Noticias ambientales

El Mundo de Avatar: en la vida real

Advertencia: el artículo revela el argumento de la película Avatar


Varias agencias de noticias están reportando un nuevo tipo de depresión, que podríamos llamar la Melancolía de Avatar o Avatar Blues. Algunas personas que han leído el último reporte de Blockbuster han dicho que se sienten deprimidas luego de saber que el mundo de Avatar, que muestra criaturas de seis patas, lagartos voladores y organismos luminiscentes, no es real. Sin embargo, para el crédito del director James Cameron, el mundo alienígeno de Pandora se basa en nuestro propio paraíso biológico-La Tierra. Las maravillas de Avatar están todas a nuestro alrededor, solo que tiene usted que saber donde mirar.



Están los ejemplos obvios: el parecido al caballo ‘Terriblecaballo’ que los nativos Na’vi montan, la combinación de rinoceronte-cabeza de martillo ‘titanothero’, y el influenciado por el gran gato ‘thanator’ que persigue al héroe (y que luego es montado por un Na’vi). Mientras otras conexiones con la biología de la Tierra no estén tan claras, no son menos reales.



Seis patas: Un buen número de las especies de Pandora tienen seis patas en vez de cuatro. Aunque esto pueda parecer fantástico, la mayoría de las especies terrestres con patas caminan en seis mas que en cuatro patas: todos los insectos son hexápodos o de seis patas. Resulta que el ser hexápodo es tan común aquí como en Pandora-solo que aquí los hexápodos son pequeños.



Bioluminiscencia: Uno de los aspectos de la belleza visual de Avatar es que muchos de los organismos literalmente brillan con su propia luz interior. Pero esto no es ciencia ficción; innumerables organismos en la Tierra han desarrollado esta luz brillante, conocida como bioluminiscencia.



La bioluminiscencia en acción. Una larva de anémona Zoanthida bajo luz blanca y bajo excitación fluorescente. Imagen cortesía de Expedición Bioluminiscencia 2009, NOAA/OER.

Más familiares, las luciérnagas usan bioluminiscencia, a veces dejándose ver en nuestros jardines. Algunas especies de hongos también utilizan la bioluminiscencia.



Pero es en las oscuras profundidades de los océanos donde la bioluminiscencia se a desarrollado en una manera no muy diferente de Pandora. Casi todas las especies abisales -desde peces hasta calamares, crustáceos y corales- utilizan asombrosos espectáculos de luz para comunicarse, atraer a sus presas o escapar. Si piensa que los destellos de luz en Avatar son muy buenos como para ser verdad, los científicos descubrieron recientemente gusanos marinos que tiran bombas bioluminiscentes.



Lagartos voladores: En la película los Na’vi montan en grandes creaturas voladoras con parecido a lagartos. Esos animales están claramente inspirados en dinosaurios voladores como los pterosaurios, pero también se inspiran en organismos vivientes como manta rayas. Pero también existen lagartos voladores que aún habitan en este mundo actual. En Asia algunos lagartos desarrollaron alerones que les permiten planear de árbol en árbol. Pero eso no es todo: en la isla de Borneo hay ranas, ardillas y serpientes que planean. Y es verdad, incluso algunas serpientes se lanzan desde los árboles, desplegando membranas de la piel que actúan como un paracaídas para planear con seguridad hasta el suelo. Muchas veces la evolución terráquea es más extraña y más increíble que la ciencia ficción.



El lagarto volador común, Draco volans en Borneo, foto: Rhett A. Butler

Los espectaculares colores de los lagartos voladores también se basan en organismos naturales, incluyendo a las mariposas, a algunas ranas venenosas y a muchos peces tropicales.



Selvas lluviosas: La flora en Pandora es similar a la de la Tierra, lo cual no es sorprendente ya que fue en gran parte diseñada por un botánico de California.



Además de árboles reconocidos, musgos y helechos, una de la mas extraña especie vegetal en Pandora se contare dentro de si misma al ser tocada: esta no es una conducta alienígena, pues en la Tierra algunas plantas han adoptado un mecanismo de defensa que les permite enrollarse dentro de si mismas cuando las tocan, conocido como movimiento tigmonástico, que las protege de comedores de follaje. Unas pequeñas lombrices acuáticas conocidas como desempolvadoras de plumas, despliegan la misma conducta.



Incluso la conducta más singular de Pandora, la de plantas comunicándose unas a otras, se basa al menos en parte en la realidad. Transducción de señales, un campo de estudio que se desarrolló solo a finales de los años 70’s, estudia como se comunican las plantas –tanto con otras plantas como entre sus diferentes partes- a través de señales moleculares. Estudios recientes han mostrado como las plantas son de hecho capaces de distinguir entre los miembros de su familia (los que comparten la misma planta materna) y extraños y tratan a estos dos grupos de manera diferente. Las plantas son consideradas por muchos por tener una forma de memoria e inteligencia a través de sus capacidades de transducción de señales.



Pero talvez los efectos visuales más sorprendentes de Pandora incluyen a las selvas lluviosas que se extienden tan lejos como alcanza la vista. Aún hay lugares en la Tierra donde las selvas existen sin haber sido tocadas, pero dichos lugares están cada vez mas bajo amenaza –como también los pueblos que viven en ellas.



Aunque se trate de ciencia ficción, Avatar señala muy bien a actuales situaciones donde las gentes de las selvas están luchando en sus propias formas a las corporaciones multinacionales que invaden sus tierras para talar, hacer minería y perforar petróleo.



Por si cualquier cosa, una película como Avatar lo debería llevar a uno a aprender sobre los milagrosos y bellos organismos de nuestro planeta –y ayudar a salvarlos. Si a usted no le es posible viajar para ver en directo estas maravillas entonces coja un libro de naturaleza o vea excelentes documentales como Planeta Tierra, Planeta Azul o alguno otro de David Attenborough; él incluso tiene una serie extraordinaria llamada La Vida Secreta de las Plantas.



Anémona marina

Y si no me cree oiga lo que dice el propio Cameron: “hay criaturas aquí en la Tierra que son absolutamente asombrosas, y todos los alienígenas están ya aquí, si usted mira a una escala lo suficientemente pequeña o si mira bajo los océanos…Es simplemente una gran reverencia y sentido de admiración por la naturaleza y su inventiva, y eso influyó en cada decisión que tomamos en términos del diseño de las creaturas”.





Niebla levantándose sobre las selvas de Borneo. Foto: Rhett A. Butler