Noticias ambientales

Se descubre dos nuevas ranas en Panamá en plena plaga anfibia

Investigadores que trabajaban por salvar a las ranas de Panamá de una enfermedad letal se toparon con dos especies que la ciencia desconocía. En el Parque Nacional Omar Torrijos encontraron una versión más grande de una especie común, que ahora se sabe es una especie única, y cerca a la frontera con Colombia descubrieron una nueva rana a la que nombraron como el ADN (véase las fotos abajo).



Los investigadores descubrieron ambas ranas mientras buscaban poblaciones en áreas infectadas por quitridiomicosis, una enfermedad sumamente contagiosa que está diezmando a las especies de ranas de todo el mundo y que se cree es responsable, al menos en parte, de unas 100 extinciones de anfibios.



«Estamos trabajando todo lo que podemos para encontrar e identificar ranas antes de que la enfermedad las alcance y para aprender sobre un mal que tiene el poder de devastar un grupo entero de organismos,» dijo Roberto Ibáñez en un comunicado de prensa. Ibáñez es científico investigador de Smithsonian Tropical Research Institute (STRI, Instituto Smithsoniano de Investigación Tropical) y director local del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá.



El Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá es un programa que involucra a ocho instituciones que trabajan juntas por capturar y colectar ranas saludables en áreas infectadas. Las ranas serán criadas en cautiverio como una póliza de seguro contra las crecientes extinciones.



No obstante, las dos nuevas especies prueban que, aún en medio de una plaga anfibia a gran escala, Panamá tiene todavía muchas sorpresas reservadas para los herpetólogos.



La nueva especie del Parque Nacional Omar Torrijos, llamada Pristimantis educatoris, se parece a una rana común pero es más grande. Callosidades redondas en los dedos prueban que se trata de una especie diferente y desconocida.



La otra nueva rana fue descubierta en la Provincia de Darién en Panamá. El nombre que se le dio a esta especie, Pristimantis adnus, es la versión latinizada del término ADN o ácido desoxirribonucleico.



«Escogimos este nombre para resaltar la utilidad de las técnicas genéticas que nos sirven para identificar estas nuevas especies de ranas y determinar la relación entre ranas tropicales que a simple vista parecen iguales,» explica Andrew Crawford, catedrático de la Universidad de Los Andes e investigador asociado de STRI.



En la actualidad se conoce 197 ranas de Panamá y Costa Rica, aproximadamente 4 por ciento de las ranas del mundo. Según la Lista Roja de UICN, un tercio de la población de anfibios del mundo está en peligro de extinción.







Nueva especie: Pristimantis educatoris. Fotografía de: Andrew Crawford.







Nueva especie: Pristimantis adnus. Fotografía de: Andrew Crawford.