de la capacidad de las fuerzas policiales de interrumpir las actividades criminales” y otras presiones socioeconómicas como el aumento del desempleo y la pobreza, que hacen que la gente explote los recursos forestales.

“Una evaluación llevada a cabo por Interpol ha descubierto que la capacidad ha disminuido significativamente en todo el mundo; los recursos de personal y presupuesto se han paralizado o redistribuido para centrarse en temas de políticas relacionadas directamente con la pandemia, como el control del movimiento de personas y garantizar la cadena de suministro de los productos médicos relevantes”, decía el comunicado.

La recesión global que parece ser inminente seguramente afectará a muchos países en desarrollo en los que el sector forestal contribuye de forma importante a los ingresos del gobierno. “En esos países, es probable que los índices generales de tala ilegal sigan aumentando, ya que los impactos negativos de la pandemia sobre las actividades para que se cumplan las leyes forestales posiblemente continúen muchos meses y quizás años”, dijo la Interpol.

La mayoría de expertos están de acuerdo en que estamos en un momento crítico para la forma en que la comunidad global afronta la crisis ambiental. Øyvind Eggen de RFN dijo que, aunque la deforestación no está aumentando mucho en esta primera fase de la crisis, está muy preocupado por las implicaciones a largo plazo.

“Primero, abre áreas a más prácticas ilegales, ya que las comunidades locales buscan un uso a corto plazo de los recursos naturales por la desesperación”, dijo Eggen. “Pero también se ven intentos de desregular actividades con la justificación de la COVID-19. Así que lo más importante, quizás sea que si la recuperación es menos verde, habrá repercusiones durante décadas. El medio ambiente y la protección de los bosques tropicales han cobrado importancia en las discusiones políticas en los últimos años, pero si no son uno de los primeros tres o cinco temas en la recuperación, habremos perdido mucho para varias décadas”.

Alexandra Reid, becaria de investigación en el Instituto Real de Servicios Unidos (RUSI) que se especializa en crimen organizado y políticas, opina igual. Dijo que la recesión económica podría tener consecuencias que van en distintas direcciones.

Por una parte, se podría reducir la demanda de madera, pero también podría darse más demanda de madera extraída de forma menos sostenible e ilegal. “La madera ilegal es mucho más barata [que la que se ha extraído de forma legal]”, dijo Reid en una entrevista. “Pasar por los procedimientos de cumplimiento es muy caro”.

Las estadísticas en informes de mercado de madera tropical recientes revelan la otra cara de esta historia y sugieren que el comercio legal de madera dura ya está descendiendo. Las importaciones de China de troncos de madera dura, por ejemplo, cayeron en un 26 % en volumen (hasta 1.3 millones de metros cúbicos) y un 37 % en valor (hasta 3.25 millones de dólares) en comparación con el mismo periodo de 2019.

El volumen de maderas duras tropicales exportadas a China desde las Islas Salomón cayó en un 54 % y desde la República del Congo en un 45 %. Papúa Nueva Guinea fue el principal proveedor, con un 39 % de la cuota de mercado (y una caída de solo 7 % en la cantidad). Las exportaciones de Myanmar y Laos también bajaron pronunciadamente en un 82 y 59 % respectivamente.

*Imagen principal: un camaleón pantera (Furcifer pardalis), residente de la península Masoala en el noreste de Madagascar, donde la tala ilegal de palisandro ha hecho estragos en los bosques. Foto: Rhett A. Butler.

El artículo original fue publicado en Mongabay News. Puedes leerlo aquí.

Videos Mongabay Latam | La situación ambiental en Latinoamérica



Conoce más de la situación ambiental en Latinoamérica con los videos más vistos de nuestro canal de YouTube.

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental de las áreas naturales protegidas, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Artículo publicado por Maria Salazar
, , ,