Noticias ambientales

Nuevo informe: ¿ayudan los títulos de propiedad a los pequeños agricultores?

  • Un nuevo informe del Instituto Oakland, un grupo de expertos en políticas, describe casos de privatización de territorios en todo el mundo.
  • Los autores del informe avisan de que privatizar territorios, especialmente cuando se han manejado comunitariamente de forma tradicional, podría dejar de lado los intereses de los grupos indígenas y las comunidades locales.
  • Citan pruebas de que los gobiernos y agencias ven los títulos de propiedad privada como forma no de ayudar a los agricultores pobres sino de “desbloquear el potencial económico del territorio”.

Las empresas y gobiernos están presionando para privatizar territorios en todo el mundo como una forma de acceder a recursos con gran valor económico, indica un informe reciente del Instituto Oakland, organización integrada por un grupo de expertos en políticas públicas con base en California.

Los resultados de este trabajo señalan que esta demanda por nuevos territorios puede privar de derechos a las comunidades indígenas y locales, al no considerar la importancia de estas tierras como medio de vida, señala Frederic Mousseau, autor principal del informe.

“[En] muchos lugares en todo el mundo, hay muchos usos para el territorio más allá de la noción de valor económico”, precisó en una entrevista Mousseau, director de políticas en el Instituto Oakland. Los espacios gestionados comunalmente, según el investigador, son una fuente de madera, medicinas, carne y pescado para estos grupos.

“Cuando [los defensores de la privatización] hablan de desbloquear el valor económico del territorio, no están hablando de este valor”, añadió.

Una mujer lleva su canoa por el lago Inle en Myanmar. Imagen © FAO/Giuseppe Bizzarri.

El informe examina casos de seis países en los que los políticos y las agencias han presionado para que haya títulos de propiedad individuales, con el fin de “desbloquear el potencial económico” de las tierras mantenidas de forma comunal y consuetudinaria. Los autores incluyen ejemplos que pueden considerarse acaparamiento de tierras por parte de los gobiernos, así como las amenazas a las reservas indígenas como es el caso de Brasil.

“No hay un territorio indígena donde no haya minerales”, dijo el presidente Jair Bolsonaro, según un informe de Survival International citado por el Instituto Oakland. “El oro, el estaño y el magnesio están en esos territorios, sobre todo en la Amazonía, la zona más rica del mundo. No voy a entrar en la absurdidad de defender el territorio para los indígenas”, preció el mandatario brasileño.

“Todas esas reservas [indígenas y de conservación] obstaculizan nuestro desarrollo”, dijo Bolsonaro en The New York Times.

Los autores también describieron un gran proyecto en Zambia liderado por una empresa llamada Medici Land Governance (MLG). El proyecto utiliza blockchain, una tecnología que registra transacciones en las que se utiliza criptomoneda, como Bitcoin, para registrar la propiedad de tierras y establecer títulos como parte de los planes de desarrollo del país. Mousseau y sus colegas asocian la ola mundial de privatización con ese caso, que generó 50 000 títulos en un plan piloto en 2018. MLG pretende añadir otros 250 000 con un proyecto posterior con el ayuntamiento de Lusaka, la capital de Zambia.

El informe del Instituto Oakland señala que el porcentaje de territorio del país que estaba bajo propiedad consuetudinaria era 94 % cuando el país consiguió la independencia del Reino Unido en 1964. Ahora la cifra es de menos del 60 %.

Tierras agrícolas en Zambia. Imagen cortesía del Instituto Oakland.

MLG es una “corporación de beneficio público”, según su director ejecutivo, Ali El Husseini. También es filial del comercio minorista online Overstock.com. Mousseau y sus colegas del Instituto Oakland dicen que hay comentarios del antiguo director ejecutivo de Overstock, Patrick Byrne, que revelan las intenciones reales de la empresa.

“También hay billones de dólares de valor en reservas de minerales globales a las que las empresas mineras no pueden acceder […]. Estas tienen dificultad para llevar a cabo operaciones donde la gobernanza de la tierra no está establecida claramente a causa de diferentes leyes y regulaciones que se remontan a los años cuarenta”, escribió Byrne en una carta a los accionistas de Overstock en 2019, según el Instituto Oakland. “Creemos que nuestro trabajo puede desbloquear esos valores. En el proceso de desbloquear esos valores enormes, debería haber algo de dinero para nosotros y montañas de dinero que acabarán en manos de los más pobres en el mundo”.

En un correo electrónico a Mongabay, Rania Elton, portavoz de MLG, rechazó la idea de que Overstock, a través de su filial, esté intentando explotar la riqueza mineral de Zambia.

Husseini dijo que el retrato del informe “no caracteriza el alcance ni la estrategia operativa del trabajo que MLG está haciendo”.

“No tenemos nada que ver con los derechos minerales”, dijo, y añadió que el trabajo en Zambia es con el Ministerio de Tierras y Recursos Naturales, no el Ministerio de Minas.

No obstante, Mousseau cuestionó el uso de blockchain de MLG para entregar títulos privados en Zambia.

“¿Cómo va a funcionar?”, dijo. “Para que esta solución milagrosa funcione, tienes que tener este sistema de propiedad privada y necesitas una forma de registrar todo el territorio”.

El mapa del territorio de una comunidad en Zambia. Imagen de Sandra Coburn cortesía del Instituto Oakland.

