Noticias ambientales

Indonesia revocaría licencias en la concesión del aceite de palma en zonas boscosas



Reporta Reuters que Indonesia va a revocar las licencias forestales existentes que permiten cortar el bosque, debido al trato millonario sobre el clima firmado en Noruega la semana pasada.



Agus Purnomo, director de la secretaría del Consejo Nacional del Cambio Climático, le dijo a Sunanda Creagh de Reuters que parte del dinero prometido por Noruega será usado para compensar a las compañías aceiteras y las madereras que perderían concesiones bajo el programa de emisiones para mitigación. La compensación será en forma de efectivo y cambios de tierra en otras áreas.



«Cuando se revocan licencias, cuando se cancelan negocios, el dinero está de por medio», dice Purnomo. «No es que se vayan a cancelar todas las licencias, sería (únicamente) si hay necesidad de hacerlo» con el fin de preservar el bosque primario.



Plantación de palmas aceiteras en las turberas de Kallmantan (Indonesia, Borneo) en Mayo de 2010. Tomada por Rhett A. Butler.

Purnomo informó que las compañías aceiteras, de papel, y de pulpa van a ser las más afectadas por la iniciativa.



«Si tenemos que llevar a cabo estas cancelaciones por el proceso de la ley, lo haremos.»



Los dueños de las concesiones serán notificados seis meses antes de que sus permisos sean revocados. Además deberán tener un permiso válido para recibir la compensación.



«Algunos ni siquiera poseen un permiso válido, solo están haciendo un reclamo», comenta Purnomo. «Si no lo tienen, no los vamos a compensar. Si lo están haciendo por medio de sobornos, no les vamos a dar la compensación.»



Moratoria



Luego de la reunión de la semana pasada en Oslo, Noruega, el presidente de Indonesia Susilo Bambang Yudhoyono anunció la moratoria de dos años en las nuevas concesiones de turberas y áreas de bosque virgen. En la reunión, Noruega dijo que proveerían un billón de dólares de financiamiento para la conservación de bosques en Indonesia, mientras que otros países industrializados- incluidos Francia, Alemania, Inglaterra, Australia, Japón y Estados Unidos- también contribuirían sustancialmente (4 billones en total) para lanzar un programa que reduzca la deforestación y la degradación de bosques a nivel mundial. El esquema- denominado REDD+- pagaría a las naciones tropicales por conservar y manejar de manera sustentable sus bosques.



Bosque lluvioso en el norte de Sumatra. Tomada por Rhett A. Butler.

En Brasil el arrastre causa pérdidas anuales de bosque, de más de un millón de kilómetros cuadrados del 2000 al 2005, por lo que Indonesia ha sido visualizado como un participante clave en los esfuerzos para reducir la deforestación global y el cambio climático. Más del 80 por ciento de las emisiones de este país son consecuencia de la deforestación y degradación de los sistemas ricos en carbón como las turberas, esto de acuerdo a los datos del Instituto de los Recursos Mundiales. La creciente deforestación en Indonesia es debida al sector que trabaja en los bosques, como los aceiteros y madereros, quienes se han opuestos firmemente a los esfuerzos pasados por mermar la destrucción de los bosques.



Con el financiamiento de Noruega, Indonesia se está enfocando en llevar a cabo el plan agresivo de reducción de emisiones propuesto el año pasado por el presidente Yudhoyono. Con el plan puesto en marcha se podrán reducir las emisiones a un mínimo de 26 por ciento-con un máximo de 41 por ciento- para el 2020.



Entrevista: Sunanda Creagh. Indonesia abandona los permisos para salvar al bosque. Mayo 31, Reuters.