Noticias ambientales

Creando una isla de alta tecnología para salvar a una de las aves más raras del mundo

  • Los científicos de Nueva Zelanda están combinando tecnologías de rastreo, genómica y drones para salvar al kakapo, un loro gigante no volador casi erradicado por depredadores invasores, como perros, ratas y gatos traídos por colonos humanos.
  • Los transmisores satelitales adheridos a cada uno de los kakapos envían los datos al equipo de investigación. Esta información les permite saber dónde anidan las aves, cuándo están enfermas y cuándo (y con quién) se apareó un ave determinada.

En 1995 solo quedaban 51 kakapos en el mundo. Parecía que los loros gigantes no voladores se dirigían a la extinción. Una vez abundante en Nueva Zelanda, el kakapo (Strigops habroptila) que habita en el suelo fue presa fácil de depredadores invasores, como perros, ratas, gatos y armiños, traídos por los colonos humanos.

En un último esfuerzo por salvar a los kakapos, conservacionistas los evacuaron a tres islas diminutas: Isla Codfish (Whenua Hou), Isla Maud y la Isla Little Barrier (Te Hauturu-o-Toi). Se hicieron grandes esfuerzos para erradicar a los depredadores de estas islas para proteger de ser devorados tanto al kakapo como a sus huevos.

Una hembra kakapo adulta (Strigops habroptila) en un árbol por la noche. Los kakapos son nocturnos y no voladores. Imagen de Andrew Digby/Departamento de Conservación de Nueva Zelanda

Incluso sin depredadores invasores, los kakapos aún no están fuera de peligro. Solo hay 147 adultos vivos hoy en día, y el kakapo está clasificado como En Peligro Crítico. Debido a que todos los individuos de esta especie descienden de 51 aves, hay muy poca diversidad genética en la población. Esta endogamia ha reducido la fertilidad de los kakapos y también podría hacerlos más susceptibles a las enfermedades.

Lee más | Paraba frente roja: por primer vez se realiza censo en simultáneo de especie en peligro de extinción en Bolivia

Seguir a un kakapo

A pesar de su gran tamaño (puede pesar hasta cuatro kilogramos), el kakapo puede ser sorprendentemente difícil de seguir. Las aves son nocturnas y pasan la mayor parte del día escondidas en una densa vegetación. Cuando se aventuran a salir, sus plumas moteadas de verde y marrón los mantienen camuflados en la maleza o en los árboles, a los que trepan usando solo sus garras y picos.

Los investigadores de esta especie están combinando tecnologías para ayudar a realizar un seguimiento de las aves. «Cada kakapo lleva un transmisor inteligente», dijo a Mongabay Andrew Digby, asesor científico del programa de recuperación del kakapo. La isla está equipada con registradores de datos que leen la información emitida por los transmisores y la envían al grupo de investigación. El equipo utiliza este sistema para detectar dónde anidan las aves y averiguar cuándo están enfermas. Al observar los datos de actividad, los científicos también pueden saber cuándo (y con quién) se apareó un ave determinada.

Un miembro del equipo de kakapo usa un equipo de telemetría para buscar a las aves y recibir información de actividad de los transmisores «inteligentes» que lleva cada kakapo. Imagen de Andrew Digby/Departamento de Conservación de Nueva Zelanda

Lee más | La primera nutria gigante en más de cien años aparece por sorpresa en el Chaco argentino

Época de apareamiento

Para los conservacionistas del kakapo, cada temporada de reproducción es de suma importancia. «Cada vez que tenemos la oportunidad de reproducir kakapos, tenemos que aprovecharla al máximo», dijo Digby. Estas aves se reproducen solo una vez cada pocos años, cuando los árboles locales, incluidos los árboles rimu, producen abundantes frutos. La fruta rimu tiene un alto contenido de calcio y vitamina D, que son necesarios para formar los huesos y la cáscara del huevo de los polluelos en desarrollo.

El equipo de conservación tiene algunos trucos bajo la manga para aprovechar al máximo cada temporada de apareamiento. Los investigadores quieren que las aves tengan un peso óptimo para sobrellevar el arduo proceso de cortejo, la competencia entre machos, la puesta de huevos y la crianza de polluelos. Durante la temporada de reproducción, el santuario de kakapo está equipado con comederos «inteligentes»; cada comedero solo se abre cuando detecta el transmisor de un ave específica. Estos comederos también detectan automáticamente el peso de cada ave, lo que permite a los investigadores monitorear el estado de salud de las aves.

Aunque se permite (y se alienta) a las aves a reproducirse de forma natural, el equipo de conservación también está trabajando arduamente en un programa de inseminación artificial. «Cuantas más veces se aparea una hembra, más fértiles serán sus huevos», dijo Digby. Entonces, incluso si una hembra ya se ha apareado de forma natural, la inseminación artificial sigue siendo una herramienta útil para aumentar la cantidad de huevos fértiles.