Christoph Kubitza, becario de investigación en la Universidad de Göttingen en Alemania, quien no participó en la investigación del Instituto Oakland, dijo que suele haber beneficios e inconvenientes en el uso de herramientas como blockchain en el contexto de la propiedad de tierras.

“El uso de tecnologías modernas es ciertamente útil”, dijo en un correo electrónico, “pero las agencias locales no suelen tener los medios para utilizar estas tecnologías, lo cual podría apartarlas del proceso”.

Kubitza estudia el uso de la tierra en Indonesia, donde, dice, la mayoría de las tierras agrícolas son manejadas por agricultores individuales.

“Los autores tienen razón en que los títulos de propiedad privada por sí solos no llevarán al desarrollo sostenible en todos los contextos”, dijo. “Estoy de acuerdo con los autores en que los títulos de propiedad privada pueden, en ciertas circunstancias, poner a las comunidades locales en peligro. Si el concepto de los mercados de tierras no se entiende bien, los inversores podrían aprovecharse de la situación”.

Sin embargo, señaló que propiedad consuetudinaria no siempre es lo mismo que propiedad comunal.

“Hay sistemas consuetudinarios de propiedad distintos que han evolucionado en diferentes regiones del mundo”, dijo. “Y la propiedad comunal puede ser una forma de propiedad consuetudinaria”.

Mousseau dijo que la propiedad comunal ha generado aumentos en la producción de lácteos en África occidental en las últimas décadas como consecuencia de que los ganaderos y agricultores hayan compartido el acceso a la tierra.

“Se puede tener desarrollo económico haciendo justo lo contrario que nos dicen que los países tendrían que hacer”, dijo.

Un lugareño carga sacos de hierba para el ganado en Myanmar. Imagen © FAO.

A menudo, la justificación para los títulos de propiedad privada es dar a los propietarios acceso a crédito.

Pero según la opinión de Mousseau, poner la tierra como garantía también expone a los pequeños agricultores a la posibilidad de perder su territorio, por ejemplo, si hay una sequía grave.

“Estoy de acuerdo con los autores en que los títulos de propiedad, el crédito y los mercados de tierras no solucionarán el problema de la desigualdad”, dijo Kubtiza. “En muchos países hacen falta reformas agrarias”.

También señala que la propiedad consuetudinaria por sí misma no es la respuesta. En el caso de los territorios de propiedad comunal, añadió, podría allanar el camino para que entren intereses externos.

“No creo que haya ninguna evidencia de que la propiedad consuetudinaria por sí sola pueda salvar a las comunidades locales del desalojo. Hay muchos ejemplos en los que ha pasado lo contrario”, dijo Kubitza. “La propiedad consuetudinaria no suele definirse bien. Con los títulos privados individuales las empresas tienen que negociar con cada persona para conseguir la tierra”. Si la tierra está registrada como propiedad de la comunidad o del gobierno del distrito, “en algunos casos podría ser más fácil conseguir la tierra”, añadió.

Un granjero con su búfalo en Myanmar. Imagen © Christopher Michel cortesía del Instituto Oakland.

En su propio trabajo en Indonesia ha descubierto que cuando los agricultores de la isla de Sumatra tienen títulos, es más probable que trabajen la tierra de forma más intensa. Como resultado, razona Kubitza, es menos probable que talen bosque para expandir su producción.

En la mayoría de los casos en Indonesia, eso ha llegado con títulos de propiedad privada. Aun así, los sistemas comunales existen en Indonesia y no siempre están en conflicto con la propiedad privada, dijo.

“No hay una contradicción entre territorios agrícolas privados con títulos estables y bosques o tierras agrícolas comunitarios”, dijo Kubitza. “Ambos pueden coexistir”.

De forma parecida, en Camerún, la investigación de Tchinda Kamdem Eric Joel ha mostrado que los títulos privados aumentan la productividad agrícola, precisamente porque ofrece acceso a crédito.

“Esta dinámica solo es válida en presencia de un mercado de crédito”, dijo a Mongbay Tchinda Kamdem, economista de la Universidad de Dschang en Camerún, por correo electrónico. “En efecto, titular la tierra se vuelve inútil si no hay un banco cerca para hacer préstamos”.

Kubitza dijo que los títulos de propiedad están lejos de ser una solución milagrosa; son una única flecha en la aljaba de estrategias que hacen falta para ayudar a los agricultores con dificultades de todo el mundo.

“Hacen falta grandes esfuerzos para apoyar a los pequeños agricultores en países de bajos ingresos, que suelen estar entre los más pobres en muchos países. Apoyar que trabajen su propia tierra en lugar de contratados en grandes propiedades tiene efectos positivos en sus ingresos, lo cual lleva a mejor educación y salud”, dijo.

“Concederles títulos de propiedad estables es una de las muchas medidas para ayudarles”.

Imagen principal: pueblo en Zambia © Sandra Coburn cortesía del Instituto Oakland.

Referencias:

Kubitza, C., Krishna, V. V., Urban, K., Alamsyah, Z., & Qaim, M. (2018). Land property rights, agricultural intensification, and deforestation in Indonesia. Ecological Economics, 147, 312-321. doi:10.1016/j.ecolecon.2018.01.021

Artículo original: https://news.mongabay.com/2020/07/new-report-asks-do-land-titles-help-poor-farmers/