Un kakapo se alimenta en un comedero durante el día. Cada kakapo tiene su propia estación de comida, programada para abrirse solo con la etiqueta de seguimiento de una de las aves. La balanza de la estación registra el peso del kakapo en un registrador de datos. Imagen de Andrew Digby/Departamento de Conservación de Nueva Zelanda

Pero la inseminación artificial es complicada cuando los sujetos son criaturas salvajes. «Uno de los problemas que tenemos con la inseminación artificial es solo el aspecto práctico de llevar el esperma del macho a la hembra lo más rápido posible», dijo Andrew Digby. «La mayoría de las personas que realizan inseminación artificial en aves lo hacen en aves cautivas, así que tienes al macho y a la hembra uno al lado del otro. Tenemos un macho en un lado de la isla en un agujero, y una hembra podría estar en el otro lado de la isla subiendo a un árbol».

Una persona puede tardar más de una hora en llegar de un lado a otro de la isla boscosa Codfish, tiempo durante el cual el esperma podría volverse menos viable. El equipo de conservación ha encontrado una solución ingeniosa: un dron transportador de esperma. Digby dice que el dron puede volar a través de la isla en unos cinco minutos. Los investigadores esperan que este viaje más rápido signifique que el esperma sea más viable cuando llegue a la hembra.

Lee más | Chile: dos científicos logran salvar de la extinción a la ranita del Loa

Pero los conservacionistas no emparejan a los kakapos al azar. El proceso de emparejamiento es bastante científico. Los investigadores utilizan el análisis genético para determinar qué tan estrechamente relacionados están dos kakapos y eligen parejas que son más distantes. Andrew Digby dijo que el equipo de investigación ha secuenciado recientemente el genoma completo de cada miembro adulto de la especie; actualmente, el equipo está revisando estos datos en busca de pistas sobre fertilidad y enfermedades.

Una cosecha abundante

¿Merecen la pena todas estas intervenciones de alta tecnología? El 2019 fue un año récord para las crías de kakapos, con 75 polluelos vivos nacidos. Algunos polluelos ya están haciendo la transición a la edad adulta, dejando el nido para explorar el terreno y cambiando sus plumas grises de polluelo por un plumaje adulto de color esmeralda y marrón. Gulliver, un macho con características genéticas raras, nunca se había reproducido con éxito antes, pero ese año él y la hembra Suzanne tuvieron tres polluelos. Si estos polluelos sobreviven hasta la edad adulta, serán recursos importantes para preservar la diversidad genética del kakapo.

Un kakapos hembra de cuatro días recibe un chequeo médico. Los polluelos en nidos se examinan y pesan todas las noches para asegurarse de que estén sanos. Imagen de Andrew Digby/Departamento de Conservación de Nueva Zelanda

Lecciones aprendidas

Digby dice que muchas de las técnicas desarrolladas para la conservación del kakapo ahora se están aplicando a otras especies de aves en peligro de extinción. El mismo científico trabaja hoy en un proyecto de conservación para el calamón takahē, otra ave neozelandesa en peligro de extinción, y dice que hay mucho cruce entre los dos proyectos.

Las tecnologías desarrolladas para el proyecto kakapo también se están utilizando internacionalmente. Por ejemplo, Digby dijo que los comederos inteligentes se están utilizando para los cuervos hawaianos, que los investigadores están tratando de reintroducir en su hábitat después de que los cuervos se extinguieron en la naturaleza en 2002. «Es realmente bueno poder retribuir un poco», dijo Digby.

El calamón takahē (Porphyrio hochstetteri), otro residente no volador nativo de Nueva Zelanda, está en peligro de extinción. Sus poblaciones han sido diezmadas por el cambio de uso de la tierra, así como por la depredación de armiños y otros carnívoros invasores y la competencia de herbívoros invasores, como por ejemplo el ciervo rojo. Las técnicas utilizadas para recuperar las poblaciones de kakapo pronto se podrán aplicar también para mejorar la supervivencia de los takahē. Imagen de Sue Palminteri/Mongabay

Lee más | México: la historia de los albatros que adoptaron polluelos de otra especie para salvarlos

Aunque los objetivos del programa son conservadores por ahora (quieren llegar a 150 hembras adultas), tienen la cautelosa esperanza de que algún día la población de kakapos supere sus pequeños santuarios insulares. Un equipo de Australia incluso ha estudiado los registros fósiles de kakapos para ayudar a determinar las áreas potenciales de reintroducción basándose en los terrenos de pisoteo anteriores del kakapo.

Digby considera que el proyecto kakapo no solo es importante para las aves, sino también como un catalizador para que la gente se involucre más en la conservación. «La cantidad de interés que obtenemos de todo el mundo simplemente me sorprende», dijo el investigador. «Hay algo en las aves que le encanta a la gente». Con donaciones provenientes de todo el mundo y un equipo de conservación dedicado, el futuro parece prometedor para estas carismáticas aves.

Esta historia fue publicada por primera vez en la web en inglés el 25 de abril de 2019.

———-

Videos | Perú: bosques de comunidades indígenas salvan a poblaciones de Loreto durante la pandemia

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en Latinoamérica, puedes revisar nuestra colección de artículos.

Si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Facebook | Perú: la reactivación forestal en Loreto se ejecuta en medio del caos y demandas judiciales